Inicio Para evitar más tragedias, urge que se legisle por la infancia

Para evitar más tragedias, urge que se legisle por la infancia

Por Redaccion

A casi 20 años de que México firmó la Convención sobre los derechos del niño, que es parte de nuestra legislación, no existe en el país una cultura de protección a la niñez en general, en particular hacia los más pequeños, no hemos aprendido ni asimilado lo que significa el interés superior del niño, afirma la abogada Josefina Rodríguez Corona, especialista en violencia familiar y hacia la niñez y presidenta de Niñez Siglo XXI, AC.

Afirma lo anterior, a raíz de la muerte de cuarenta y cuatro menores de edad en un incendio ocurrido la semana pasada en una guardería subrogada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a particulares.

Sin embargo, afirma la experta, la pérdida de la vida de las y los niños no debe paralizarnos. Hemos de cuestionar por qué sucedió y preguntarnos si ante la apatía, la pereza y la no intervención para cambiar las normas que protegen los derechos de nuestros niñas y niñas, puede volver a suceder algo parecido.

Además de los presuntos abusos de poder, tráfico de influencias para conseguir permisos y de corrupción para pasar los estudios de seguridad, señala la abogada, está la enorme facilidad que existe en México para abrir una guardería o una casa hogar para niñas y niños, más fácil, incluso, que abrir un expendio para la venta de bebidas alcohólicas.

Rodríguez Corona, asesora en el Congreso de Nuevo León y autora de varias publicaciones, señala que la inopia está más allá de la ignorancia y eso es lo que existe en nuestro país, esto es, escasez de información y escasez de personas que coadyuven con las diversas instancias en la protección de los derechos de niñas y niños.

Además, agrega, reconocemos la desinformación sobre el interés superior del niño, con la actitud de los líderes de todos los niveles y sectores de la sociedad, a quienes sólo les interesa el bienestar de sus hijas e hijos, olvidando a todos los demás niños y niñas.

A veinte años de la Convención nuestra sociedad no ha evolucionado, por eso no progresamos, sentencia. La falta de un marco jurídico y normatividad integral para regular la prestación de servicios a la niñez, especialmente de aquéllos que ofrecen cuidado diario y permanencia por horas, días, semanas, meses o años; con el riesgo de que niñas y niños caigan en manos negligentes o que sus cuidadores incurran en maltrato, abuso sexual, pornografía o explotación sexual comercial infantil, como ya ha sucedido en diferentes lugares del país.

Actualmente, recuerda, a nivel federal solo hay una Norma Oficial de Salud NOM-167-SSAI-1997, para la prestación de servicios de asistencia social para menores y adultos mayores, publicado en el Diario Oficial de la Federación del 19 de noviembre de 1999, siendo la Secretaría de Salud en cada entidad la responsable de vigilar su cumplimiento y ninguna otra que norme, entre otros, el perfil de quienes laboran en ellos y la calidad de los servicios, como existe en otros países.

Relacionado con lo anterior, indica la abogada experta en infancia, un medio de comunicación impreso que se distribuye en esta ciudad difundió un nota en la cual María Eugenia Fragoso, de la Dirección General de Calidad y Educación en Salud, sin precisar si labora en la Secretaría de Salud Federal o en la de Sonora, declaró que la Norma Oficial citada en el párrafo anterior no está vigente, pues se encuentra en proceso de modificación, “lo cual de ser cierto es muy grave, ya que existe un vacío total en la legislación y normatividad federal, en materia de guarderías, casas hogar de niños y personas de edad avanzada”.

PRESTADORES PROFESONALES

Desde hace varios años, en los tres órdenes de gobierno, resulta una práctica concesionar la prestación de los servicios a la comunidad, generalmente con el fin de evitar una carga laboral y económica a la administración de que se trate, afirma Rodríguez Corona. En el Gobierno federal, los estatales y municipales hay quienes piensan indebidamente que al concesionar un servicio público los prestadores de servicio son los únicos responsables ante los usuarios de la comunidad.

Existen ciertos tipos de servicios públicos y privados que únicamente personas profesionales pueden prestarlos, entendiendo como tales quienes estén capacitadas o entrenadas y, además, que tengan experiencia en el ramo, como es el caso de la atención y el cuidado de recién nacidos y menores de tres años de edad, considerada la primera infancia de la niñez.

Como bien sabemos, detalla la abogada, esta labor la hacían antes nuestras madres, abuelas, hermanas mayores o tías, costumbre que se ha modificado debido a que las mujeres, por la crisis económica que nos aqueja, salen a trabajar y se ven obligadas a dejar a sus hijas e hijos al cuidado de terceros, en muchos de los casos, guarderías, recibiendo a cambio un pago por ello.

Ante los hechos, sentencia, los servicios de atención a niñas y niños ya no pueden ser prestados por voluntarias o voluntarios, de quienes no dudamos su buena intención y disposición para hacerlo, pero debemos entender que las necesidades de la niñez de hoy son diferentes a las de hace 20 años.

ERROR COMPROBADO

“En México hemos tenido experiencias de todo tipo en la operación de guarderías; una de ellas llamadas Casas de Cuidado Diario manejado por el voluntariado del Sistema DIF nacional durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, que fue cancelada por sus resultados”, recuerda la abogada.

“Su esquema era muy similar al actual que utiliza la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), en el cual se habilitan casas habitacionales y se capacita a amas de casa para atender a niñas y niños pequeños, en espacios donde casi siempre conviven con la familia de la responsable de la estancia, enfrentando iguales riesgos que los que hay en una guardería”.

Frente a la tragedia de Sonora, afirma la abogada, es momento de exigir al Gobierno que convoque con carácter de urgente a todos los sectores de la sociedad para crear y establecer un sistema jurídico y normativo integral para la protección de la niñez que está bajo el cuidado de terceros a cambio de un pago; hacerlo, será la única forma de garantizar que no vuelva a suceder otra tragedia como la de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora.

Enseguida, hemos de exigir a la autoridad correspondiente el cumplimiento de la normatividad. No como sucede hoy, que se requiere recurrir a otras disposiciones administrativas tales como las sanitarias o de protección civil para justificar la apertura y operación de una guardería o de una casa hogar como CAIFAC en Nuevo León.

La experta exhorta por ello a todas las mujeres y todos lo hombres en este país, “a quienes nos ha consternado la trágica muerte de estas niñas y niños y a quienes siempre nos ha interesado y ocupado la protección de los derechos de nuestra niñez, a unirnos para exigir a los integrantes de la próxima Legislatura Federal trabajen y aprueben un sistema jurídico integral de protección integral de la niñez, con carácter prioritario y urgente en su primer periodo legislativo.

09/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content