Inicio No hay tlatoani que resista cien catástrofes

No hay tlatoani que resista cien catástrofes

Por Ma. Guadalupe Gómez Q.*

Durante largo tiempo permaneció como un enigma el declive de civilizaciones prehispánicas como la maya o la zapoteca. Hoy los expertos saben que su caída se debió a catástrofes ambientales ante las cuales los gobernantes no tuvieron ya respuesta.

Por más invocación a las divinidades, éstas no les respondieron y la naturaleza se rebeló al abuso de los recursos naturales que alimentaron la construcción de ciudades maravillosas, hoy piedras mohosas en las que yo tampoco me reconozco.

El sufrimiento de los gobernados fue el inicio de rebeldías provocadas por la falta de credibilidad y la ilegitimidad de quienes estaban comprometidos, obligados, a velar por el bien común, y no cumplieron.

Hoy, ante la catástrofe del día (porque estamos en una cadena irrompible de sucesos que interrumpen la cotidianidad de las y los mexicanos) el enojo vuelve.

Peor aún, porque estos gobernantes de hoy, tan diferentes a los de antaño, no tienen ninguna deidad de su lado, ni la democracia o la nación, la república o la solidaridad resultan suficientes como argumento para sostenerse en el jabonoso tapete de su “legitimidad”.

No sólo la naturaleza responde de esta manera al uso irracional que le hemos dado, también las comunidades se desmoronan porque nunca han recibido nada, sino migajas. ¿Cuáles casas dignas, cuál escuela digna? ¿Cuál vida digna? Basta el agua para borrar la mentira, para volver lodo los miles de discursos, millones de palabras sobre el prometedor futuro que nunca llegó.

Las y los ciudadanos lo sabemos, nos indigna el manejo inmoral de la tragedia, la voracidad de los comerciantes, nos enojan los que quieren “coordinar” la ayuda que entre nosotros nos sabemos dar, sin intermediarios.

Y las mujeres, expertas en afrontar crisis, carencias, situaciones desesperadas, con tal de salvar a nuestras hijas e hijos, a nuestros semejantes, somos las primeras en recordar a Calderón, a los gobernadores que compran heroísmo y drama televisivo, que ni los magníficos tlatoanis de ayer resistieron la fuerza del reclamo legítimo para asegurar la continuidad de la vida.

Ya viene la catástrofe de mañana y habremos aprendido más sobre cómo romper los insultos de un gobierno de papel.

* Periodista
07/MGGQ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más