Inicio Oaxaca: 5 mil mujeres celebran un año de la toma de CORTV

Oaxaca: 5 mil mujeres celebran un año de la toma de CORTV

Unas cinco mil mujeres marcharon desde las instalaciones de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión (CORTV) hasta el zócalo capitalino para conmemorar la toma de la radio y la televisión estatales efectuada el año pasado por la Coordinadora de Mujeres Oaxaqueñas (Como).

La acción de las integrantes de la Como fue reconocida en el Foro Nacional Construyendo la Democracia y la Gobernabilidad, donde también se acordó que el 1 de agosto se establecería como el Día de la Mujer Oaxaqueña, por lo que a un año de distancia se volvieron a tomar las calles.

Un año atrás, unas 14 mil mujeres realizaron la marcha de Las Cacerolas y después del mitin en el zócalo, un importante número de ellas decidió tomar las instalaciones de la CORTV sin miedo a la represalias del estado. Salieron a cuadro, otras dirigieron, otras más aplicaron sus escasos conocimientos en la producción y echaron al aire la señal por unos 20 días.

Eran amas de casa, universitarias egresadas de alguna carrera profesional y otras estudiantes, sindicalistas, maestras, comerciantes, mujeres de todas las edades, como Marina, ama de casa, madre soltera y comerciante, quien apuntó que de hambre no se muere la gente, pero de esclavitud sí.

Sostuvo que la lucha social y política a la que se sumó, como lo hizo parte de la población oaxaqueña desde el 16 de junio de 2006, “era el movimiento que estaba esperando desde que tengo uso de razón”.

Ana, quien todavía sigue sorprendida de cómo las rebasó aquella convocatoria a las mujeres para que participaran en la marcha de Las Cacerolas, porque llegaron con sartenes, ollas, cacerolas y cucharas para demandar un cambio, dice que todavía persiste la pobreza, la falta de trabajo, el analfabetismo, pero en el último año, creció la conciencia ciudadana.

Ana, profesionista de más de 50 años, se llena de emoción al recordar la toma del Canal 9 y las dos estaciones de la Asociación Radiofónica de Oaxaca, “el papel de las mujeres ha sido importante y para que la lucha siga se tiene que reconocer todo lo que las mujeres han aportado”.

Hasta el frente de la marcha, una marmota vestida de mujer sostiene un sartén en el brazo y detrás, envuelto en su rebozo, va un niño. Las mujeres de la Como piden a la banda de música que toque chilenas, “para bailar zapateado, para zapatear duro y pisar a las cucarachas”.

Fidelia, con 39 años de carrera magisterial, toma el micrófono, pide a la ciudadanía que pasa por la calzada Madero que reflexione su voto este próximo 5 de agosto cuando se renueve el Congreso local, los llama a castigar al PRI y al PAN para recobrar la dignidad.

Luego de que sicarios balearon el 22 de agosto de 2006 la antena de transmisión del Canal 9, integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y de la Sección 22 del SNTE tomaron 15 estaciones comerciales.

Entonces Fidelia fue locutora de una de las estaciones de Organización Radiofónica de Oaxaca, donde se le recuerda además atravesando traileres o camiones grandes en la calle de Gómez Farías para evitar que entraran los “convoyes de la muerte”.

A las mujeres de Oaxaca no les preocupa el intenso calor, por más de dos horas caminan despacio, gritan consignas y reiteran su demanda principal, que Ulises Ruiz se vaya, “que se largue”, gritan. Exigen la libertad de Isabel Almaraz, indígena de Loxicha detenida en el penal de Ixcotel desde hace cinco años.

Las hijas de la esperanza, como les dicen, marchan pacíficamente, los comerciantes y burócratas salen de sus oficinas, las ven pasar, otros les aplauden. Cerca del zócalo capitalino, los turistas se multiplican, les toman fotos.

“Ya quisiera el PRI las mujeres que vienen aquí”, “Sí Ulises no se va, la paz no llegará”, “Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos”? la lista de consignas es interminable, cuchara y cacerola en mano sigue la marcha, el grito se extiende.

El ingenio no se pierde, hay alegría. Es día de fiesta, llegan a decir. Algunas de las manifestantes se convirtieron en televisiones humanas, otras en cámaras de video, otras llevan micrófonos del noticiero La nueva mujer. Son televisiones, cámaras y micrófonos de cartón y unicel, son las mujeres que quieren hablar, que no pueden dejar de hablar porque tienen mucho que decir.

En el zócalo, como hace un año, hay mitin, ¡sólo que ahora lo hacen las mujeres! Están las mujeres de la Constituyente Feminista, Sara Lovera y Josie Chávez; las mujeres de Atenco que les entregan el simbólico machete a las Como y éstas a su vez les regalan una Cacerola, única arma con la que salen a la calle.

En silencio están Florina esposa de José Jiménez, asesinado el 10 de agosto en la calle de División Oriente durante una marcha. También está Petra, cargando a un niño de meses, es la viuda de Lorenzo San Pablo quien fue asesinado la madrugada del 22 de agosto; Carmen, esposa de Alejandro García, cuyo homicidio ocurrió el 14 de octubre; y Angelina, la esposa del maestro Pánfilo, quien fue asesinado cerca de su casa el 18 de octubre.

Son las cuatro primeras viudas del movimiento político social de 2006, cuyas vidas cambió para siempre. Algunos de sus hijos dejaron de estudiar porque no hay dinero y esperan que la justicia llegue y se vaya la impunidad, explican.

Beatriz Castañeda Pedro, esposa de Flavio Sosa, uno de los dirigentes de la APPO detenido desde hace ocho meses, toma el micrófono. Se le ve fuerte. Pide a las mujeres que dejen la casa para salir a luchar a la calle, para ir a los mítines “para exigir lo que nos han negado, nuestros derechos, para ser libres como mujeres”.

El pueblo sufre, afirma Beatriz, hay comerciantes que nos reclaman porque no venden, “pero todos tenemos que perder un poco, y las mujeres tenemos que perder el miedo y exigir nuestros derechos”. Luego advierte que podrían pasar cosas peores en adelante, más presos, más caídos, pero tenemos que luchar, definir nuestro futuro”.

Patricia Jiménez, Paty Como, como la conocen todas, es de las últimas oradoras, ella habla sobre lo mucho que las mujeres que participaron en la toma de CORTV han perdido y a lo que están expuestas.

Sobre Paty pesan varias acusaciones y varias órdenes de aprehensión, ha tenido que dormir en casas distintas, refugiada de sus amigas, se ha tenido que esconder en algunos momentos, pero da la cara en otros, como ahora. Su casa fue saqueada, su coche destruido y ha estado por mucho tiempo separada de su hija. Pero Paty cierra el círculo: para Ulises Ruiz ?sostiene- ni perdón ni olvido.

Integrante del Comité de Liberación 25 de Noviembre, la abogada Mayren Arellanes Cano, sostiene que en este último año 70 mujeres han sido encarceladas ?todas fueron puestas en libertad- y en los últimos 15 días cuatro simpatizantes de este movimiento político social han sido “levantadas”.

07/SJE/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más