Inicio » Perspectiva de género necesaria para que educación sea eficaz

Perspectiva de género necesaria para que educación sea eficaz

Por Sonia Gerth
abortoANDAR_guadalupeCabanas

La educación sexual en las escuelas se debe abordar desde una perspectiva de género en todos los ejes. Sólo así se pueden lograr los objetivos de desarrollo sostenibles, sostiene la ONU en su renovada “Guía técnica internacional sobre educación sexual”, publicada a inicios de este mes.

La guía fue escrita para las autoridades de salud y educación en países de todo el mundo con el objetivo de desarrollar currículos sobre sexualidad para las escuelas y programas para educar a la niñez fuera de las aulas. Las autoras y autores resaltaron que el programa se puede adaptar al contexto local, tomando en cuenta valores y creencias de la población, pero siempre basándose en evidencias científicas.

Algunas de las temáticas donde las y los autores sugieren nuevas aproximaciones son la menstruación, el aborto, y las relaciones responsables. “Incluir la perspectiva de género en todos los currículos de la educación sexual es integral para que tenga un efecto”, dice el documento. Los especialistas consideran que sólo de esta manera se protegerá a la juventud de las enfermedades de transmisión sexual, el embarazo no deseado y la violencia de género.

Constataron además que en la educación de muchos países se omiten los temas importantes de la educación sexual o se pone demasiado énfasis en las “mecánicas” de la reproducción en vez de enfocarse en conductas responsables y en relaciones igualitarias.

Uno de los ejemplos que presenta la guía es que al no discutir la menstruación, esto contribuye a que persistan actitudes sociales y culturales negativas hacia este tema de salud. En algunos países, por ejemplo, cuando las niñas menstrúan deben dormir o comer alejadas de su familia; y las escuelas no tienen baños que permiten privacidad para la higiene menstrual. Esto podría tener un efecto negativo en las niñas, que pueden sentir incomodidad con su cuerpo durante toda la vida.

En este tema la recomendación de la ONU fue estimular un discurso positivo sobre la menstruación y no estigmatizarla.

Las investigadoras e investigadores constataron que muchas maestras y maestros no se sienten bien platicando sobre temáticas relacionadas a la educación sexual y que muchas veces no existen programas de capacitación para mejorar la calidad de instrucción.

La consecuencia de una educación sexual y de relaciones de baja calidad, advirtieron, es que las y los jóvenes quedan vulnerables a relaciones sexuales perjudiciales y explotación sexual. De la misma manera, señalaron que varios estudios han demostrado que programas basados en la abstinencia sexual han sido ineficaces y perjudiciales en la salud reproductiva de las y los jóvenes.

Concluyeron que demasiadas jóvenes siguen recibiendo información inadecuada, incompleta, o llena de prejuicios, afectando su desarrollo físico, social y cultural. Uno de los ejes que más afecta a las jóvenes es la salud reproductiva.

Respecto al aborto, la guía destacó que si bien la tasa de fertilidad está bajando a nivel mundial, todavía se observan niveles altos de embarazos juveniles y las jóvenes menores de 19 años de edad aun mueren por complicaciones durante un embarazo prematuro. En muchos casos esto tiene que ver con que las jóvenes, ante restricciones legales, acuden a prácticas inseguras de aborto.

La guía menciona que “de ninguna manera, el aborto debería de tratarse como un método de planificación familiar” y por ello aborda el tema en en tres de las siete secciones que forman parte de la propuesta de currículo que elaboró la ONU.

Los objetivos son que jóvenes entre 15 y 18 años de edad sepan  cuáles son las leyes sobre el aborto en su país y cómo ésta legislación afecta sus derechos humanos; que adolescentes entre 12 y 15 años de edad sepan dónde buscar ayuda en caso de un embarazo no deseado; y que las y los estudiantes entre 15 y 18 años también estén conscientes de que un  aborto inseguro es un riesgo grave para la salud de mujeres y niñas.

En la antigua guía, una sola sección abordaba el tema del aborto. Es por eso que la organización IPAS, que promueve el acceso a servicios de salud, celebró la publicación de la guía actualizada. “Es significativa porque destaca nueva evidencia de que el tema del aborto debe ser incluido en los currículos para que alcancen máxima eficacia”, dijo la asesora en promoción y defensa de la organización, Cecilia Espinoza.

En México, organizaciones próvida y la Unión de Padres de Familia e instituciones como la iglesia se han pronunciado en contra de dar información sobre temáticas como el aborto en las escuelas.

18/SG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: