Inicio Penalizar el aborto no significa que su práctica disminuirá

Penalizar el aborto no significa que su práctica disminuirá

Por la redacción

Mientras en 2008 se realizaron seis millones de abortos en países desarrollados, la cifra se sextuplicó para los países en desarrollo, al presentar 38 millones, el 98 por ciento de éstos se realizaron en condiciones inseguras, lo que es resultado del estancamiento en el uso de anticoncepción y en la prohibición del aborto en prácticamente la mayoría de los países latinoamericanos.

Lo anterior fue el resultado de un estudio realizado por el Instituto de investigación Alan Guttmacher y la Organización Mundial de la Salud (OMS) titulado “Aborto inducido: incidencia y tendencias mundiales de 1995 a 2008”.

El análisis alerta que hay un estancamiento en la disminución de abortos inducidos lo que tiene que ver, señala, con una desaceleración en el uso de métodos anticonceptivos en el mundo.

Sin embargo existe una disparidad entre países desarrollados y en desarrollo pues mientras los primeros presentan tasas de aborto de 17 por cada mil mujeres, para los segundos se ubicó en 29 por cada mil mujeres.

Lo anterior, sostiene la investigación, tiene que ver con que en la mayoría de los países desarrollados tienen marcos legales permisivos para que las mujeres interrumpan un embarazo, no así con los países en desarrollo, como los latinoamericanos, donde su práctica se prohíbe en la mayoría de los países.

Un problema derivado de los embarazos inducidos que en su mayoría son inseguros, es la muerte materna o la morbilidad.

De acuerdo con el Guttmacher, en el mundo, el aborto inseguro produjo una tasa de mortalidad 350 veces más alta (220 muertes por cada mil procedimientos) que la que se produjo en Estados Unidos por abortos legales inducidos que fue de 0.6 por cada mil procedimientos.

Según lo encontrado en el estudio, hasta 2005 8.5 millones de mujeres sufrieron complicaciones por abortos que requirieron tratamiento médico, de ellas 3 millones no recibieron la atención necesaria.

PENALIZACIÓN NO SIGNIFICA MENOS ABORTO

Gilda Sedgh, autora de uno de los artículos del estudio, argumentó que las leyes altamente restrictivas del aborto no se traducen en la disminución de su práctica, por el contrario, contribuyen a incrementar la muerte materna, pues la mayoría de las mujeres se ven obligadas a recurrir a un procedimiento inseguro que pone en riesgo su salud.

Richard Horton, editor de la revista digital The Lancet ? donde fue publicado el artículo- indicó que “condenar, estigmatizar y criminalizar el aborto” son estrategias fallidas para detener la práctica del aborto inseguro, pues el aborto bajo estas circunstancias causa la muerte de 220 mujeres por cada cien mil procedimientos.

De acuerdo con la investigación el 13 por ciento de todas las muertes maternas son derivadas de complicaciones por un aborto inseguro, la mayoría de estas muertes, ocurrieron en África y América Latina, regiones en donde el aborto está altamente prohibido.

En algunos países de África y América Latina, regiones en donde el aborto es ilegal bajo la mayoría de las circunstancias, las tasas de aborto inducido son de 29 y 32 abortos por cada 1,000 mujeres, respectivamente. Mientras que en los países de Europa Occidental en donde el aborto generalmente se permite bajo causas amplias y se tiene un acceso más amplio a métodos anticonceptivos, la tasa es de 12.

12/AZM/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content