Inicio » Perla Bustamante, medallista paralímpica, lección de esperanza

Perla Bustamante, medallista paralímpica, lección de esperanza

Había una vez una joven ama de casa, madre y empresaria para quien, como toda cabeza de familia, era primordial dar lo mejor a su hija Denisse y a su hijo Alejandro.

Un día planearon, con los ahorros de un año, unas vacaciones a la playa, pero nunca imaginaron que en un lugar de diversión, sol, arena y mar pudieran ocurrir cosas terribles.

Su primera mañana de vacaciones, se levantaron emocionados porque irían de paseo por la costa en un yate: compartirían en familia, disfrutarían de los amigos y aprovecharían el día al máximo.

Sin embargo, en la mitad del paseo, la joven madre, quien siempre había practicado deporte y era excelente nadadora, pidió permiso a la tripulación del yate para nadar hacia la orilla de la playa.

Nada podía pasar, estaban de vacaciones. Denisse y Alejandro observaban con orgullo a su madre, como siempre, atlética, fuerte y decidida.

En el trayecto de 300 metros hacia la playa, una lancha se aproximó a toda velocidad hacia el yate para transportar al resto de los turistas a la orilla. En el camino embistió a la nadadora, golpeándola y desprendiendo parte de su pierna. Una mancha roja de sangre tiñó el mar. Nadie sabía qué estaba pasando.

Incluso la joven madre, sola, en medio del mar, veía todo confuso. Después de que logró salir a la superficie, se dio cuenta que una lancha la había golpeado y casi le había desprendido su pierna izquierda.

Cuando el mismo lanchero que la atropelló pudo sacarla del mar y ponerla a bordo, se dio cuenta que algo muy malo estaba pasando. Se le estaba yendo la vida. Pensó en sus hijos, en su vida, en si había hecho algo mal por lo que tenía que pagar.

En ese mismo momento ?relata– apareció un ángel a quien se aferró y le pidió con toda su alma y corazón que no la dejara morir. Él cumplió. Después de una hora de trayecto al hospital, de dolores, desangrada, la dejó en manos de otro ángel, era el doctor correcto con quien tenía que llegar y que le salvó la vida.

Su pierna todavía corría peligro. Operaciones, injertos, trasplantes y transfusiones de sangre durante un mes. La joven madre estaba perdiendo parte de su cuerpo, pero jamás la esperanza de continuar. Sus hijos eran su motivo.

OTRA VEZ, EL PELIGRO

Al final de este periodo, nuevamente su vida se puso en peligro. ¿Sería que Dios seguía poniéndola a prueba? El injerto de vena colocado en su pierna no funcionó. Una noche se desangró completamente y otro ángel llegó a rescatarla. Ella no entendía. Estaban poniendo a prueba su fortaleza, sus deseos de vivir.

Fue un proceso largo, pero lleno de emociones. Cada día en el hospital su familia y sus amigos no la dejaban sola. Sabía que tenía muchos motivos para continuar.

Cuando los médicos le dijeron que tenían que amputar su pierna, ella entendió que era momento de estar sola, que todos los mensajes que había recibido tenía que aprovecharlos.

La sensación no se puede describir. Encontró paz, sabía que su vida estaba cambiando. Pero esa transformación se dio cuando en sus oraciones pidió fortaleza y sabiduría para saber cómo iba a dirigir su vida. No tenía miedo, sabía que todo iba a estar bien.

El 17 de agosto de 1999 los médicos realizaron la operación y amputaron su pierna. Ella había vuelto a nacer, con fuerza, esperanza, dispuesta a disfrutar cada día de su vida, como aquellas vacaciones en que sufrió el accidente. Era el día de su cumpleaños.

Así, a manera de cuento, la medallista paralímpica Perla Bustamante Corona narró su vida durante la graduación de los 14 integrantes de la Coordinadora de Desarrollo Laboral (Codela).

La destacada deportista es la madrina de la primera generación de personas con discapacidad motriz y auditiva que se capacitaron en multimedia para conseguir trabajo y ser productivos.

La juarense terminó el cuento en primera persona: Ese día me convertí en una persona con discapacidad física. Mi familia quería protegerme. No sabían qué hacer. Lo más importante era cómo me veía yo.

