Inicio Pena máxima a pederastas

Pena máxima a pederastas

Por Marta Guerrero González

Los ataques en contra de menores de edad no son exclusivos de Florida, de países pobres o industrializados. Por lamentable que nos parezca, existen en todo el mundo. La pequeña Carlie Brucia de 11 años fue raptada frente a las cámaras de televisión de un autobaño en Florida (por un supuesto mecánico), y a la semana se encontró su cadáver.

Por eso la denuncia en contra del pederasta Succar Kuri es de extrema importancia. México tiene 60 días para solicitar su repatriación, pues fue detenido en Arizona después de sumar los testimonios de seis niños y niñas que señalan al hombre de 59 años como su agresor.

Abusaba de ellos y los filmaba. En muchos videos él participaba con varios menores de entre 11 y 14 años de edad, a los que obligaba y vejaba. La distribución se hacía por internet.

En las Villas Solymar en Cancún se encontró suficiente material; la videocámara, las cintas en la caja fuerte y la computadora personal con archivos pornográficos llamados “Jhonny”.

La primera denunciante después de siete años decidió poner fin, pues Kuri quería hacerle lo mismo con la hermana de 12 años. El tipo las enganchaba con el cuento de invitarlas a disfrutar de la piscina de su casa para luego violarlas y bajo amenazas retenerlas para su negocio de pornografía infantil.

Se estima que en nuestro país más de 16 mil menores son explotados sexualmente con graves consecuencias físicas, daños psicológicos y profundos traumas que tienen que ver con la vergüenza, culpa, baja autoestima y, desde luego, enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el Sida.

Los datos escalofriantes que aporta el subprocurador de la PGR, Gilberto Higuera, es que 80 por ciento de los menores involucrados en la prostitución infantil en América Latina ha sufrido abuso sexual en sus propios hogares.

El Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Chetumal ha atendido a 13 niñas víctimas del empresario libanés Surcar Kuri, quién es prófugo de la justicia desde el 29 de octubre de 2003. El tipo es el cabecilla de una red de prostitución infantil, corrupción de menores y tráfico de niños.

En casos como éste, uno siempre piensa en la pena de muerte, aunque no exista, se tengan puntos en contra o no sea un ejemplar castigo. Pongo en el lugar de esos indefensos niños a mis hijos, a mi nieto, a cualquier persona con rostro, y sigo pensando en la pena de muerte. Lo mismo va para el renegado de Michael Jackson.

*Presidenta de la Asociación de Mujeres Periodistas Communica.

04/MG/ GBG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content