Inicio » Opera en Conagua red de corrupción y tráfico de influencias

Opera en Conagua red de corrupción y tráfico de influencias

Por Dora Villalobos Mendoza/corresponsal

Silvia Patricia Barragán Ortiz, residente general de Infraestructura Hidroagrícola de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), descubrió una intrincada red de corrupción y tráfico de influencias que opera tanto en Conagua como en la Secretaría de Desarrollo Rural del Gobierno estatal.

La funcionaria decidió hacer la denuncia porque, aunque ya fueron destituidos algunos implicados, la red sigue operando desde los más altos niveles de ambas dependencias.

Parte de estas irregularidades ya las está investigando el Órgano de Control Interno que tiene la Secretaría de la Función Pública en Conagua.

Con documentos en la mano, Barragán Ortiz detalla las anomalías que ha encontrado en el programa Alianza para el Campo que manejan de manera conjunta Conagua y la Secretaría de Desarrollo Rural, concretamente en dos vertientes que destinan recursos a los agricultores chihuahuenses. Una vertiente se llama Uso Eficiente del Agua y Energía Eléctrica (UEAEE) y otra se denomina Uso Pleno de la Infraestructura Hidroagrícola (UPIH).

En principio, la normatividad marca que son recursos para apoyar a las y los campesinos más necesitados, pero entre los beneficiados hay conocidos chihuahuenses que a todas luces no están entre las clases marginadas.

Entre los que reciben este subsidio gubernamental están Mario Kolokuris, ex titular de lo que fue la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos (SARH); Ivón Sandoval, empresaria y ex titular de la Dirección de Turismo de la Secretaría de Desarrollo Comercial y Turístico del Gobierno estatal; Matías Mesta Soulé, ex director de Relaciones Públicas de la Presidencia Municipal de Chihuahua; Eduardo Romero Ramos, ex secretario de Gobierno y ex titular de la Secretaría de la Función Pública; Luis Luján Peña, ex secretario de Obras Públicas del Gobierno estatal; y Raúl Baeza Cisneros, tío del gobernador José Reyes Baeza.

TRÁMITES IRREGULARES

Pero más allá del tráfico de influencias, el trámite que hacen los funcionarios de Conagua y de la Secretaría de Desarrollo Rural para apoyar a esos y muchos otros chihuahuenses, es irregular.

El recurso es para equipar pozos agrícolas y para tecnificar sistemas de riego. El apoyo va desde los cien mil hasta el millón de pesos. El Gobierno federal pone el 50 por ciento, el Gobierno estatal diez por ciento y el usuario el 40 por ciento.

La reglamentación es estricta. Indica que después que el usuario solicita el subsidio, Conagua debe inspeccionar físicamente el lugar donde se realizará la obra para confirmar si el campesino realmente necesita el apoyo. Si autoriza el subsidio, debe concursar la obra por lo menos entre tres empresas. La Secretaría de Desarrollo Rural entrega el recurso a la empresa seleccionada a través del Fondo de Fomento Agropecuario del Estado (Fofae).

La normatividad también exige que el usuario llene un formulario de solicitud y entregue copia de su credencial de elector, del título de la concesión del pozo agrícola, un croquis que localice el lugar donde se instalará la obra y un documento donde se compromete a cubrir el 40 por ciento que le corresponde del recurso.

Pero Conagua no realiza la inspección ni el concurso porque cuando el usuario solicita el recurso la obra ya está realizada.

En la revisión que hizo Barragán Ortiz encontró que las dos terceras partes de las asignaciones están en esa situación irregular. La gran mayoría de los usuarios que reciben subsidio primero hacen la obra y después solicitan el recurso.

Lo anterior significa que son usuarios que no requieren apoyo para hacer la obra y también que la relación que tienen con las autoridades es tan estrecha que dan por hecho que recibirán el recurso, por eso ni siquiera hacen el trámite correspondiente.

La funcionaria revisó los archivos que tiene Conagua desde el 2000 hasta la fecha y muchos de los expedientes ni siquiera tienen solicitud del recurso. Mucho menos tienen la inspección y el concurso de obra que debió hacer la autoridad. Lo único que tienen es la cotización que hacen las empresas y un papel con el nombre del usuario.

Conagua tiene alrededor de 300 expedientes de usuarios por año, de los cuales sólo la mitad recibe apoyo. Los demás, los que sí llenan los formularios de solicitud, los que no tienen influencias ni recursos para hacer las obras antes de pedir el recurso, no reciben subsidio.

En el 2005 hubo 138 beneficiarios y 137 en el 2006. El recurso del 2007 todavía se está asignando.

La residente general de Infraestructura Hidroagrícola de Conagua detectó estas irregularidades a principios del presente año, cuando instruyó a los jefes de los siete Distritos de Riego para que inspeccionaran las solicitudes de apoyo para asignar el recurso del 2007.

El programa Alianza para el Campo entrega cada año alrededor de 50 millones de pesos a las los campesinos chihuahuenses en las vertientes Uso Eficiente del Agua y Energía Eléctrica (UEAEE) y Uso Pleno de la Infraestructura Hidroagrícola (UPIH). La mayoría de los apoyos se tramitan en la Secretaría de Desarrollo Rural.

Cuando los jefes de los Distritos de Riego inspeccionaron las solicitudes de apoyo en sus respectivas regiones se dieron cuenta que la mayoría de las obras ya están realizadas.

EJEMPLOS DE IRREGULARIDADES

Un ejemplo es el Distrito de Riego 090 de Ojinaga. De las 14 inspecciones que hicieron, 13 ranchos tenían ya los equipos instalados y uno no cuenta con título de concesión.

En el oficio que envió a la Residencia General de Infraestructura Hidroagrícola el 25 de junio, Elías Calderón Jáquez, jefe del Distrito de Riego, detalla la lista de los solicitantes con nombre, predio y obra solicitada. No cumple, se lee en todos los casos en el cuadro sobre la situación de la solicitud.

Otro ejemplo es el Distrito de Riego 089 de Flores Magón, donde inspeccionaron 17 solicitudes. Los equipos electromecánicos de bombeo solicitados ya están instalados, los cuales llevan en operación desde el año de 2005, indica Fernando G. Andrade Terrazas, jefe del Distrito de Riego, en el oficio que envió a la Residencia General de Infraestructura Hidroagrícola el 20 de julio del 2007.

Pero la misma situación encontraron en los demás Distritos de Riego y así lo reportaron. A Barragán Ortiz le sorprendió que las obras estuvieran concluidas cuando apenas estaban revisando las solicitudes para definir si eran viables.

El descubrimiento lo hizo cuando Arturo Cepeda estaba al frente de Conagua de manera provisional.

La funcionaria puso al tanto a Cepeda de las irregularidades que encontró, pero éste le respondió que se sacara las telarañas de la cabeza y le advirtió que no se metiera en problemas.

También planteó la problemática en el Subcomité Hidroagrícola que se reúne periódicamente en la Secretaría de Desarrollo Rural para revisar los avances del programa Alianza para el Campo. Ahí tampoco le hicieron caso.

07/DV/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: