Inicio Nostalgia por Nellie Campobello

Nostalgia por Nellie Campobello

Por la Redacción

No quiero / manos pálidas / que pidan / perdón / al cielo
las quiero / rojas / para derribar / cerros

Nellie Campobello

El carácter de Nellie Campobello la llevó a danzar en los estadios nacionales y a crear el Ballet de la Ciudad de México; mientras, con su sensibilidad sublimó lo vivido en la Revolución Mexicana, volviendo a su voz de niña para narrar la violencia y la pasión por las causas.

En estos tiempos de orfandad y guerra es necesario redescubrir a Nellie, en su dimensión artística y humana, como la pionera de la danza mexicana y como la única escritora de la Revolución Mexicana, ya que sólo ella fue testigo de la lucha revolucionaria y trató de reivindicar a cada uno de los muertos, ésos que no salen en las páginas de la historia.

NOMBRAR ES EXISTIR

Esta mujer transformó su identidad; fue de nacimiento Francisca Ernestina Moya Luna, para luego ser Nellie Campell y ser recordada como Nellie Campobello; abrió sus ojos a la tierra roja de Villa Ocampo, en Durango, el 7 de noviembre de 1900 -aun cuando ella afirmaba que fue en 1910 o 1913- y tuvo que cerrarlos en la soledad de Progreso de Obregón, en Hidalgo, un 9 de julio de 1986.

Nellie nombró a los sin voz en su literatura y le dio vida en su danza a los ritmos indígenas de México; por eso es importante recordarla con la pasión que la movió a derribar los cerros de la historia oficial.

LA PALABRA, SEPARADA DE SU MATRIZ, SE SECA

Nellie buscó ser ella misma a través de la creación literaria; en la poesía, con ¡Francisca yo!, Tres poemas, y con Abra en la roca; su deconstrucción del discurso oficial se consolidó en Cartucho. Relatos de la lucha en el Norte de México; y, como ese deber ser que plantea Luisa Muraro, creó amorosamente el “saber amar a la madre como el sentido del ser” en su libro Las manos de mamá.

En particular, Campobello logró con su literatura “saber traer al mundo el mundo” a través de la relación con su madre; por eso va al encuentro de ella en Las manos de mamá: esa mujer, Rafaela Luna, a la que se le “grabaron las visiones exactas” en los ojos, quien creció escuchando la voz de sus ancestros, los relatos fantásticos y las historias verdaderas de un pueblo guerrero y los transmitió a Nellie como herencia para nosotros.

Nellie la busca, la escucha, la escribe; no sólo atiende a sus cantos, sino a sus manos que “formaban tortillas húmedas de lágrimas” porque tenía que alimentar “nuestras bocas hambrientas, sin razonamientos, sin corazón”. Rafaela era una mujer a la que “la vida le dio el dolor de nosotros quitándole todo”, pero “extendía sus sueños como una niña que tiende sus muñecas para empezar a moverlas”. Esa era la madre. La escritora recupera a su madre a través del lenguaje y, con la palabra escrita, sin adornos ni adjetivos, con una nueva visión de la revolución.

Además, a través de las narraciones de Nellie Campobello observamos con el vertiginoso ritmo de una cámara fotográfica estampas de hombres muertos y mujeres valientes en Cartucho. Relatos de la lucha en el Norte de México, publicado en 1931.

Nellie, con mirada y voz de infancia, nos enseña pantalones agujereados por las balas; pedacitos de carne amoratada, es decir, la oreja olvidada de un muerto; telas que hieren de mugrosas; la bolsa izquierda de un chaquetín “desgarrada como una rosa”, porque así le salió del cuerpo una bala expansiva al coronel Bufanda; los gritos de los quemados vivos, hombres con el rostro blanco “por el ansia de la muerte”; cadáveres a los que les ponen un zapato en la cara para que no los vean feos sus novias; otros que mueren con cartuchos mohosos en sus manos. También observamos el fondo de una bandeja: “¡tripitas, qué bonitas!”.

Leemos el relato de la niña que ansiosamente observaba a un muerto bajo su ventana y, temerosa de que se lo hubieran llevado, se levantaba para verlo porque le parecía que tenía mucho miedo; sin embargo, un día “el muerto tímido había sido robado por alguien, la tierra se quedó dibujada y sola. Me dormí aquel día soñando en que fusilarían a otro y deseando que fuera junto a mi casa.”

Después de Cartucho, nuestra visión de la Revolución Mexicana cambia porque los personajes son personas, tan maravillosas como mezquinas, humanas y trascendidas por sus ideales.

LA DANZA, LA PASIÓN Y EL AMOR

El impulso de la danza en Nellie nació a partir de los deseos de su hermana Gloria, prima ballerina de México; por eso Campobello destacó más como coreógrafa y en el ámbito burocrático nacionalista como directora de la Escuela Nacional de Danza, desde 1937 hasta que no tuvo fuerza ni oportunidad para continuar con su labor.

Entre sus coreografías encontramos Fuensanta, Presencia, Feria y Obertura republicana, con argumento de Martín Luis Guzmán; también, la adaptación de La siesta de un fauno, de Vaslav Nijinski y de El espectro de la rosa, basada en el original de Miguel Fokin, y Clase de ballet e Ixtepec, con argumento de su propia creación.

