Inicio Pide AI a Colombia, rehabilitar a supervivientes de violencia sexual

Pide AI a Colombia, rehabilitar a supervivientes de violencia sexual

Por Fabiola Calvo


En el marco de la reunión en Cartagena de Indias de la Coordinación y Cooperación Internacional para Colombia, más conocida como la Mesa de Donantes, que se realiza ahora, y previo a la visita oficial del presidente colombiano Álvaro Uribe a España, del 7 al 9, Amnistía Internacional (AI) difunde el informe “Cuerpos marcados crímenes silenciados”.

El organismo internacional que investigó durante 2003 y 2004 sobre la violencia sexual contra las mujeres en el marco del conflicto armado, quiere poner de relieve la impunidad que reina en Colombia para estos casos (y otros) y pide que la Unión Europea tenga una postura clara frente a la violación de los derechos humanos.

Desde los años 90, organizaciones de mujeres han denunciado violaciones, mutilaciones y variadas formas de violencia sexual, también en 2001, Radhika Coomaraswamy, relatora especial para Naciones Unidas sobre violencia contra la mujer con inclusión de causas y consecuencias, visitó Colombia en misión oficial y dejó registrado los abusos de que son objeto las mujeres.

Tales fueron los antecedentes que llevaron a AI a iniciar un trabajo de campo que le llevó directamente hasta las afectadas, a escuchar a organismos de Derechos Humanos y, a representantes del gobierno de Colombia, comentó en entrevista para Cimacnoticias, Giulia Tamayo, responsable del Departamento de Campañas e investigación.

Giulia Tamayo se desplazó a diferentes escenarios del conflicto armado colombiano y pudo comprobar, según sus palabras, el miedo que tanto paramilitares, ejército y guerrilla han logrado imprimir en la población. “Violar a una mujer frente a toda su comunidad es decirle a los hombres del bando contrario que no saben cuidar de sus mujeres”, dijo

“La violencia sexual es una estrategia de guerra puesto que cumple una función”, argumenta la defensora de los Derechos Humanos que recuerda como después de que los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) abandonaran la zona de despeje (gobierno de Pastrana), llegaron al territorio, el ejército y los paramilitares, ellos dejaron marcas en el rostro de las mujeres.

“Dejaron cortes en el rostro por sospechar de una relación afectiva, ser hermana, novia de algún guerrillero. Y en Medellín –segunda ciudad- marcaron con las letras AUC (Autodefensas Unidas de Colombia –paramilitares-). En esta misma ciudad y en Cartagena, si las chicas mostraban el ombligo las marcaban con ácido”, puntualiza la investigadora de AI.

Según Giulia, el paramilitarismo se consolida durante el gobierno del presidente Uribe. Ellos controlan recursos económicos, pueblos, mecanismos del estado, la calle…”

Para subrayar el miedo que se vive en este país latinoamericano comentó que los testimonios presentados a AI no habían sido denunciados ante una autoridad. “En el caso de la violencia sexual existe un silencio absoluto”.

La fiscalía no tiene ningún caso de investigación de violencia sexual contra las mujeres. No se persigue

Giulia Tamayo, tras la pregunta de Cimacnoticias sobre la similitud que encuentra entre el feminicidio en México y Guatemala con los casos que hoy denuncia AI sobre las mujeres en Colombia, puntualizó que “su raíz es un profundo desprecio hacia las mujeres, utilización, carga de sexismo extremo que se nutre de la misma forma que la homofobia”.

Y, si el informe de AI ha creado impacto, fue mayor con la presencia en Madrid en una conferencia de la bacterióloga Rina Bolaños, la primera mujer que dio la cara a los medios de comunicación en Colombia para denunciar la violencia sexual al ser secuestrada y violada por un comandante de las FARC.

Después de quedar en libertad y presentar su denuncia, el vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, prometió protección, pero luego fue secuestrada por los organismos de seguridad que la acusaron de pertenecer a la guerrilla mientras que el violador se reinsertaba y daba declaraciones falsas.

Ella quedó nuevamente en libertad y ante las diferentes amenazas se encuentra protegida en España.

Fueron más de 200 casos, entre ellos violación a mujeres de poblaciones enteras, a los que tuvo acceso AI. Esta institución, entre otras recomendaciones “pide al gobierno colombiano que garantice la atención y la rehabilitación de las supervivientes de la violencia sexual” además de “justicia, verdad y reparación”.

2005/FC/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content