“Sabía que tenía que trabajar y aprender. Así lo hice. Sabía que tenía que cumplir con mi compromiso. Pedí vivir y tenía que vivir plenamente, aprovechar la vida al máximo”.

Tenía que buscar la forma de convertir mi discapacidad en capacidad, relata. Tenía un compromiso que cumplir. Hubo muchos ángeles alrededor y yo hice el compromiso de salir adelante.

Todos tenemos que ser congruentes entre lo que decimos y lo que hacemos. Debemos convertirnos en cumplidores de promesas. Primero para nosotros y después para los demás. Cada promesa cumplida da diferentes satisfacciones, sentencia la atleta.

Me dediqué a investigar todo sobre amputaciones y prótesis. Quería continuar siendo la misma Perla de siempre. Sabía que tenía que trabajar arduamente. Más que antes. El doble de antes, se dijo.

Perla se dirigió a las y los graduados: “Ustedes también tienen muchos ángeles a su alrededor que les han tendido la mano. Los invito a no fallarles, los invito a cumplir cada promesa que hagan”.

Antes, los integrantes de Codela presentaron una emotiva biografía de Perla Bustamante Corona en un video de 20 minutos, donde aparecen editadas 700 fotos y once entrevistas, musicalizada con canciones de Serrat.

El video hizo llorar a la medallista paralímpica, campeona prácticamente en todas las competencias de salto, bala y cien metros a nivel nacional e internacional durante los últimos cinco años.

La ceremonia de graduación se llevó a cabo en el Club de Leones de esta ciudad. La encabezaron Leopoldo González Baeza, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, y Eugenio Méndez Mercado, presidente de Codela.

En representación del gobernador asistió Carlos Carrera Robles, secretario de Desarrollo Social, y Olivia Franco, secretaria técnica de la Presidencia Municipal, en representación del alcalde.

También estuvieron Pedro Domínguez, coordinador del Programa de Apoyo a Grupos Vulnerables y Giovani Martha, subdirector de Atención Ciudadana.

CODELA

Emocionados, 14 graduandos, siete en sillas de ruedas, uno con muletas, una con bastón y cuatro sordos, así como diez familiares, recibieron sus diplomas que los acreditan como especialistas en multimedia.

Durante siete meses asistieron a un curso de capacitación que impartieron varios maestros de la Mediateca Municipal, donde aprendieron a digitalizar archivos y a realizar videos.

La discapacidad no tiene que ser un impedimento para que las personas trabajen y así lo demuestra Codela, proyecto que nace con el objetivo de integrar a la fuerza laboral a gente que ha batallado para salir adelante, describió González Baeza.

El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos dijo que promovió este programa, convencido que con capacitación cualquier persona, por más limitaciones físicas que tenga, puede ser productiva.

Llamó a las instituciones públicas de todos los niveles a apoyar el proyecto, a hacer alianzas estratégicas para que este programa se multiplique.

En su discurso, Carrera Robles aplaudió el desarrollo de la sociedad civil organizada y se comprometió a apoyar el proyecto. Ha sido una mañana espléndida, con lecciones de esperanza que le dan motivos a uno para valorar la vida en su verdadera dimensión, expresó el funcionario al indicar que el trabajo que hacen los chihuahuenses de manera voluntaria es el que construye el verdadero tejido social.

Aseguró que el Gobierno estatal hace un gran esfuerzo para empoderar a la sociedad, por eso proyectos como el de Codela merecen todo el apoyo.

También Giovani Martha se comprometió a respaldar el proyecto desde la Presidencia Municipal.

María Elena Ayala, creadora del programa, informó que para elaborar el proyecto hicieron un estudio de mercado, con el objetivo de enseñar a los integrantes de Codela un oficio que tiene demanda.

Confieso que esta tarea ha sido la más hermosa encomienda que he recibido en toda mi vida profesional porque me permitió servir de instrumento para que muchas personas como usted y como yo encuentren en el trabajo diario una razón más para amar la vida y sus desafíos, dijo la asesora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

El presidente de Codela anunció que pronto recibirán en comodato un local donde los integrantes podrán trabajar.

Eugenio Méndez Mercado exhortó a la población chihuahuense a contratar el servicio de este grupo de personas con capacidades diferentes que hace su mejor esfuerzo para insertarse a la fuerza labor.

07/DV/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: