Inicio » Olga Bustos: su obra comienza a rendir frutos

Olga Bustos: su obra comienza a rendir frutos

Por Anaiz Zamora Márquez

La eliminación de los estereotipos de género en los medios de comunicación y la educación es un trabajo constante que por años han llevado a cabo feministas, académicas y activistas, cuya impulsora fue Olga Bustos Romero, quien falleció el sábado pasado. 
 
La investigadora titular del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM, dedicó más de 30 años de su vida a evidenciar las formas de discriminación y desigualdad que viven las mujeres dentro de los medios informativos, la familia y la propia academia. 
 
Psicóloga por la UNAM, evidenció, desde finales de los años 80, que las mujeres sólo eran visualizadas dentro de los medios en seis formas que resultaban excluyentes y perpetuaban los roles tradicionales de las mujeres al frente del cuidado del hogar.
 
“Los estereotipos más difundidos por los medios masivos son: a) la mujer como sexo débil; b) el lugar de la mujer: el hogar; c) objeto sexual de decoración y consumidora “innata”; d) mujer “liberada”, y e) trabajadora como actividad complementaria de sus actividades de ama de casa”, advirtió Bustos en 1987.
 
El trabajo de la también doctora en Psicología Social no se limitó a la investigación académica, ya que impulsó y llevó a cabo estrategias concretas para cambiar el papel tradicional de las mujeres en los medios, principalmente en dos ejes: lograr cambios directamente entre las y los trabajadores de las empresas de comunicación, y trabajar en el diseño de programas para formar audiencias críticas y activas.
 
Por ello, desde sus primeros años como activista y feminista impartió talleres en diferentes estados y a nivel internacional, para formar a periodistas, editores y directivos desde una visión de género, así como para impulsar una educación crítica en las audiencias, labor que desempeñó hasta los últimos años de su vida.
 
Su activismo y trabajo directo con la sociedad apostaba a “un cambio lento pero seguro”, por lo que también era llevado a cabo en conferencias, ponencias y mesas redondas en las que Olga Bustos buscaba, además de evidenciar la desigualdad, lograr un espacio de reflexión sobre el papel de los medios en la “enseñanza y socialización de los roles tradicionales de género”.
 
Su labor tuvo repercusiones concretas. Ejemplo de ello fue lo presentado por el Estado mexicano en septiembre de 1995 durante la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, en Beijín, donde en el informe “Situación de la mujer. Desafíos para el año 2000” se incluyó la importancia de eliminar los estereotipos de género en los medios de comunicación.
 
Del mismo modo pugnó porque los cambios en la educación en México se realizaran en “dos aspectos fundamentales: la equidad y la calidad”, para “asegurar la igualdad en el acceso a la educación, así como eliminar el analfabetismo entre las mujeres”.
 
Se mostraba preocupada por el hecho de que las mexicanas acceden cada vez más a la educación superior, pero sólo en carreras consideradas “femeninas”.
 
Por lo que la catedrática de la Facultad de Psicología de la UNAM fue pionera de la inclusión de la visión de género en la máxima casa de estudios.
 
Dentro de la UNAM coordinó el Centro de Estudios de Género –creado en 1984– y que derivó posteriormente en el Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG).
 
Bustos presidió el Colegio de Académicas Universitarias (CAU), fundado en 2001, y que surgió por la necesidad de formalizar la vinculación de todas aquellas académicas feministas comprometidas con la incorporación de la equidad de género en la UNAM.
 
También fue presidenta de la Federación Mexicana de Universitarias (Femu), que promueve el respeto de los Derechos Humanos de las y los universitarios.
 
En 2006 se realizó la “Investigación diagnóstica sobre violencia feminicida en la República Mexicana (2005-2006)”, que dio como resultado la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.
 
A raíz de ello se creó la Red de Investigadoras por la Vida y la Libertad de las Mujeres, que desde su creación ha promovido el respeto de los DH  de las mujeres, y de la cual Bustos murió siendo parte.
 
Esa red impulsó en días recientes la Campaña Más para Ver con el fin de incidir en el debate por la reforma a la Ley de Telecomunicaciones.
 
El pasado 2 de abril el Senado aprobó una reforma al artículo primero de la Ley Federal de Protección al Consumidor, para establecer que la publicidad engañosa también es aquella donde las mujeres aparecen como “ejemplo de sumisión y burla”, o donde se les excluya o denigre.
 
13/AZM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: