Inicio » Presentan CEDAW ilustrada por moneras mexicanas

Presentan CEDAW ilustrada por moneras mexicanas

Por Lourdes Godínez Leal

En México la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) no se conoce bien, ni se aplica, y los derechos de la mujer han quedado en el discurso y no en la realidad, afirmó el representante en México de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, al presentar hoy la CEDAW ilustrada por moneras mexicanas.

La CEDAW, la Convención más importante y la primera que aborda los derechos humanos de las mujeres, fue firmada por nuestro país en 1980, ratificada en 1981 y su protocolo publicado en 2002. Permite a las mexicanas presentar quejas ante las 23 expertas que integran dicho comité, en lo individual o lo colectivo, una vez agotadas las instancias nacionales.

En la Casa Lamm, acompañado por las caricaturistas mexicanas Cintia Bolio, Martha Barragán, Araceli Solano y María de la Cruz Ruiz Gallut, ante la presencia de Lucía Lagunes Huerta, directora ejecutiva de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), Incalcaterra dijo que pese a los avances legislativos en el país prevalecen las prácticas discriminatorias contra las mujeres, por lo que desde 2005 se trabaja en un proyecto que difunda los derechos humanos de las mujeres.

Este proyecto, explicó, abarca 4 líneas: trabajar desde la sociedad civil en el tema de los derechos humanos; documentar casos de violación a derechos humanos; la promoción e incorporación de la perspectiva de género en la enseñanza de derecho y la divulgación de la publicación de la CEDAW ilustrada.

CEDAW ILUSTRADA

La CEDAW ilustrada es un cuadernillo de 9 páginas, en donde a través de cuatro historietas se ejemplifican diversas formas de discriminación: laboral, salud sexual y reproductiva, educativa y se mencionan los tipos de violencia.

El cuadernillo fue coordinado por la oficina en México de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y por CIMAC. El guión estuvo a cargo de la escritora Miryam Laurini y las caricaturas son de la autoría de Cintia Bolio, Martha Barragán, Araceli Solano y María de la Cruz Ruiz Gallut.

Aunque se pretende hacer una mayor difusión de él, Amerigo Incalcaterra precisó que por ahora se disponen de 3 mil ejemplares los cuales estarán disponibles en las organizaciones civiles que trabajan con mujeres y para el público en general, se tendrán algunos disponibles en la oficina de la Representación en México.

EN CARNE PROPIA

Emocionadas por haber colaborado en este trabajo, las caricaturistas coincidieron en que el mejor modo de transmitir mensajes es a través de la caricatura.

No obstante, reconocieron lo difícil que es hablar de los temas de género en los “medios grandes” ya que favorecen la caricatura política que otros temas sociales, que son de igual importancia.

Maricruz Ruiz, caricaturista de Proceso, dijo que este trabajo significó mucho para ella, en primer lugar porque conoció la Convención a fondo, aprendió de ella y ahora tuvo la oportunidad de transmitirla a través de sus dibujos a otras mujeres.

“Que nos vean como mujeres haciendo este oficio, que sea algo más natural y que se nos invite a trabajar en diferentes medios, que se nos abran los espacios para que como mujeres, podamos hacer humor, ver y criticar con este ser mujer”, pidió.

Cintia Bolio, quien ha trabajado desde 2003 con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y colabora en la revista El Chamuco, dijo que a partir de este trabajo pudo conocer la CEDAW, por lo que consideró muy valiosa esta oportunidad porque “los monitos” van a acercar a las mujeres a la Convención.

Aunque ganó un espacio por convocatoria, en el diario El Centro, la publicaban poco hasta que le cerraron el espacio, argumentando “incompatibilidad editorial”.

“Afuera de la revista, el mundo de los monos, de la caricatura política es muy cerrado, los espacios de periódico siempre son mínimos y se privilegia a los varones, se abren espacios más para ellos, sean buenos o no”, dijo.

Para Martha Barragán, quien desde hace mucho tiempo trabaja el tema de género –lo que le ha costado la negativa a colaborar en algunos medios– dijo que entre los retos le significó cuidar su lenguaje y la cuestión iconográfica para ser congruente con la Convención.

Consideró importante que a través de la caricatura se difundan los derechos y otras cuestiones sociales que le importan al público en general.

Miryam Laurini, quien elaboró el guión, dijo que el trabajo fue muy enriquecedor porque le permitió conocer de fondo la CEDAW. Consideró que sería muy valioso que estas historietas se puedan distribuir en los espacios de transporte público para que estén al alcance de otras mujeres que no leen el periódico, que no leen revistas para que conozcan la Convención y la hagan suya.

08/LGL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: