Inicio Oaxaca: denuncian indígenas triquis violación de una niña

Oaxaca: denuncian indígenas triquis violación de una niña

La violación tumultuaria contra una niña de 14 años, ocurrida en julio de 2006 y la desaparición de dos hermanas en julio de 2007 en la región de la zona baja triqui, ubicada en el oeste de Oaxaca, fueron denunciadas por familiares, quienes aseguran que las autoridades no han hecho nada por detener a los responsables y localizar a las desaparecidas.

Emelia Ortiz, prima hermana de las desaparecidas, informó que la situación en la zona triqui de Oaxaca es muy difícil a raíz de los problemas políticos que derivaron en la división del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) el año pasado y que dio origen al Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Independiente (MULTI).

Uno de los líderes del MULTI es Timoteo Alejandro Ramírez, quien junto con Francisco Martínez Bautista, Guadalupe Alejandro Ramírez y Marcos Flores, fueron acusados de ser los responsables de la violación que sufrió una niña la mañana del 7 de julio de 2006.

Tenemos razones para pensar que el mismo Timoteo Alejandro Ramírez es el responsable de la desaparición de las hermanas Virginia y Daniela Ortiz Ramírez, explica Emelia, prima de las dos mujeres una de 20 años y otra de 14 años de edad, quienes desaparecieron el 5 de julio de 2007 en el tramo carretero Putla-Juxtlahuaca.

En entrevista con Cimacnoticias, Emelia Ortiz quien acompaña a las familias de las desaparecidas y busca ayuda para que se haga justicia para las tres mujeres, afirma que la gente de las comunidades de la zona triqui están cansadas, viven bajo amenazas, crímenes y violaciones a las mujeres, no importa si tienen o no que ver con los problemas políticos.

Según hay comentarios ?no lo puedo asegurar- pero dicen que en San Juan Copala fueron violadas las mujeres. Una señora trató de denunciar pero no fue posible; mejor se fue, cuenta Emelia, quien muestra desesperación ante la impunidad que prevalece contra las mujeres.

Tanto la gente de Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (UBISORT) como la del MULTI habían amenazado “que iban a secuestrar, matar y violar a las mujeres y hombres” nada más por pertenecer al MULT, organización de la que se separaron el año pasado las comunidades de Paje Pérez, Santa Cruz Tilapa y Yosoyuxi, de la que es agente municipal Timoteo Alejandro Ramírez.

Rostros desencajados, desesperación, lágrimas involuntarias y crisis nerviosas hacen sucumbir a la madre de Daniela y Virginia Ortiz Ramírez, quienes el 5 de julio pasado desaparecieron en el trayecto entre Putla de Guerrero y Santiago Juxtlahuaca, mientras sentada de lado en una silla una adolescente escucha en silencio, se come las uñas, se encorva, esconde la cara.

UN AÑO ESPERANDO JUSTICIA

Aunque entiende y habla castellano, se comunica en lengua triqui con Estela. La niña cuenta que el 7 de julio de 2006, salió junto con su abuelita y su papá de la comunidad de El Rastrojo para llevar a su abuelita al doctor en Juxtlahuaca.

Por falta de camino, cerrado por el conflicto político, tuvieron que caminar por una vereda, al llegar cerca de Yosoyuxi iban a tomar un camión para Juxtlahuaca. Sin embargo, fueron interceptados por un grupo numeroso de hombres.

Timoteo la tomó del pelo y la arrastró, ella gritaba y su abuela junto con su papá trataron de impedir que se la llevaran, pero otro grupo de hombres los llevó hacia otro lado y les dijeron que se regresarán, que “luego los alcanzaría la niña”, pero que si decían algo los iban a matar a toda la familia.

La niña se come las uñas, esconde su rostro detrás de su chamarra, su voz es cada vez menos audible. Tiene miedo, le duele recordar lo que pasó en el monte donde Timoteo, junto con Guadalupe Alejandro Ramírez, Francisco Martínez Bautista y Marcos Flores, abusaron de ella.

Emelia cuenta que no saben cómo es que la niña logró escapar ni cuándo exactamente lo hizo. Pero recibió ayuda de una señora que le dio 10 pesos para que pudiera viajar a Juxtlahuaca, después en Putla otra señora que la conocía le prestó 30 pesos y así pudo regresar a su casa.

El 12 de julio de 2006, las autoridades ministeriales de Putla de Guerrero tuvieron conocimiento del caso. La niña, acompañada de su hermana y abuela interpusieron una denuncia, por la que se inició la averiguación previa número 157/2006, desde entonces y pese a las pruebas que arrojó el examen ginecológico, nadie ha detenido a los responsables.

Incluso hay temor porque Guadalupe Alejandro, uno de sus agresores, murió hace 10 meses y “existe el rumor que tenía SIDA”, lo que pondría en grave riesgo la salud de la niña que hasta ahora recibirá atención médica y tratamiento psicológico.

UN MES DESAPARECIDAS

El 5 de julio de 2007, un año después de la violación en Yosoyuxi, las hermanas Daniela y Virginia Ortiz Ramírez desaparecieron entre Putla y Juxtlahuaca, a poco más de un mes, nadie sabe nada y las autoridades de procuración de Justicia del estado no tienen avances.

Lo único que han obtenido en las instituciones gubernamentales son malos tratos, sostiene Emelia, que acompaña a Antonia Ramírez Cruz, madre de Virginia y maestra bilingüe, quien junto con su hermana Daniela de 14 años viajaría a la comunidad de San Marcos Xinicuesta por sus cosas, pues había conseguido su clave (su autorización) para trabajar en Llano La Luz.

Antonia, vestida en su traje triqui, no puede comprender lo que pasó con sus dos hijas y sospecha que “es el mismo señor que violó a la niña? quien tiene a Virginia y a Daniela”, sólo de escuchar eso, la niña esquiva la mirada.

Afligida por sus hijas, Antonia trata de mantener la calma pero el dolor la traiciona. Llora, respira y busca algo de fuerza interior. Dice que sus dos hijas se subieron a un taxi de color amarillo, que casualmente llegó a la comunidad de El Rastrojo donde viven.

Virginia tiene un teléfono celular, desde el cual la llamaba siempre que salía. Como siempre, Antonia se quedó esperando la llamada, pero durante todo el jueves 5 de julio nada pasó.

“Me voy mamá ?me dijo-, voy a llegar hasta el viernes, pero no llegó y no me llamó el viernes, entonces pensé que llegaría el sábado, pero tampoco llegaron”, dice entre sollozos.

Fue entonces cuando su hija menor marcó el teléfono para saber de sus hermanas. Corrió a la cocina para decirle a su mamá que un señor le había contestado el teléfono. Se preocupó mucho y volvieron a marcar, entonces Antonia escuchó que una mujer le contestó y ella preguntó por su hija Virginia, la respuesta fue: “aquí no vive, no la conozco”.

Se escuchaba música y hombres platicando fuerte, dice Antonia, por eso pensé que algo estaba pasando. Pregunté a mis familiares y nadie sabía de ellas, la última vez que las vieron fue el jueves en Putla. Entonces, como ya tenemos la experiencia de la otra niña me asusté mucho, por eso sospecho del mismo señor, dice con angustia Antonia.

Como en el caso anterior, la familia Ortiz Ramírez viajó hasta Putla de Guerrero para interponer una denuncia, por lo que la Procuraduría de Justicia del Estado inició la averiguación 187/2007, sin embargo, nada tienen resuelto, nadie ha buscado a las dos mujeres, una de ellas menor de edad.

“Nosotros no podemos entrar a esas comunidades, pero tampoco la policía ha buscado”, dice la madre.

Adriana Ortiz García, tía de las desaparecidas, explica que hay sobradas razones para creer que Timoteo es quién pudiera tenerlas secuestradas, como lo hizo con la otra niña el año pasado.

Timoteo es uno de los dirigentes del MULTI, “el da las órdenes a las demás personas para que violen a las mujeres” y las mujeres de El Rastrojo parece se han convertido en sus víctimas más cercanas al ubicarse a sólo una hora caminando de Yosoyuxi, comunidad de la que es agente municipal.

Yéssica Sánchez Maya, presidenta de la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh) Oaxaca, destaca que ambos casos revelan la situación que viven las mujeres triquis frente a los conflictos políticos y donde no hay interés de las autoridades, pese a que hay denuncias y averiguaciones, así como pronunciamientos de los dirigentes del MULT para dar con el paradero de las mujeres y castigar a los responsables.

Adelantó que ante la falta de justicia en el caso de violación a la menor de edad y el secuestro o desaparición de las dos mujeres, ambos casos podrían ser presentados ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la visita que realizará a Oaxaca este viernes.

07/SJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más