Inicio Pide AI protección efectiva para Cristina Auerbach

Pide AI protección efectiva para Cristina Auerbach

Por Alejandra González Méndez

Amnistía Internacional (AI) pidió a las autoridades mexicanas que brinden protección inmediata y efectiva a Cristina Auerbach Benavides y que establezcan responsabilidades de la policía local y federal por el acoso del que la defensora de derechos humanos ha sido víctima.

Auerbach es integrante de la organización católica Pastoral Laboral, que ha defendido a las familias de los 65 mineros que murieron en la explosión en la mina de carbón en Pasta de Conchos, Chihuahua, el 19 de febrero del 2006.

A través de Pastoral Laboral, ha luchado porque los cuerpos de los mineros sean rescatados y ha alegado que la explosión se debió a la negligencia de la compañía Industrial Minera México que dirigía la mina.

Debido a su labor, en diciembre del 2008, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) pidió que se reabriera el caso, pero la Procuraduría General de la República (PGR) a cargo de Eduardo Medina Mora, se ha negado.

El acoso a Cristina ha sido constante y, de hecho, le fue asignado un guardaespaldas por el gobierno de la Ciudad de México pero esto no ha sido suficiente.

EL ACOSO

En este mes ella ha enfrentado tres momentos de acoso, por parte de agentes de la policía local y federal, mismos que han ocurrido mientras el guardaespaldas de la activista no está laborando, como en su momento informó Cimacnoticias.

El primero fue el pasado 4 de febrero, cuando hombres vestidos de civiles, se presentaron en su domicilio, argumentando ser policías de la Ciudad de México, le pidieron que los dejara ingresar pues habían recibido una llamada de ella pidiendo auxilio.

Ella negó haber pedido auxilio y se rehusó a dejarlos entrar porque no presentaron ninguna identificación oficial u orden para ingresar a su domicilio.

El 10 de febrero se presentó otra situación similar, aunque en esta ocasión los policías sí estaban uniformados, pero tampoco dieron ninguna explicación coherente para justificar el ingreso a su casa.

Los hechos se registraron unos días antes de la conmemoración del tercer aniversario luctuoso de la explosión en Pasta de Conchos. La luchadora social supone que la intención era intimidarla para que no asistiera a los eventos programados.

INTIMIDACIÒN PERMANENTE

La intimidación comenzó en junio del 2007, cuando el auto de Cristina, en el que transportaba documentos importantes sobre el caso Pasta de Conchos, fue robado con violencia.

En septiembre 4 del mismo año, la oficina de los representantes legales de las familias de los mineros de Pasta de Conchos fue allanada, robaron una computadora portátil y los archivos de la oficina fueron revisados.

Un año después, en septiembre de 2008, Auerbach descubrió que las llantas de su auto habían sido alteradas, en un intento aparente de poner en riesgo su vida.

Pero el hostigamiento ha sido permanente. El 24 de febrero, tres policías federales uniformados estacionaron una patrulla afuera de su domicilio, ella no estaba, pero le dijeron a un vecino el mensaje: querían hablar con ella.

Una vez más no había razón legítima para su visita por una supuesta denuncia de violencia familiar aunque las autoridades reconocieron que nunca ha habido una denuncia de esta naturaleza por parte de Cristina, y como ella misma lo comenta a Cimacnoticias “mi familia ni siquiera vive aquí”.

La defensora de derechos humanos ha reportado estos incidentes a la PGJDF, y la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Cristina pide a las autoridades a que asienten todo lo que está pasando y cree que la intención de estas “visitas” es recordarle que la están vigilando. Además dijo que este caso es del ámbito federal, y que el gobierno de la Ciudad de México no quiere intervenir, pero al final “nadie hace nada”.

Además comentó que la trabajadora del hogar le reportó recientemente que policías han hecho otras seis “visitas” a su domicilio preguntando por ella, desde enero de este año.

Amnistía Internacional (AI) pide que se respete el derecho de los defensores de derechos humanos, de llevar a cabo su labor sin obstáculos y sin miedo de represalias, tal como lo establece la Declaración de la Naciones Unidas sobre los Derechos y Responsabilidades de los Individuos.

09/AGM/LAG/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content