Inicio Predomina acoso sexual y discriminación a jóvenes y embarazadas

Predomina acoso sexual y discriminación a jóvenes y embarazadas

Por Miriam Ruiz

Jóvenes solteras y mujeres embarazadas son el blanco preferido de la discriminación laboral en el Distrito Federal, donde la profesión e ingresos hacen poca diferencia para el acoso sexual o amenazas de despido por parte de varones con cargos importantes en su ámbito de trabajo.

La diferencia está en la denuncia, sostiene Dolores Unzueta, subdirectora de Protección a Mujeres y Menores en el Trabajo del gobierno de la ciudad de México, quien agrega que el mayor número de denuncias corresponde de manera proporcional a una mayor conciencia sobre este problema.

Por hostigamiento sexual se levantaron 106 denuncias en el 2002 ante esa dependencia, despido por embarazo (370) y otras formas de violencia (109) según el diagnóstico 2002 elaborado por la Subdirección de Protección a Mujeres y Menores en el Trabajo, dependencia de la Subsecretaria de Trabajo y Previsión Social.

Más de la mitad de las mujeres que acusaron hostigamiento sexual en el trabajo tienen entre 21 y 30 años (53 casos), mientras que 31 de ellas tienen entre 31 y 40 años. Otras 15 denunciantes tienen más de 41 años de edad.

Las denunciantes eran secretarias en 22 por ciento de los casos, seguidas por demostradoras (13 por ciento), ayudantes (13 por ciento), cajeras (siete por ciento), meseras (seis por ciento), auxiliares de contabilidad (cinco por ciento) o de intendencia (cuatro por ciento).

Tampoco las policías (ocho por ciento), las jefas (siete por ciento), profesionistas (siete por ciento), ni las gerentes (tres por ciento) escaparon al acoso sexual por parte de jefes, gerentes, dueños o representantes legales. Solamente ocho por ciento de las denunciantes reportó a sus compañeros de trabajo.

De acuerdo al documento, el hostigamiento sexual se da en todas las áreas productivas de la capital mexicana: empresas de servicios (22 por ciento), ventas (17 por ciento), restaurantes o empresas de cultura (nueve por ciento).

También se denunció hostigamiento en fábricas o bodegas (10 por ciento), imprentas (siete por ciento), empresas de limpieza (seis por ciento) de seguridad o consultorios (ocho por ciento) y dos por ciento de trabajadoras en casas particulares.

Dolores Unzueta aclaró en entrevista que aunque es bien conocido que el hostigamiento y el despido injustificado abunda hacia las empleadas domésticas, es difícil incidir con campañas de concientización porque el hogar es un ámbito de trabajo privado y aislado.

De las 106 denunciantes, solamente cuatro por ciento decidieron demandar o irse a juicio, mientras que siete por ciento optó por la conciliación.

PRESIONAN A EMBARAZADAS PARA QUE RENUNCIEN

En el caso de las embarazadas, señaló Unzueta, los empleadores nunca manifestarán que el embarazo es la causa del despido. Su estrategia es presionar a la trabajadora negándole permisos y orillándola a labores peligrosas hasta hacerla renunciar.

En el 2002, 370 embarazadas –despedidas o presionadas por esa condición en el trabajo—presentaron su queja ante la Dirección General de Trabajo y Previsión Social del Distrito Federal.

Empresas e instituciones despidieron por gravidez a casadas (155) y mujeres en unión libre (61), pero también a viudas (tres) y otras mujeres sin pareja (151). La mitad de todas las denunciantes (185) tenía por lo menos un hijo.

Las denunciantes hostigadas por embarazo eran ayudantes en 19 por ciento de los casos, demostradoras en otro 19 por ciento, secretarias (15 por ciento) o profesionistas (14 por ciento), seguidas por auxiliares de contabilidad, meseras, costureras, cajeras, gerentes y en último lugar policías o empleadas domésticas.

Por estos despidos ilegales llegaron a juicio dos por ciento de las quejosas y seis por ciento a conciliación. De acuerdo con la funcionaria, un número importante de embarazadas pudo negociar la reinstalación y sus prestaciones con sus empleadores.

Si bien el despido por el embarazo y el acoso sexual son formas de violencia, también hay otras formas de violencia que reportaron 107 mujeres entre 15 y 35 años de edad. Estas denuncias incluían gritos, malos tratos y en ocasiones, también golpes.

MR/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más