Inicio “Pese a violencia, las juarenses no pierden sus sueños”

“Pese a violencia, las juarenses no pierden sus sueños”

Por Amaia Aldamiz

/México, DF, 27 oct 11 (CIMAC).- “Viva la Vida. Los sueños en Ciudad Juárez” es una novela gráfica que se ha convertido en uno de los retratos más certeros de lo que pasa en esa localidad fronteriza, considerada la más peligrosa del mundo: feminicidio, maquiladoras, violencia del narcotráfico y la presencia del Ejército.

El punto de partida era simple: los dibujantes franceses Edmond Baudoin y Jean Marc Troubet viajaron en 2010 a Juárez y a cambio de retratos a mano, pedían a las y los habitantes que les contaran cuáles eran sus sueños, sus aspiraciones, a pesar de vivir en una urbe marcada por la muerte.

El resultado es la fascinante crónica de un viaje en el que tuvieron oportunidad de conocer a decenas de juarenses que les mostraron cómo conviven de manera cotidiana con la violencia y el miedo.

Jean Marc Troubet (Troubs), nacido en 1969 y uno de los artífices de este experimento, accede a conversar con Cimacnoticias y comparte sus impresiones y experiencias como un extranjero que quiso conocer y entender la situación de las mujeres en Ciudad Juárez.

Autor de otras novelas gráficas que nacieron de sus viajes por China, Australia o Madagascar, el dibujante estuvo en la recién concluida Feria del Libro del Zócalo y participó en un coloquio organizado por la Alianza Francesa.

FATALIDAD

Troubs comenta que la “Viva la Vida. Los sueños en Ciudad Juárez” se inspiró en el libro “2666” del escritor Roberto Bolaño, quien desde la ficción retrata la ola de asesinatos de mujeres en la urbe chihuahuense.

–¿Qué impresión te dejó tu experiencia en Juárez?
–La impresión general tal vez fue que antes de ir pensábamos que era algo así como el infierno por todas las muertes de mujeres y de hombres, la violencia… pero al llegar allí nos dimos cuenta de que hay vida, que la gente vive su vida, que hay personas que hacen cosas para tratar de salir de todo eso.

“Ambos (Edmond Baudoin y yo) habíamos viajado ya por el mundo separados. Yo estuve en África, en el suroeste, donde también hay problemas con la frontera, de violencia contra las mujeres… Tal vez lo que es particular de este caso es que hay como un sentimiento de fatalidad en la gente y eso es realmente duro”.

Troubs recuerda que –aunque pocos– hay quienes mantienen la esperanza: “Recuerdo que los sueños de los niños me resultaron más impresionantes. Una niña nos contó que su sueño era envejecer, ella quería llegar a ser grande”.

MUJERES DE LA MAQUILA

Para la elaboración de su libro, los dos dibujantes franceses se reunieron con trabajadoras de una maquiladora gracias a la amistad que tejieron con una de ellas: Elpidia.

El contacto se dio a través de Judith Torrea, reportera española que en 2010 obtuvo el Premio Ortega y Gasset de periodismo en Internet, por su blog “Ciudad Juárez, en la sombra del narcotráfico”.

“Judith conocía a unos universitarios, cuyo profesor, Ricardo, es el esposo de Elpidia. Así que nosotros encontramos un apartamento justo a su lado. Y poco a poco nos fuimos conociendo, nos fue contando la historia de su vida, y fuimos comprendiendo la dificultad de la situación”, relata Troubs.

MÁS EJÉRCITO, MÁS VIOLENCIA

/“No fue fácil entrar a la maquiladora, pero lo pudimos hacer gracias a que Elpidia habló con el jefe de personal. Justo el día anterior hubo varias muertes porque atacaron un camión que transportaba a las mujeres que trabajaban en esa maquiladora. Para nosotros fue un gran shock. Unas personas habían entrado en el bus y dispararon contra las mujeres. Las trabajadoras también estaban muy impactadas”, narra el caricaturista.

–¿Qué impresión les dio la presencia militar en Ciudad Juárez?
–Nos dio miedo. Es constante. Veíamos por todas partes militares con sus armas y no podíamos olvidar que la situación podía tornarse peligrosa.

“La mayor parte de la gente que encontramos nos dijo que esa presencia no hace más que aumentar la violencia. No es la mejor solución. Hace falta proteger, hacer que la justicia y democracia funcionen, proteger a los jueces, a los abogados… debería ser más importante.

“Creo que el problema es la impunidad. Habría que buscar y proteger a las personas incorruptibles y que la democracia regresase así. Porque creo que el gran problema es que, por ejemplo, las mujeres pueden ser asesinadas y nadie va a hacer nada. Es terrible”, lamenta.

Jean Marc Troubet considera que el mensaje de “Viva la vida” es que hay gente que todos los días lucha por la esperanza: “Hay que dejar de escuchar a los grandes medios de comunicación que nos dicen que es el fin del mundo, que no hay nada que hacer. Hay que detener el fatalismo. En Juárez hay gente que lucha y tenemos que ayudarles”.

El artista gráfico dice que regresará a México para visitar poblados donde la migración masculina rumbo a Estados Unidos provocó que las mujeres se quedaran solas.

11/AA/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content