Inicio Otorga CDHDF reconocimiento Hermila Galindo a Cecilia Loría

Otorga CDHDF reconocimiento Hermila Galindo a Cecilia Loría

Por Lourdes Godínez Leal

La feminista Cecilia Loría, la organización civil Católicas por el Derecho a Decidir y la activista por los derechos humanos de las mujeres que viven con VIH, Hilda Pérez, recibieron hoy, en el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, el reconocimiento Hermila Galindo, que cada año otorga la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

En la Casa Lamm, en esta ciudad, las galardonadas recibieron el reconocimiento de parte del Ombudsman capitalino Emilio Álvarez Icaza, refrendando su compromiso de lucha por los derechos humanos de las mujeres.

En la categoría de persona, el reconocimiento se le dio a Hilda Pérez Vázquez, por su trabajo de promoción y defensa de los derechos humanos de las mujeres que viven con VIH así como de sus derechos sexuales y reproductivos.

Hilda Pérez coordinó en México la Marcha Mundial de las Mujeres ¡Todas las mujeres, todos los derechos! durante la realización de la XVII Conferencia Internacional de Sida que se realizó en agosto pasado en nuestro país, y coordinó los trabajos de la Aldea Global en el mismo evento.

Desde el 2001 trabaja con el Colectivo Sol en la elaboración de proyectos y capacitación de mujeres que viven con VIH.

Hilda Pérez agradeció el reconocimiento porque dijo que las mujeres que viven con el VIH/SIDA han permanecido invisibles pese a que cada vez son más afectadas por la enfermedad.

Enfatizó cómo continúan siendo marginadas y relegadas de la información, del acceso a los servicios de salud y cómo de manera cotidiana viven las violaciones a sus derechos humanos y estigmatizadas por la enfermedad lo que has la condenado, dijo, a una especie de muerte social.

Recordó que durante la Conferencia Internacional las Mujeres Positivas Frente a la Vida, como se llama la organización a la que pertenece, exigieron ejercer sus derechos: al trabajo, a la salud, a tener medicamentos de acuerdo a sus necesidades, a no ser discriminadas y a vivir libres de violencia.

En la categoría de organización de la sociedad civil, este año el reconocimiento fue para Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) por su destacado trabajo en la defensa y promoción de los derechos sexuales y reproductivos, en especial, se le reconocieron sus aportes para el debate sobre la despenalización del aborto en el Distrito Federal hasta las 12 semanas de gestación.

Fundada en 1994, la organización ha investigado, informado y sensibilizado diversos temas desde la teología de la liberación y la feminista, los derechos de las mujeres y los sexuales y reproductivos.

Este trabajo le ha valido diversos reconocimientos como el Premio Amnistía Internacional (1999), el Premio Nacional de Derechos Humanos Sergio Méndez Arceo, la Medalla Omecíhuatl, entre otros.

El premio fue recibido por la directora de la organización María Consuelo Mejía Piñeiros, quien refrendó “su obsesión” por la defensa del Estado laico y pugnar porque las políticas públicas lleguen a las mujeres.

UNA VIDA POR LOS DH Y LA EQUIDAD

Un reconocimiento especial mereció la feminista Cecilia Loría Saviñón, a quien este año la CDHDF le otorgó el reconocimiento por su destacada trayectoria de vida, la cual ha dedicado a la defensa, promoción y difusión de los derechos humanos y la equidad de género, así como su impulso en la construcción de nuevos liderazgos que han contribuido a la consolidación de una sociedad más igualitaria, libre y democrática.

Su trabajo ha consistido en la lucha por el reconocimiento de la ciudadanía de las mujeres y hombres, pues desde Causa Ciudadana impartía talleres para acercar a las personas a su identidad como sujetas de derechos y obligaciones.

Loría Saviñón fue parte de la coordinadora de mujeres hacia Beijing en 1995, haciendo aportaciones a la agenda de las mujeres que fue llevada a esta conferencia internacional.

Ha sido una participante activa en el diseño de políticas con enfoque de género y contribuyó a la creación del Instituto Nacional de las Mujeres.

Pero su trabajo también ha sido desde la academia donde se ha desempeñado como profesora e investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana y la Autónoma de Guerrero, desde donde también ha impulsado la perspectiva de género.

También ha participado en la administración pública federal, fue directora del Instituto de Desarrollo Social (Indesol) durante la administración de Vicente Fox y diseñó y operó programas de familias de género con los gobiernos de Puebla, Durango, Guanajuato y Tlaxcala, la Secretaría de Educación Pública y la de Agricultura y Ganadería.

También fue candidata externa al Senado de la República por el Partido de la Revolución Democrática en 1997.

En su discurso sobre la utopía, leído por su esposo Carlos Rodríguez, quien recibió el reconocimiento en su nombre, Loría reflexiona sobre su andar en el feminismo y hace un llamado a sus compañeras feministas a seguir luchando por sus sueños, por sus ideales.

Se congratula por los pequeños grandes avances recientes como la despenalización del aborto en el DF, la paridad y las leyes de Igualdad y la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, pero insiste en no bajar la guardia.

Agradecida del reconocimiento, Loría refiere que “ahora más que nunca entiende el significado de utopía porque es la mejor forma de mantener viva la esperanza y seguir siempre luchando hasta que las fuerzas nos alcancen”.

08/LGL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más