Inicio Prejuicios sociales y culturales inhiben la anticoncepción

Prejuicios sociales y culturales inhiben la anticoncepción

Por Silvia Magally

Especialistas en salud sexual y reproductiva de América Latina coincidieron en señalar que los prejuicios sociales y culturales inhiben la adopción de métodos para la planificación familiar en la región, además de que la igualdad entre el hombre y la mujer garantiza la aceptación de anticonceptivos.

En el tercero y último día de trabajos del tercer Seminario de anticoncepción para medios de comunicación de América Latina, en Playa del Carmen, Quintana Roo, donde participaron cerca de 60 periodistas de la región, Ramiro Molina de la Universidad de Chile exigió a los gobernantes dejarse de ofrecimientos a los jóvenes y asignar de verdad presupuestos a los programas para este sector de la población.

En tanto el representante para América Latina del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam), José Luis Corral, rechazó que “la educación sexual sea afrodisiaca; por el contrario, sostuvo que está demostrado que la información contribuye a retrasar el inicio de la vida sexual”.

Más adelante alertó a la población adolescente sobre el peligro que significa tener relaciones sexuales sin protección, lo que puede derivar en embarazos no deseados e infecciones de trasmisión sexual.

Por su parte Rómulo Aponte, investigador de las universidades de Pensilvania y de Venezuela, advirtió que la información sobre los métodos anticonceptivos sólo tendrá éxito si se da a las parejas sanas, ya que el machismo y la baja autoestima hace fracasar cualquier iniciativa.

A decir del investigador, la injusticia social de América Latina afecta la sexualidad de la mujer, pues en muchas ocasiones no tienen posibilidad de optar por algún método anticonceptivo en virtud de que son los varones los que deciden cuándo y en qué momento tendrán relaciones sexuales.

Al respecto encuestas del Consejo Nacional de Población (Conapo) revelan que del total de entrevistados sobre métodos de anticoncepción, 20 por ciento participa en la regulación de la fertilidad, cinco por ciento usa condón, 1.8 se ha hecho la vasectomía; 19 por ciento prohibe a la mujer utilizar el control natal y 48 por ciento de las mujeres dicen pedirles permiso a sus maridos paras usarlos.

Otras investigaciones, según Aponte, indican que los jóvenes varones recurren más al alcohol que al uso del condón para sostener relaciones sexuales, y pocos son los que piensan en las consecuencias de una relación desprotegida.

Sin embargo estimó que la mujer es la que cuenta con mayor capacidad para influir en el comportamiento sexual del hombre, quien aún presenta resistencias para utilizar el preservativo.

Por otro lado Beth Robinson, de Family Health International (FHI), indicó que de acuerdo a las investigaciones hechas hasta el momento las mujeres tienen la responsabilidad de utilizar los métodos, pero son los varones los que deciden el número de hijos que habrán de tener y si sus parejas pueden recurrir o n o a la anticoncepción. Por lo mismo, hizo notar, para los hombres eso puede significar pérdida de control.

La especialista del FHI dijo que para muchas mujeres que se enfrentan a los prejuicios de los varones los métodos inyectables son una buena opción.

En general todo los expertos señalaron que a partir del advenimiento de la píldora la anticoncepción se convirtió cada vez más en terreno femenino, pues el único método para hombres no relacionado al coito es la vasectomía.

Asimismo se pronunciaron porque las campañas de educación se orienten a la prestación de servicios y asesorías, particularmente de salud reproductiva, además de que se elaboren y ejecuten de tal forma que respeten y respondan a la necesidad de las y los jóvenes.

También se refirieron al compromiso social que tienen los medios de comunicación para difundir información veraz y actualizada sobre la salud reproductiva, que promueva la equidad de género y rompa con los estereotipos en vez de reforzarlos: en pocas palabras, que se muestre a la sexualidad de manera positiva.

Es de mencionar que durante este encuentro se presentó el manual La salud sexual y reproductiva en la adolescencia: un derecho a conquistar, dirigido a prestadores de servicios y con todos los elementos necesarios para planear, organizar y diseñar educación y consejería en educación sexual y reproductiva a fin de elaborar programa para jóvenes.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más