Inicio Poco qué festejar en el Día de la Enfermera

Poco qué festejar en el Día de la Enfermera

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Debido al olvido en el que el Gobierno mexicano tiene a las enfermeras del país, quienes laboran sin los recursos humanos y materiales suficientes para llevar a cabo su trabajo y la falta de programas para su profesionalización y especialización, hoy, Día de la enfermera, “hay poco qué festejar”.

Así lo refirió a Cimacnoticias Patricia Silva Guijosa, secretaria del Exterior del Sindicato Nacional de Hospitales, quien laboró 9 años como enfermera especialista en el Sanatorio Español, Sociedad de Beneficencia Española en México, con sede en el Distrito Federal.

En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) las enfermeras “tienen demasiados pacientes; no se dan abasto”. Además de la falta de material y de tecnología que les permita llevar a cabo su trabajo, señaló Patricia Silva.

Según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en México existen 302 mil personas dedicadas a cuidar y atender enfermos, nueve de cada 10 son mujeres. Una quinta parte son profesionistas en el ramo.

Según datos oficiales, en el país por cada 10 mil habitantes laboran cinco enfermeras, mientras que en Estados Unidos trabajan 78 por el mismo número de habitantes. En las zonas indígenas de México, apenas se cuentan con un 1.5 enfermeras por cada 10 mil habitantes.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas (CDI) existen un mínimo de 6.4 enfermeras por cada cien mil habitantes y un máximo de 155.5 de ellas en la misma proporción.

POCO QUÉ FESTEJAR

A la “sobrecarga de trabajo” para las enfermeras, indicó Patricia Silva, sindicalista desde hace 6 años, se le suma el demérito de su trabajo por parte de los médicos, debido a la falta de profesionalización de las enfermeras, que aún es “escasa”.

Por ello, dice, “hay poco qué festejar”, pues aún en el sector privado la profesionalización y especialización de la enfermería, que el 10 de noviembre pasado cumplió 102 años de instaurarse en México, es poca a comparación de las y los médicos.

En el caso del Sanatorio Español, “prácticamente” el total de las y los doctores obtienen beca para que, además de la licenciatura, cursen maestría y sigan especializándose. Mientras que por cada 10 enfermeras sólo una es becada para seguir estudiando y de ellas la mayoría son las que ocupan jefaturas, no las que brindan atención directa al paciente.

Para Silva Guijosa, existe un “evidente u total descuido” por parte del Gobierno mexicano hacia las y los enfermeros en el sector público, a diferencia de lo que ocurre en el sector privado, donde las enfermeras cuentan, en su mayoría, con el personal y material suficiente para realizar su labor.

Por ello, dijo la sindicalista en el marco del Día de la Enfermera, instituido por el doctor José Castro Villagrana, entonces director del Hospital Juárez de México, el 6 de enero de 1931, que a pesar de que son ellas las trabajadoras de la salud, “la cabeza de los hospitales”, las autoridades las tienen en el “olvido”.

ESTRÉS Y RIESGO

En este sentido, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las enfermeras, además de la escasez de los recursos humanos y materiales para realizar su trabajo, corren riesgos derivados del contacto con elementos que pueden ser infecto-contagiosos.

Asimismo, laboran en un ambiente de estrés constante, debido a las extenuantes jornadas de trabajo. Las trabajadoras del servicio nocturno laboran, cada tercera noche, jornadas de 11 horas consecutivas. En general no llegan a sus casas a descansar sino que dedican su tiempo a actividades que se desprenden de su condición de género, como cuidar de la familia y los quehaceres domésticos, puntualiza la OMS.

De ahí, que las enfermeras tengan cansancio acumulado, cuyo origen la mayoría de las veces es provocado por las labores realizadas en su papel de madres y amas de casa, que implican periodos de más de 30 horas de trabajo, menciona el organismo internacional.

Por último, refiere la OMS que otra de las problemáticas que enfrentan las trabajadoras de la salud es el hostigamiento sexual, fenómeno común que “comprende diferentes culturas y desconoce fronteras”.

09/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más