Inicio » Nuevos mitos que justifican al maltratador

Nuevos mitos que justifican al maltratador

Por Teresa Mollá Castells*

El androcentrismo que vive, pervive, y se disfraza para continuar manteniéndose, vuelve a buscar situaciones que le puedan beneficiar, incluso a costa de la vida de muchas mujeres.

Ahora se intenta, por todos los medios, volver a poner en marcha la vieja estrategia de la poca verisimilitud de las palabras de las mujeres, e intentar desmontar la realidad que sufren miles de mujeres cada día, y que es la de los malos tratos continuados.

Con la ayuda de algunos profesionales, de diferentes campos, que no están de acuerdo con la esencia de la actual legislación, se atreven a cuestionar las palabras de cientos de mujeres, e incluso la veracidad de sus denuncias.

Y no hay derecho. No hay derecho que con este camuflaje, de nuevo seamos las mujeres, las que tengamos que seguir demostrando que nuestras verdades son tan iguales, como las de los hombres.

Hasta tal punto ha llegado el mito, de las denuncias falsas por malos tratos, interpuestas por las mujeres para beneficiarse de los derechos que les otorga la ley, que hace unos meses tuvo que salir el propio Consejo General del Poder Judicial a desmentirlo.

Y es que no es cierto que las mujeres nos dediquemos a interponer denuncias falsas. Pero el patriarcado sigue sin permitir que la igualdad real se imponga y con ella, el terrorismo machista tienda a desaparecer. Y quizás por ello, antes de renunciar a sus privilegios, se empeña de tacharnos de mentirosas a las mujeres.

Mientras, la legitimidad de la voz de las mujeres que denuncian situaciones de violencia machista, no se reconozca como tal, y se tienda a justificar de cualquier modo la violencia, no estaremos en el camino correcto.

Como sociedad, tendemos a avanzar protegiendo los derechos de las personas más vulnerables y, por eso se legisló hace casi seis años en ese sentido para proteger los intereses de las mujeres víctimas de la violencia de género.

Se reconocieron derechos, se estipuló la tutela judicial para la protección de dichos derechos, etcétera…Pero al parecer el ejercicio de estos derechos, e incluso la aplicación de la ley, topa frontalmente con sectores reaccionarios que interpretan estos avances sociales como la usurpación de determinados privilegios.

Pero lo más triste de todo esto, es cuando te encuentras con que quien tiene que proteger a las víctimas, o quien tiene que defenderlas de sus agresores, las vuelven a maltratar, al poner en duda su versión de los hechos. Sencillamente no hay derecho.

Es cierto que la ley integral contra la violencia de género nació con una clara voluntad de transversalizar las acciones, para prevenir este tipo de agresiones, y por tanto es ambiciosa en cuanto a los objetivos que pretende.

Pero ser ambiciosa no debe confundirse con ser discriminatoria respecto a los hombres. Y esto no ocurre. Sencillamente se tipifica como delito algunas actitudes que a lo largo de la historia de justificaban como normales dentro de las relaciones de pareja.

Además, al dejar de considerarse un tema doméstico, y pasar a ser de carácter público, implica a todas las instancias el Estado. Y que una de ellas, como lo es el Consejo General del Poder Judicial, tenga que salir a desmentir el nuevo mito de las denuncias falsas, nos da una idea del poder de camuflaje que tiene el sistema androcéntrico en el que vivimos.

Pero tampoco podemos perder de vista, que somos muchas las personas, mujeres y hombres, que tenemos claro, quiénes son las víctimas, y quiénes los verdugos, y por eso continuaremos en el camino de la denuncia pública, y el de la solidaridad, con las verdaderas víctimas de este tipo de terrorismo.

* Periodista de Ontinyent, corresponsal España.

tmolla@teremolla.net

10/TM/LR /LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más