Inicio Pasa de noche el ocho de marzo para nahuas de Veracruz

Pasa de noche el ocho de marzo para nahuas de Veracruz

Por Guadalupe Fuentes Barco

El día instituido por la Organización de Naciones Unidas como Día Internacional de la mujer pasa desapercibido entre las indígenas nahuas que viven con un retraso de más de treinta años en este municipio, ubicado a tres mil metros sobre el nivel del mar.

Entre la neblina que envuelve a los montes como una gasa, está sentada, en su rostro no hay sumisión, desesperanza o conformismo, es la “mujer” de Antonio Romero salas, amamanta a su hijo mientras su marido trabaja en el horno de carbón.

Olivia Tzentzohua Sánchez tiene 34 años, es una indígena nahua de la congregación de Pixcautla, en este municipio la mayoría son bonitas, es de piel apiñonada, de mejillas encendidas por el frío de la montaña, de ojos grandes oscuros y a su cabeza la adornan las trenzas.

Viste como muchas de Tlaquilpa el enredo de dos colores, café y blanco a rayas, es el único municipio donde no se usa negro, sus pies tienen huaraches de plástico y lo blanco de la blusa contrasta con lo rojo de sus aretes, tiene un suéter negro para protegerse del frío.

Para ella el ocho de marzo es un día cualquiera, transcurrirá como los otros 364 del año, entre sus labores del hogar y las del campo. Olivia ayuda a su esposo, antes de la siembra, en la preparación del “Xochitlalis”, en este ritual se ofrecerá un tributo a la tierra para que de sus frutos.

La siembra se inicia con un gran comida de gallinas gordas preparadas por ella de atole de maíz y “Kuanextli” (ceniza), reunidos con sus amigos pedirá a Ehecatl (viento) y Tlalokantame (dioses del centro de la tierra) por las cosechas.

SEMBRANDO ESPERANZAS

Ella ayudará a su esposo a depositar la semilla capeada con resina de ocote y ceniza (para que los pájaros no la saquen) a depositarla en la tierra y que nazca.

Y mientras la milpa crece, Olivia llevará el “itacate” a su marido, se levantará temprano para moler el maíz en metate y preparará frijol nuevo y chile, agua, pulque o café, cuidará a sus animales y atenderá a sus hijos; que son cuatro.

Durante la época de “Xopa” (aguaceros) en que el hombre va a buscar trabajo a otros lugares, la mujer es cabeza de familia y atiende las necesidades de sus hijos.

Cuando llega la época de “Pixca”, el marido regresa y todo es fiesta, entonces, ella preparará en su comal de barro totopos dulces, elotlaxcales tortillas de “maíz camahua” maíz fresco.

En tanto que los hombres cortan la mazorca y seleccionan lo que habrá de ser semilla, las mujeres le ayudarán a ella en una actividad recíproca llamada “Kopa” ya que ella les ayudará después.

Las matas con dos o más mazorca se cortarán a media caña para ponerlas en un sitio especial y amarrarlas en dos rollos, uno representa la flor siete (hombre) y otro a la viuda (mujer).

Un huehuechi (anciano) elaboró collares de flores “Xochikostacatl”, poco después en el área de cultivo se reunirán todos para rezar una oración y pedir a la tierra, viento, agua y rayo.

También al “Gran Padre” y “Madre” que son los atados de mazorca que tienen la obligación de hacer rendir los granos de todo el año y ahuyentar al hambre y la escasez, por eso, Olivia quemará incienso y “xoluche” (copal) y los músicos tradicionales tocarán sus más bellas melodías.

En este municipio el 80% de las mujeres son jóvenes, Olivia pertenece a una nueva generación, aunque guarda un gran respeto por su marido y su suegra, quiere una vida diferente para sus hijos.

TELAR, METATE Y ESCUELA PARA LAS NIÑAS

Ella menciona que la mayoría de las mujeres no iban a la escuela, estaban lejos de ese municipio y las comunidades, pero sus hijas, aunque han aprendido a moler el metate y a tejer en telar de cintura van a la escuela.

No desea conocer más de sus costumbres nahuas, quiere aprender más el español (el 1% de las mujeres lo hablan), para entender qué dice el gobierno y cómo va a trabajar con los indígenas.

Tlaquilpa es un municipio de vocación forestal en el que la mayoría de sus habitantes se dedica a la forestería y a la elaboración de carbón vegetal, tiene 6 mil habitantes, el 50% son mujeres.

Este municipio ya fue gobernado por una alcaldesa, Ignacia García López, actual diputada local por el Partido Revolucionario Institucional.

En muchas comunidades se carecen de los servicios más indispensables como son: agua potable, (la acarrean desde los nacimientos), electrificación y caminos. Algunas de las comunidades que tienen son: Pixcuautla, la Monera, Tepepa, Quetzaltototl, Loma de Xocoapa y Ocotitla.

Aquí la “Tenan” o “Zihuatl” (mujer) sigue vistiendo su traje tradicional, habla nahuatl, no se le permite saludar a extraños, es sumamente religiosa, le eligen al marido con el que ha de casarse, es laboriosa y respetuosa con sus mayores y su esposo.

En esta comunidad las mujeres trabajan y los hombres venden, ha sido así por muchos años, las mujeres están acostumbradas y así les enseñan a sus hijas.

Es un lugar seco aunque en algunos sitios de la comunidad por horas pueden acarrear agua del tanque de almacenamiento, cuando ésta escasea Olivia tiene que buscarla para cocinar y para sus más elementales necesidades.

Olivia nunca ha pensado en aprender a leer y escribir aunque sus hijos si van a la escuela, las niñas más grandecitas están abandonando su vestimenta típica y usan vestidos de colores chillantes y huaraches de hule.

No saben que el miércoles es el Día Internacional de la Mujer, ni qué significado tiene, ella sólo sabe en qué mes sembrar las habas, el frijol y el garbanzo, echar tortillas calientes y elaborar sus ollas y comales.

Para ella los días más hermosos son cuando cae la lluvia fresca sobre los sembrados, cuando hay agua en el río para lavar la ropa y cuando sus aves y cerdos tienen nuevas crías.

Ve crecer a sus hijos, y guarda dinero para estrenar en las fiestas de Semana Santa y el Día de Muertos.

Sin importancia alguna transcurrirán en lo alto de la montaña de la sierra náhuatl “el Día Internacional de la Mujer”, para las indígenas que continúan viviendo como hace 30 años, sin luz, aparatos eléctricos, ni las comodidades de la civilización.

GFB/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más