Inicio Persiste la discriminación educativa, advierte UNICEF

Persiste la discriminación educativa, advierte UNICEF

Por Román González

La persistente discriminación en materia de género y la incapacidad para reconocer como un derecho humano la educación, hace que 121 millones de menores no acudan a la escuela en el mundo, de los cuales 65 millones son niñas, advirtió hoy el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En el informe Estado Mundial de la Infancia de 2004, presentado hoy en la sede de la Secretaría de Educación Pública (SEP), se afirma que aunque los menores de los sectores más pobres suelen carecer de una educación, la pobreza afecta sobre todo a las niñas, que por ello confrontan un doble riesgo, debido a su condición de mujer y su situación de pobreza.

Hace un año UNICEF inició una Campaña de Educación de las Niñas denominada “25 para 2005”, cuya meta es eliminar la desigualdad en materia de género en la educación primaria y secundaria.

El contenido del estudio critica que las teorías, las políticas y las prácticas relativas al desarrollo han estado marcadas por la discriminación en materia de género, pues la educación universal ha sido considerada como un lujo en lugar de un derecho humano; que los programas de desarrollo económico se han concentrado en el rendimiento económico en lugar del bienestar de los seres humanos.

“No hay duda de que resulta catastrófico que cualquier niño o niña carezca de educación. Pero el costo es incluso mayor para las niñas, porque se trata de un costo que no solamente lo pagan ellan, sino también su familia, su sociedad y su país”, revela el organismo mundial.

De ello, se afirma que las niñas corren más riesgos que los niños a causa del VIH/Sida, la explotación sexual y la trata de menores de edad. Además, ellas son más vulnerables a la pobreza y el hambre.

LAS NIÑAS PRIMERO

El Estado Mundial de la Infancia de 2004 está dedicado a la educación de las niñas, uno de los temas más importantes que deben resolver los organismos dedicados al desarrollo. Se menciona que las niñas son el tema principal porque son ellas quienes suelen quedarse a la zaga.

Para UNICEF alcanzar la educación universal primaria, la igualdad de género y la habilitación de la mujer son fundamentales para erradicar la pobreza extrema y el hambre. “Cada año de escolarización que una niña termina es un paso adelante a favor de la eliminación de la pobreza”.

A futuro, dice el informe, si las niñas que han recibido una educación pasan a ser madres, será mucho más probable que envíen a sus hijos a la escuela, y que de este modo transmitan y multipliquen los bienes y ventajas que les benefician tanto a ellas como a la sociedad.

Además, las consecuencias de la educación de la madre sobre la salud, y la nutrición de sus hijos son tan considerables que por cada año adicional de educación de la madre se reduce la tasa de mortalidad de menores de cinco años entre un cinco y 10 por ciento.

También las mujeres que han ido a la escuela son menos proclives a fallecer durante el parto. Las consecuencias de la escolarización sobre la reducción del número de nacimientos supone que de cada mil mujeres, un año más de educación evita la muerte de dos madres.

El informe dice que mientras las tasas de matriculación en América Latina y el Caribe están cerca de las de los países industrializados, con un 94 por ciento de niños y un 97 por ciento de niñas, otras regiones se quedan muy atrás.

De ello, Asia occidental y meridional tienen una tasa del 74 por ciento, mientras que en África subsahariana se hunde en un 59 por ciento.

También, una vez más, las estadísticas más preocupantes provienen de estas tres regiones, donde el 84 por ciento de todas las niñas sin escuela en el mundo viven ahí.

A nivel mundial, la tasa de terminación de estudios entre las niñas sigue estando por detrás de la de los niños: un 76 por ciento contra un 85 por ciento. En consecuencia, hay más millones de niñas que abandonan la escuela más que los niños.

UNICEF exhorta de manera urgente a los dirigentes de todos los niveles de la sociedad a que consideren, entre otras cosas, la educación de las niñas como un elemento esencial de las tareas del desarrollo y a que integren las políticas de educación en los planes nacionales para reducción de pobreza.

03/RGL/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más