Pierden bienes oaxaqueñas al morir sus esposos

Población
    Enfrentan incertidumbre y pobreza al ser desalojadas
Pierden bienes oaxaqueñas al morir sus esposos
Por: Soledad Jarquín Edgar
cimac | Oaxaca.- 08/03/2004

El desconocimiento de sus derechos y los usos y costumbres provocan que miles de mujeres queden desamparadas al morir sus padres o esposos, sostuvo la coordinadora de la organización de derechos humanos Bartolomé Carrasco Briseño (Barca), Nora Martínez Lázaro.

Al presentar a Cimacnoticias el caso de Alfonsina Hernández Arellanes, originaria de Miahuatlán de Porfirio Díaz, quien podría ser desalojada de su vivienda tras la muerte de su esposo ocurrida hace tres años, Martínez Lázaro dijo que en lo que va del año se han presentado al menos otros 15 casos de despojo a mujeres.

Señaló que el desconocimiento de las leyes, el analfabetismo y la pobreza son –como este caso– factores determinantes que provocan que las mujeres pierdan los juicios que muchas veces interponen otros familiares para despojarlas de sus bienes.

Reconoció que el caso de Alfonsina Hernández, una mujer de 66 años que habita la misma vivienda desde hace 47 años, está prácticamente perdido, sin embargo, citó el dicho que reza "a veces lo legal no es lo justo".

De igual forma, explicó el caso de Hermelinda, una indígena zapoteca de San Lorenzo Texmelucan, quien enfrentó la pérdida de su esposo y dos hijos varones en enfrentamientos que esa comunidad tuvo con vecinos por conflictos agrarios.

Al quedar sola con una hija de ocho años, la autoridad comunal decidió quitarle a Hermelinda el terreno que poseía la familia "al no haber hombre que cultivara el campo".

Por ello, aseguró Martínez Lázaro que es necesaria una reforma jurídica que permita a las mujeres, sobre todo a las indígenas y pobres, tener certidumbre de sus bienes, además de información permanente para que se apropien de sus derechos sin confrontarse con la comunidad.

SIN AMPARO

Alfonsina Hernández relató que desde que murió su marido vive en la casa que antes era de sus suegros, en el centro de Miahuatlán de Porfirio Díaz, la ciudad más importante de la Sierra Sur y a donde su esposo la llevó a vivir desde que tenía 19 años.

"Mis cuñados Tomasa y Pablo Ricardo Sánchez Canseco habían heredado parte de la casa, misma que vendieron con anterioridad, pero al morir mi esposo me demandaron porque supuestamente yo quería quedarme con la casa", explicó.

También dijo que en diciembre pasado se enteró de que había perdido el juicio, "yo pagaba al abogado y él me decía que no había ningún problema, pero en realidad nunca atendió el caso ni acreditó la propiedad, en cambio sí lo hicieron mis cuñados".

El intento de desalojo a fin del año pasado no se concretó debido a la intervención de los vecinos. Sin embargo, después de tres meses además del posible desalojo de su casa, Hernández Arellanes enfrenta una demanda por el supuesto intento de asesinato contra su cuñado.

Al respecto, Alfonsina Hernández negó los cargos y aseguró que son acusaciones falsas utilizadas para despojarla de la vivienda donde ha pasado la mayor parte de su vida, que comparte con su hija y dos nietas.

04/SJE/GBG/SM