Inicio Plaguicidas, tema pendiente para temporeras chilenas

Plaguicidas, tema pendiente para temporeras chilenas

Por la Redacción

Desde el 2001, el gobierno chileno, empresarios y trabajadores temporales han acordado normas para el uso y efecto de plaguicidas en los campos, pero a pesar de los esfuerzos realizados los plaguicidas siguen afectando la salud de las personas.

El uso y efectos de los plaguicidas en las trabajadoras temporeras ha estado presente en estos últimos años en la agenda del gobierno. El aumento de enfermedades cutáneas, virales o viscerales, es una de las consecuencias del mal uso de estos químicos, publica el portal Mujeres Chile.

Según cifras entregadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre dos y cinco millones de personas en el mundo sufren algún grado de intoxicación producto de los plaguicidas, llegando 220 mil a perder la vida.

Mientras, en Chile las estadísticas entregadas por el Ministerio de Salud demuestran que, a la fecha, van registrados alrededor de 400 casos de intoxicación producto del contacto de plaguicidas, de los cuales el 34 por ciento son derivados a hospitalización.

Las estadísticas dejan a estas enfermedades en el primer lugar en la lista de intoxicaciones laborales en el ámbito nacional, informa el portal MujeresChile.

REALIDADES DISTINTAS

“Localidades enteras han visto afectada su salud producto de la constante exposición a índices elevados de plaguicidas”, dice Margarita Páez, temporera de la quinta región. Las malformaciones congénitas son pan de cada día en muchos lugares de nuestro campo chileno y la situación es tan grave que las personas que viven cerca de lugares expuestos a químicos se han visto obligadas, incluso, a cambiarse de casa.

Por este motivo es que el Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), la Dirección del Trabajo y empresarios agrícolas se han organizado, reunido y acordado diferentes formas y métodos para encontrar una solución a esta compleja situación que afecta a más de 200 mil mujeres que trabajan en la agroexportación.

Hace tres años se dio inicio a una serie de modificaciones a las normativas vigentes, para lograr una mejoría y mayor control de estos químicos sobre la población y trabajadores de la tierra.

Las reformas fueron acordadas bajo la creación del Comité Publico Privado – Empleo Agrícola de Temporada, donde se estableció el Decreto Ley 594, que regula las condiciones sanitarias y ambientales básicas en los lugares de trabajo.

Algunas de las medidas acordadas y ya en vigencia, fueron capacitar a 5 mil 600 trabajadoras agrícolas en estos temas y otorgar tarjeta del Fondo Nacional de Salud (FONASA) a quienes coticen durante 60 días. También se continuó con el funcionamiento de Centros de atención para los hijos e hijas de temporeras, implantado por el SERNAM desde el año 1991.

RESPETO A LOS DERECHOS

La Ministra del SERNAM, Cecilia Pérez, sostuvo que “el manejo adecuado de plaguicidas es, sin lugar a duda, un tema sensible y central en la calidad y las condiciones en que se producen las frutas y hortalizas de exportación en nuestro país. El Estado, los empresarios, las y los trabajadores han firmado acuerdos con respecto al uso y certificación de éstos, como una forma de respetar los derechos de las temporeras”.

Por su parte el presidente de la Federación Gremial Nacional de Productores de Fruta (Fedefruta), quien participa en el Comité Público Privado y ha estado constantemente preocupado por impulsar modificaciones en relación al uso y certificación de pesticidas en el sector agroexportador, expresó que “todos los avances logrados van a representar el mejoramiento de las condiciones laborales de las trabajadoras”.

Eliana Velásquez, temporera de la séptima región, comentó que “a pesar de la existencia de normas aún existen lugares donde no se respeta a las trabajadoras y se continúa con un mal uso de los pesticidas”.

María Teresa Alvarez, profesional del Area Autonomía Económica del SERNAM y encargada operativa del tema temporeras, señaló que “si bien se han realizado avances sustantivos pero aún falta mucho por realizar, especialmente en dos ámbitos. El primero, es entregar una información más detallada y precisa acerca de plaguicidas a las y los trabajadores y también a los empresarios más pequeños. Y segundo, decidir cuáles plaguicidas se mantienen en uso, ya que existen algunos que son demasiado tóxicos para la salud de las personas y tienen un impacto negativo en el medio ambiente”.

05/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content