Inicio » Nos sentimos como en casa

Nos sentimos como en casa

Por la Redacción

Uno pensaría que en un plantón como este se pasan muchos sacrificios, pero “no es así” de acuerdo con Mauro Aquino, ex militar retirado e integrante de la comisión de seguridad de la delegación poblana.

“Lo que menos nos falta es comida, es excelente, comemos calientito, como en casa. Dormimos bastante bien y tampoco pasamos frío, a pesar de que hay compañeros que vienen de zona caliente; es el mismo calor humano. La mayoría estamos acostumbrados a dormir en condiciones pobres, aunque también se han quedado personas que se ven de una buena condición y no se quejan”.

Apunta que con integrantes de los demás campamentos hay mucha colaboración, como en aspectos de seguridad y alimentación. A la hora de la comida, dice con un tono de asombro, a veces una de las delegaciones invita a todas las demás a comer algo típico de su estado: los poblanos mole, los del estado de México carnitas, los de Michoacán pescado, los de Nuevo León cabrito.

“Compañeros de aquí de la ciudad nos invitan a bañarnos a sus casas, a lavar nuestra ropa. También nos vamos a los baños públicos del deportivo Guelatao; y si contamos con algún recurso a veces nos vamos a los baños de vapor; por sanitarios tampoco tenemos problemas, hay muchos de esos que son portátiles”.

Sobre la posibilidad de que pasen periodos de aburrimiento en el plantón, responde sin pensarlo.

“Aquí no hay chance de eso, siempre hay algo que hacer; ahorita estamos trabajando duramente en las propuestas que vamos a presentar el 16 de septiembre en la Convención Nacional Democrática (CND); estamos acudiendo a las comunidades para invitar a más compañeros para que participen como delegados.

“Cuando tenemos alguna acción nos levantamos a las cinco de la mañana, salimos al lugar de concentración, regresamos al mediodía, almorzamos, organizamos el campamento; las compañeras preparan la comida para las 3-4 de la tarde. A veces hay conferencias:

pláticas sobre derechos humanos, derechos indígenas, eventos culturales, información general sobre lo acontecido el día anterior o el mismo día.

“Por la noche es la cena y luego nos vamos al informe que da nuestro candidato legítimamente electo. Después aquí se habla de las condiciones de seguridad, de disciplina en el campamento, se levanta la lista y ya como a las 11 nos vamos a dormir”.

DETERMINACIÓN, ÓRDEN Y PAZ

De lo que menos duda Mauro Aquino es de la determinación de la gente que participa en este movimiento.

Un aspecto que resalta el ex militar es el orden y la paz que han imperado en los campamentos del plantón en el Zócalo, aunque no han faltado incidentes menores. “Una vez pasaron en la madrugada alrededor de 30 vehículos de juniors, en vehículos de lujo, gritando: “¡Levántense huevones, váyanse a trabajar!”.

Algunos han pasado mentándonos la madre, pero nosotros hemos actuado de manera mesurada. En las plazas de los municipios se han estado instalando periódicos murales, con la información que se llevan de aquí; allá hay más cerrazón de parte de las autoridades locales sobre todo de las panistas; en Cholula metieron a la cárcel a unos compañeros”.

Finalmente, invita a las personas a que se den una vuelta por el Zócalo para que se den cuenta del ambiente que se vive aquí.

“Que vengan a cerciorarse de lo que está aconteciendo en esta resistencia civil y que se den cuenta que es falso lo que están diciendo los medios informativos; que vean que es una fiesta realmente. En el Zócalo, en todo Reforma, hay eventos culturales, sociales, políticos, de capacitación, de enseñanza, de recreación; es como una gran feria, es algo maravilloso lo que hemos estado viviendo aquí. No estamos violando ninguna ley”.

PUEDE VENIR LA PERSONA QUE QUIERA

Luis, un ciudadano libre y soberano. “Nunca imaginé la magnitud que iba a alcanzar este movimiento. En las asambleas de los domingos, cuando volteas y ves todas las calles llenas de personas, cuando las oyes gritar: “¡No estás solo!, ¡no estás solo!”, te das cuenta de que no nada más somos los que estamos aquí en el Zócalo, sino que es algo muy fuerte, algo a nivel nacional… todo eso te hace ver que vale la pena estar aquí”.

