Inicio Oaxaca: no dejaremos que atenten contra mujeres de Quiegolani

Oaxaca: no dejaremos que atenten contra mujeres de Quiegolani

Representantes del Poder Legislativo federal advirtieron que no permitirán que ninguna autoridad municipal, estatal o federal atenten contra las mujeres de la comunidad de Santa María Quiegolani, Oaxaca, que buscan se hagan realidad sus derechos como ciudadanas.

En una visita de hora y media al municipio zapoteca, realizada este fin de semana, donde Eufrosina Cruz Mendoza fue descartada para participar en las elecciones en noviembre pasado, la presidenta de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, la perredista Ruth Zavaleta Salgado, pidió a las mujeres luchar para que Eufrosina no sea expulsada de la comunidad, “eso es ilegal, va contra la Constitución, contra sus derechos como persona, como mujer”.

Lo anterior, luego de que el presidente de la población, Eloy Mendoza Martínez, convocara a una asamblea comunitaria una noche antes de la visita de las y los representantes populares, en la que “las autoridades municipales prácticamente no se responsabilizan de los actos de manifestación, provocación o de cualquier índole que pueda ocurrir durante el evento”, como quedó asentado en el acta y que firmaría alguna parte de la población.

Una larga noche de hostigamiento para Eufrosina y las integrantes de Un alcatraz por la esperanza, la organización civil que conformó recientemente.

La tensión en Santa María Quiegolani, que en zapoteco se traduce como Piedra Antigua, obligó a Eufrosina y algunos familiares a dormir en la comunidad de Chontecomatlán, a unos 25 kilómetros de su casa, debido a que los elementos de la Policía Preventiva anunciaron que “frente a la falta de garantías y seguridad, mejor se retiraban de la población”.

Eufrosina Cruz Mendoza preguntó ¿entonces para qué sirven las medidas cautelares? Se refería a la recomendación ordenada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Pero el mando policiaco no tenía ninguna respuesta, excepto que en la cancha frente al palacio municipal había gente alcoholizada y que podría haber problemas, “mejor nos vamos”, luego insistió a través de la radio de banda civil con su delegado –un comandante de apellido Villalobos, quien se encontraba en el cuartel de Tanivet, Tlacolula–, éste sólo respondió: “use su criterio”.

No hubo más, Eufrosina les pidió entonces que la acompañaran al menos a Chontecomatlán para hacer unas llamadas telefónicas. Ahí, le aconsejaron volver hasta la mañana siguiente a Quiegolani para evitar cualquier cosa.

Poco después de las 09:00 horas del lunes, aterrizó un helicóptero en Quiegolani, era la diputada local Sofía Castro Ríos, que acudió –dijo– al llamado del munícipe Eloy Mendoza, quien molesto por la llegada “no oficial” de las legisladoras, pues venían a “visitar el domicilio particular de Eufrosina”, convocó a una asamblea que reconocería se le había salido de las manos”, según declaró la diputada local en entrevista.

A ellos –señaló Castro refiriéndose a los hombres de Quiegolani— por “las mentiras de Eufrosina” los han ofendido e insultado los medios de comunicación, se les ha acusado de bárbaros y misóginos, nada de esto sucedía antes. Eufrosina quiere ser la heroína del pueblo, por eso “el pueblo hoy quería levantarse para recibir al que viniera y recibirlo como el pueblo quería: que nadie venga a meterse en la vida interna, que trastoque su integridad, sus costumbres, y que violente la paz y la tranquilidad”.

Castro Ríos, quien se autodenomina líder moral del pueblo de Quiegolani, hizo sin que se le pregunte un recuento de las obras de beneficio social que ha emprendido en la zona y sostuvo que en esa comunidad hay cosas “más importantes” que atender. Como ejemplo cita el litigio de 4 mil 500 hectáreas con la población de San Bartolo Yautepec, lo que obligó la ausencia de Eloy Mendoza durante la visita de las Mesa Directiva de la Cámara de Diputados Federal, justificó la diputada.

“Me dijo el presidente en su conversación (telefónica) que había aceptado la visita del gobernador (Ulises Ruiz) cuando yo se la pedí, pero que no estaba dispuesto a aceptar ninguna otra visita que viniera a seguir enconando las diferencias y sobre todo que no tolerarían que el estado no haga caso a las necesidades del pueblo a través del Municipio y sí a través de una particular”.

De acuerdo con la diputada priista, la molestia del munícipe inició cuando a las 16:00 horas del pasado domingo 11 de mayo, personal de la oficina de Giras del gobernador llegaron para notificarle que tenía que recibir a las legisladoras y llevarlas a la casa de la contadora pública Eufrosina Cruz. La pregunta del munícipe era ¿Es una visita oficial o viene de paseo?

Castro rechazó que la actitud del munícipe sea un acto de rivalidad política. “El pueblo dice por qué van a una casa particular, si se tiene su propio edificio para atender los problemas del pueblo, no es el lenguaje del pueblo lo que utiliza la ciudadana Eufrosina sino su interés personal”.

Apuntó que nadie sabía de la visita, “ninguna institución del estado me notificó, ni la diputada del PRI por Oaxaca (Patricia Villanueva) tampoco nos informó, entonces creen que llegan a un pueblo sin ley”, señaló molesta. Más tarde, Ruth Zavaleta le informó que el gobernador Ulises Ruiz tenía conocimiento de la visita y que la diputada Villanueva se había encargado de avisar a las autoridades.

Para Castro Ríos, quien fue presidenta municipal en San Carlos Yautepec al finalizar la década de los noventa por el voto de los hombres, Eufrosina Cruz Mendoza pretendió violentar los usos y costumbres de Quiegolani al buscar ser presidenta municipal sin haber vivido en esta comunidad de la que emigró desde que tenía 14 años, “la verdadera razón por lo que su candidatura fue rechazada y no por el hecho de ser mujer y profesionista, como ella dice”.

CAMBIAR EL DESTINO DE NUESTRAS HIJAS

Y las mujeres de Santa María Quiegolani hablaron otra vez de sus derechos y de la necesidad de aprender a volar con libertad…

A la misma habitación donde se gestó la idea de un grupo de mujeres de impulsar a Eufrosina para buscar la presidencia municipal y que las mujeres accedan al voto, llegaron las legisladoras federales que recibieron, como ya es costumbre, sus alcatraces o cartuchos, “las flores de la esperanza” a cambio ellas (las legisladoras) les dejaron planchas y licuadoras.

Yo ya soy libre, pero quiero que más mujeres de mi comunidad sean libres, que haya una doctora, una arquitecta, más mujeres para impulsar el desarrollo de las otras mujeres, pero para poder volar se necesitan dos alas, señaló orgullosa Eufrosina, quien pidió a las diputadas su respaldo total.

Luego agregó no estamos luchando contra la autoridad municipal, pero para ellos pareciera que nosotros somos delincuentes, nos tachan de locas, de dividir al pueblo, de atentar contra los usos y costumbres, pero no pretendemos quitarles nada, queremos ir con ellos, que nos dejen de marginar, lo que queremos es cambiar el destino de nuestras hijas e hijos.

Eufrosina pidió por sus compañeras: “cuando yo me voy a Oaxaca porque tengo que trabajar, ellas son hostigadas por las autoridades, yo misma tuve que dormir anoche en otra comunidad, el municipio está haciendo todo para enfrentarnos entre mujeres”.
Lo dicho por Eufrosina fue comprobado minutos más tarde por las diputadas federales, cuando en el Palacio municipal un grupo de mujeres la insultó a través de carteles.

“De corazón les agradezco, gracias por atreverse a soñar y desafiar, cuando decidimos juntarnos desafiamos muchas reglas y ustedes al estar aquí hacen lo mismo, cuando más gente se decida a cambiar vamos a lograr el objetivo, veremos el día en que las mujeres tengan su boleta y la depositen en la urna”, reiteró.

LIBERTAD PARA HABLAR

Después habló Celia Miguel López, “dicen que desde hace mucho tiempo tenemos derechos las mujeres, pero nosotras estamos acá sin conocer esos derechos, sin saber de ellos, por eso queremos despertar, saber más, superarnos junto con la comunidad, con el grupo”, expuso en tono de desesperación por la actitud que asume la autoridad municipal.

Para Celia Miguel los problemas más comunes y cotidianos en su pueblo, como pasa en otras comunidades cercanas de esta población de la Sierra Sur ubicada a más de 230 kilómetros –de los cuales 64 son de terracería– de la capital oaxaqueña, es la falta de médicos, una carretera pavimentada, escuelas y fuentes de empleo que detengan la migración provocada por la pobreza.

Su demanda se unía a la de otras mujeres y hombres que hablaron esa tarde y que insistieron: no queremos dividir al pueblo, buscamos la libertad de expresarnos y caminar junto a los demás.

Hubo reproches para la legisladora local Sofía Castro, quien de nueva cuenta y ahora frente a las diputadas federales se llamó “líder moral” de estas comunidades. Las promesas de campaña no se cumplieron, le decía una joven mujer con lágrimas en los ojos, que cómo había dicho Eufrosina “ya no nos da miedo lo que nos hagan sino la impotencia de no poder hacer nada por nuestros pueblos”.

Ruth Zavaleta intervino y pidió calma, mientras otras manos se alzaban para reclamar a Castro. La legisladora federal les aseguró que atendería sus demandas y que “personalmente” daría seguimiento para que tuvieran una médica todos los días como habían pedido las mujeres de la zona zapoteca y chontal. Además de ofrecer proyectos productivos como los que ejecuta en La Montaña de Guerrero.

La suya es una revolución pacífica, no es la única en nuestro país, se está dando en muchas otras comunidades pobres, porque la gente ya no se puede quedar callada, por eso ha sido bueno que Eufrosina hablara, que se reconociera su voz, pero les advirtió que no todo se resuelve pronto, que los recursos no alcanzan y que las leyes no cambian a las personas y pidió paciencia.

“Tienen que cuidar a Eufrosina, cubrirla, si a ella la expulsan, si ustedes permiten que la expulsen, las expulsarán a ustedes también, sigan luchando por su derecho al voto”, concluyó la Presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados a nivel federal.

Quien olvidó que en febrero pasado la diputada oaxaqueña Irma Piñeyro Arias propuso un punto de acuerdo de urgente y de obvia resolución exhortando a los Congresos de los estados, con población étnica regida por el sistema de usos y costumbre a promover reformas en sus leyes electorales que garanticen a la mujer indígena sus derechos dispuestos en los Artículos 2, 4 y 35 constitucionales, mismo que hasta hoy permanece “guardado” en la Comisión de Asuntos Indígenas.

Después intervino el diputado panista Cristian Castaño Contreras quien advirtió “es más hombre el que defiende la dignidad y está en luchas como ésta, que los que se esconden bajo el auspicio del poder o de lo que diga la mayoría”, aunque no aclaró si se refería a los integrantes del cabildo de Santa María Quiegolani, quienes una noche antes en asamblea comunitaria pretendieron suspender el encuentro.

No haré promesas, añadió el legislador, mi compromiso será apoyar la defensa de este espacio de dignidad, libertad y justicia, apuntó en referencia a la nueva organización Un alcatraz por la esperanza, porque muchas veces “se piden médicos porque la gente la gente se muere, pero muchas están muertas en vida porque están calladas, sometidas y reprimidas”.

Castaño Contreras advirtió a las autoridades federales, estatales y municipales que cualquier cosa que se haga para reprimir el liderazgo de Eufrosina y la voz de las mujeres que están con ella, será conocida en el mundo, se sabrá.

En tanto, la diputada oaxaqueña Patricia Villanueva Abrajam parafraseo a la diputada Ruth Zavaleta al señalar que la libertad y el amor duelen cuando se conquistan, pero cuando se alcanzan no hay mayor satisfacción y el placer de lograrlo no tiene precio.
“Las que estamos aquí y los hombres que son solidarios, están convencidos que nuestro proyecto democrático no avanza en tanto no haya igualdad”, dijo.

El senador Adolfo Toledo recordó las reformas hechas para garantizar la participación de las mujeres en los procesos electorales por usos y costumbres, iniciativa enviada por Ulises Ruiz al Congreso local. Se comprometió a respaldar la lucha de Eufrosina “que han emprendido otras mujeres en otros tiempos” y articular los hechos para abatir los desequilibrios que provocan la desigualdad de género y la pobreza.

Al concluir la reunión la diputada local Sofía Castro pidió a Ruth Zavaleta que fuera al edificio municipal para dialogar con “el consejo de ancianos”. Aquí no tenemos consejo de ancianos, interpeló Eufrosina. Bueno, vayan, están los regidores, compuso la diputada local.

Zavaleta, acompañada del resto de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y Eufrosina enfilaron rumbo al Palacio municipal donde esperaba un numeroso grupo de mujeres, quienes al notar la presencia de las legisladoras levantaron sus carteles donde insultaban a Eufrosina, sólo uno de ellos podía leerse, el resto estaba de cabeza.

Zavaleta se detuvo en seco, dio la vuelta y se dirigió a la diputada Sofía Castro: “no, diputada, así no se puede dialogar”. Tras ella, la diputada local pidió que volviera que ya habían bajado las pancartas, no hubo más respuesta. Las diputadas Patricia Villanueva y Zavaleta, acompañados por el diputado Castaño y el senador Toledo subieron a la camioneta.

Bueno, gracias, se escuchó decir a la diputada local quien se quedó molesta en la Presidencia municipal.

Eran los 12:30 de la mañana, la gira por la Sierra Sur de Oaxaca había terminado, enfilaron rumbo la cancha deportiva donde esperaban dos helicópteros y volvieron a la capital de Oaxaca, donde, como estaba previsto, caminaron y comieron antes de volver a la Ciudad de México.

En el pueblo no volvió pronto la calma. Un grupo de mujeres llegó a toda prisa a casa de Eufrosina, en zapoteco le dijeron que fueron obligadas a “levantarse” contra ella, a levantar las pancartas que ellas no escribieron.

Más tarde un helicóptero volvió a la población, en él partiría minutos más tarde la diputada Sofía Castro y entonces la calma volvió.

08/SJ/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más