La pasión de Nellie era el movimiento y el espacio sagrado que contiene la danza en sí misma; afirmaba que “cuando el sol, el viento, el agua y el hombre se encontraron, nació el ritmo, primero fue la danza, luego los personajes simbólicos”. Por eso creó el Ballet de la Ciudad de México, que tan solo se presentó tres temporadas.

Nunca se separó de la creación: con su hermana Gloria escribió Ritmos indígenas de México en 1940, ilustrado por su hermano Mauro; compendio en el que se delinean los ritmos estudiados de los habitantes originarios de Michoacán, Oaxaca, México y Jalisco, así como de mayas, tarahumaras y yaquis, con la finalidad de lograr que en sus alumnos la interpretación respondiera “a la parte íntima, entrañable, que es donde lo esencial del ritmo tiene su verdadero origen”.

Además, las Campobello delinean “la expresión propia de los indios, el ritmo que imprime a su cuerpo el andar, su porte, sus ademanes y, en general, todos sus movimientos, incluso los que pueden deducirse o componerse partiendo de muchas danzas antiguas ya casi perdidas”.

EL FINAL QUE, COMO TODO, ES EL INICIO

A Nellie Campobello se le recuerda por la nota publicada el 23 de diciembre de 1998 en diferentes diarios, la cual anunciaba el hallazgo de sus restos después de su desaparición en 1985; momento éste desde el que se inició la infructuosa búsqueda de Nellie bajo la hipótesis de que aún estaba con vida.

En esta fecha, llamamos a la vida y a la dignidad para evitar que Nellie Campobello siga siendo víctima del olvido y podamos reconstruir nuestra historia con otra mirada.

GRITO POÉTICO

¿Por qué una bailarina escribe poesía? Porque un poema es un acto de esperanza, de sentido y de continuidad ¿Por qué danzar con las palabras? Porque la vida es movimiento y transformación.

Al ser revelado el oficio poético de Nellie Campobello, pionera de la danza y escritora de la Revolución Mexicana, en ¡Francisca yo! El libro desconocido de Nellie Campobello, su figura se redimensiona en el escenario nacional para mirarla como una artista completa y diversa.

RETAZOS DE HISTORIA

El libro, coautoría de Jesús Vargas y Flor García, nos introduce en la genealogía de Campobello, en las tierras de Villa Ocampo, Durango -su cuna- y Parral, Chihuahua, lugar en el que los derroteros de la vida forjaron su carácter al ser testigo de la Revolución Mexicana e inventarse a sí misma para después arribar a la Ciudad de México; el texto también nos narra los dos momentos que tuvo el libro de Nellie e incluye la versión facsímil del poemario publicado por el Doctor Atl en 1929.

Con el amoroso afán de seguir los pasos de Nellie Campobello, Jesús Vargas entrevistó en las ciudades de México, Parral, Chihuahua y Ciudad Juárez, como en Valle de Allende, Villa Ocampo y Durango, a las y los evocadores de Nellie: familiares, conocidos o personajes que se vieron envueltos por su carácter. Sin embargo, este libro no sólo es testimonial; es producto del trabajo de investigación de más de diez años -y cuarenta años de pasión por Nellie. En su elaboración se evidencia la necesidad de encontrar para reconstruir la historia.

En el libro nos enteramos que tanto Parral como Chihuahua fueron escenarios desde los cuales Campobello se transformó íntima e internamente; que sobrevivió vendiendo boletos para el cine o adivinando la suerte para después convertirse en escritora, bailarina y coreógrafa.

La convicción de dar voz a los sin voz, así como la trascendente relación con su madre, fueron las características de la prosa de Nellie; con la publicación de ¡Francisca yo! El libro desconocido de Nellie Campobello, nos adentramos al conocimiento de la sensibilidad íntima e individual de una mujer que quería manos rojas para derribar cerros y deseaba ser libre e indomable.

¡YO!

En este libro que nos descubre el grito poético de Nellie Campobello encontramos que el ¡Francisca yo! inicial se transformó, cuarenta años después, en un Yo, por Francisca, con modificaciones significativas de la propia autora.

Bajo un análisis puntual se nos revela que “en los poemas de 1929 la espontaneidad es evidente en versos sencillos y frescos, mientras que los de la segunda edición tienen un mejor nivel lírico, tratando de mantener la frescura de los originales”.

Asimismo, a través de las páginas de este libro publicado en Chihuahua nos enteramos de que Francisca escribió sobre sí de una manera auténtica y apropiándose de su nombre e identidad, ligada a su tierra y fiel a sus sentimientos.

Este libro es asomo y asombro sobre la vida de Nellie Campobello; esperamos que sea el inicio de una gran búsqueda sobre esta bailarina, coreógrafa, escritora de la Revolución Mexicana y poeta para encontrarnos incluso nosotras mismas en su historia y evitar que solamente quede de ella el recuerdo de su tumba encontrada trece años después de su desaparición.

El texto ¡Francisca yo! El libro desconocido de Nellie Campobello, de Jesús Vargas Valdés y Rufino Flor García es una coedición de Nueva Vizcaya Editores y Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

*Periodista mexicana

05/RF/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content