Inicio Pedimos servicio materno de calidad y buen trato en hospitales

Pedimos servicio materno de calidad y buen trato en hospitales

Por Sandra Torres Pastrana, enviada

Las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), que trabajamos con mujeres, exigimos un buen trato en los Centros de Salud y Hospitales, hace diez años no podíamos pedirlo porque en ese tiempo trabajamos para que las mujeres bajaran de sus comunidades a buscar atención, hoy que ya lo logramos, pedimos un servicio de calidad y buen trato hacia las mujeres.

Así lo manifiesta, Hermelinda Tiburcio Cayetano, representante de Kinal Antzetik en el estado de Guerrero, donde lleva más de diez años trabajando por la salud de las mujeres guerrerenses y que hoy su trabajo se centra en la prevención de muerte materna, en comunidades de la Costa como Tlacoachistlahuacan, Xochistlahuaca, Ometepec, Igualapa, entre otras.

En el contexto del día internacional para la Eliminación de la violencia contra las Mujeres, presentamos el primero de seis testimonios de mujeres que han vivido y viven violencia institucional en esta zona del país.

La violencia institucional, de acuerdo a la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de Guerrero, son los actos u omisiones de servidores públicos que discriminan o tienden como fin dilatar, obstaculizar o impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres.

En los hospitales y centros de salud de Guerrero, particularmente en el hospital de Ometepec, esta violencia se da a diario por parte de personal médico y administrativo donde la negligencia médica, el maltrato a las embarazadas y la discriminación son la constante.

En esta entrega hablaremos del trabajo de las mujeres encargadas de realizar toda la gestión para que las mujeres embarazadas de su comunidad tengan opciones concretas y puedan tener sus bebés sin ninguna complicación.

LA GESTIÓN

Hermelinda Cayetano relata que las promotoras comunitarias son las encargadas de hacer toda la gestión para que las mujeres embarazadas tengan opciones concretas y puedan tener a sus bebés sin complicaciones.

Las promotoras van con el comisario, con los esposos, para que dejen a sus mujeres ir a algún hospital, dan seguimiento al transporte o muchas veces tienen que convencer a la mujer, ya que a veces dicen “yo no voy al hospital, mi abuela se alivió aquí en la comunidad, mi mamá también, entonces no creo que me pase algo”.

El trabajo de las promotoras es de cabildeo desde la comunidad para trasladar a las mujeres a un hospital y que reciban una buena atención, asegura.

Actualmente tienen dos redes, una está conformada por 82 parteras y promotoras comunitarias de la costa, y en la otra red son alrededor de 80, pero tenemos a 62 promotoras permanentes. En 2007 formaron 33, en 2008, 55, en 2009, 60 y ahora en 2010 llevamos 62, indicó.

Hermelinda precisa que el apoyo del gobierno ha sido difícil, “en la Secretaría de Salud existen varios programas, pero en cuanto a la prevención de muerte materna, ha sido muy difícil el apoyo, sólo cuando fallece una mujer suben dos o tres carros para investigar, pero sólo molestan a la familia y dicen que fue porque el esposo no la dejó ir al hospital o que fue porque la partera no atendió bien.

Para la representante de Kinal, hace falta calidad en la atención, no es tanto el presupuesto que pongan, sino el trato humano que le den a la mujer: una mujer acude al Centro de Salud o a un Hospital y la maltratan y ofenden cuando les dicen “si estuviste para hacerlo ahora aguanta el dolor”.

Por esta razón, nosotros como organizaciones de la sociedad civil sabemos que ya vienen las metas del milenio, entre las que se encuentra la disminución de muerte materna, hoy nosotras estamos seguras que México tendrá que decir que esa meta no se pudo cumplir.

Por ejemplo en Kinal tenemos documentados, tres casos de muerte materna este año, uno en Zacualpa otro en San Luis Acatlán, Pueblo Hidalgo y otro en la montaña, casos que desde Kinal hemos opinado que no estamos de acuerdo.

Creo que hay cosas que se tienen que prevenir, nosotros como Kinal lo que hemos implementado es dar capacitación a las parteras y a las promotoras comunitarias para que antes que una mujer se embarace sean atendidas, manifestó.

El pasado 2009 le dimos seguimiento a 597 mujeres en la costa, puntualmente las atendimos desde el primer o segundo mes de embarazo, hasta el término de la cuarentena, esto nos ha servido para demostrarle a las instituciones de salud que sí se puede dar seguimiento, además permitió que desde la Secretaría de la Mujer se reconozca que donde hay una promotora comunitaria no hay muerta materna.

Para Hermelinda, lo que no ha funcionado son las personas que atienden, la existencia de sindicatos y la burocracia. Planteó que cuando esta situación cambie, ese día el gobierno podrá decir que tiene voluntad política, “no cuesta nada dar un buen trato, no se gasta dinero, no cuesta, sólo se necesita concientizar al personal porque tratan con seres humanos”.

10/STP/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content