Quien platica esto con evidente emoción es Luis Andrés González Hernández. Originario de Xoxtla, Puebla, este joven de 30 años de edad es el coordinador de seguridad del campamento en el que está la delegación de esa entidad. Ha hecho tan bien su trabajo que lo eligieron para coordinar la seguridad de los campamentos de Chalco, Michoacán, Chiapas, Baja California, Sonora, estado de México y Zacatecas, ubicados en la misma zona en la que está el campamento poblano.

Con esta responsabilidad a cuestas, dice, “hay que levantarse primero que todos y dormir tarde; pero cuando te pones a ver la causa, las personas que están aquí, se te olvida el cansancio, el sueño, se te olvida todo”.

Ingeniero en mecatrónica (electromecánica), Luis Andrés fue parte de ese contingente de más de dos millones de manifestantes que, el 30 de julio, caminaron rumbo al Zócalo para manifestar su apoyo al Peje y protestar por las irregularidades que se cometieron antes del proceso electoral y durante el mismo. Lo que no se imaginó entonces fue que ya no iba a regresar a su casa, pues decidió quedarse en el plantón.

“Yo no llegué aquí por ningún partido, vine como ciudadano libre y soberano, apoyando a la persona, a Andrés Manuel López Obrador. Aquí, más allá de partidos, lo que hay son personas, aquí puede participar el que quiera; lo único que se necesita es la convicción”.

ESTAMOS HACIENDO HISTORIA

Duda cuando le pido que me cuente cuáles han sido algunos de los momentos más emotivos de su estancia en el plantón. “Es que todos los días vives aquí muchas cosas… ver cómo la gente trabaja junta, ver la solidaridad. Es increíble ver a tantas personas convencidas, de todos los niveles, edades, procedencias, culturas. Vienen estudiantes, jóvenes punk, rockeros, darks. La gente ya despertó, la gente ya se dio cuenta de lo que está pasando. Ya no la engañan tan fácilmente.

Una de las personas que especialmente ha impresionado a Luis Andrés es la señora María del Socorro Juana, quien a sus 95 años, acompañada de otra abuelita, Noemí Aguilar, de 75 años, ganó el concurso de baile que se organizó entre los integrantes de todas las delegaciones. “Hasta se enoja cuando no la dejamos ir a las manifestaciones. Nos dice: “yo vine a eso, yo no vine a estar encerrada”. Doña Mari, quien caminó con la peregrinación que marchó del Zócalo a la Basílica de Guadalupe e intervino en el cerco humano a la Bolsa Mexicana de Valores, es integrante del contingente poblano.

“Estar aquí, luchando por algo en lo que creemos, es estar haciendo historia; yo creo que esto es aún más fuerte que el Movimiento del 68 y además muy coherente, porque le apostamos al pacifismo. Me va a dar mucho gusto contarle algún día a mis nietos que estuve aquí. Aquí ya tengo amigos de los 32 estados; todos me han invitado a irme de vacaciones a sus casas cuando termine esto. No creas que aquí todo el tiempo estamos hablando de política”.

La señora Elia García pasa de los 60 años. A pesar de que tiene problemas de salud, también se integró al plantón; participa en la comisión de cocina. Con la amabilidad de quien recibe a un visitante en casa, me invita un atole de guayaba. Con plena certeza me asegura: “López Obrador sí ganó, pero le hicieron transa. No nos vamos a levantar de aquí hasta que lo nombren presidente”.

Mientras se celebra la asamblea diaria de las siete de la noche, se sienta para acompañarme en la mesa. La cena ya está hecha: atole, pan, pollo con rajas y nopales.

“Mucha gente miente cuando dicen que nos pagan”, me comenta, mientras le sirve atole a otro visitante. “Pelearemos hasta el fin”, asegura y me mira a los ojos. Es una mujer chaparrita, algo jorobada por su enfermedad. Luego, no sé si en broma o en serio, me dice en tono jocoso: “Ojalá y no me muera sin poder abrazar a López Obrador; le quiero dar un besote”.

* Artículo publicado en el periódico Noticias de Puebla-Tlaxcala.

06/FR/LR/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: