Inicio Nunca solas

Nunca solas

Por Marta Guerrero González

Valiente y solidaria: así es la campaña en contra de la violencia hacia las mujeres que, como efecto dominó, lacera a todos los miembros de la sociedad; una campaña publicitaria con la fuerza visual que nos retrata, por desgracia, lo que muchas sufren sin necesidad de maquillarse: “quien golpea a una mujer, nos golpea a todas”. Cada golpe que recibe una mujer tiene impacto en el desarrollo cultural, social y productivo del país.

La ceguera, la cerrazón, el silencio y hasta el secreto exigido dentro y fuera del hogar no disminuyen ni oculta la verdad sobre un país que consiente o evade el tema que nos alerta: a lo largo y ancho de todo el mundo, por lo menos una de cada tres mujeres es maltratada, brutal, sexual o psicológicamente. En la campaña son seis las mujeres que dan la cara, con el rostro amoratado y la mirada de haber sido humilladas, heridas y profundamente ofendidas.

Ellas son mujeres conocidas: Carmen Aristegui, Denise Dresser, Consuelo Duval, Ana María Lomelí, Lolita Ayala y Angélica Aragón, pero detrás de ellas está el mundo sin rostro; está la historia de siglos y de pueblos enteros; está la otra mitad de la población mundial que, de alguna manera o por razones circunstanciales, cree en su propia vulnerabilidad y permite o acepta o, en último de los casos, se resigna a un destino cubierto de sangre, lágrimas, miedo y desamor.

Visualmente los spots lo dicen todo: son imágenes fuertes. Para nadie son una visión agradable los golpes en la cara de nuestras compañeras; pero son mil veces peores los motivos que nos llevan a la decisión de exhibir ante todo el mundo una realidad que nos lastima y degrada.

El 25 es el día mundial en contra de la violencia hacia las mujeres; s una vergüenza que haya un día en especial para llamar la atención de la otra mitad de los seres vivos, pero también es un aviso importante, aunque parezca imposible de creer, para las mujeres que tienen el poder de detener el siguiente golpe y, sin embargo, no saben que pueden denunciar al teléfono 01 800 911 25 11 y no saben que no están solas, que son libres, que tienen derechos y que no están encadenadas a un destino funesto de terror, gritos, rencores y muerte.

Para eso es la campaña: es una denuncia formal para llevar el tema a las mesas de discusión de nuestras cámaras, a los procuradores de justicia y a los propios hombres que irrumpen en el hogar, en las vaginas, en los huesos y en la carne, en la mente y en el espíritu de sus compañeras, hijas, madres o empleadas. Para eso es la campaña: para cimbrar las conciencias. La violencia de cualquier tipo es un asunto inadmisible y no puede ser tolerada nunca más.


*Periodista mexicana

05/MG/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content