Inicio Presentan mujeres maltratadas cuadros depresivos

Presentan mujeres maltratadas cuadros depresivos

Por la Redacción

Entre el 40 y el 80 por ciento de las mujeres que denunciaN una situación de malos tratos, tienen un cuadro depresivo y, entre el 50 y 60 por ciento, síntomas de estrés postraumático, aseguró la profesora de la Universidad de Murcia, Rosa Patro.

Psicóloga criminal, especialista en violencia de género, relató que después de haber trabajado a varias mujeres en el centro de corta estancia de Alicante, encontró que son frecuentes las pesadillas, episodios de flashback -“recuerdos en los que revive episodios asociados a la violencia que padeció”- embotamiento afectivo, insomnio, dificultad de concentración, irritabilidad, sobresaltos o miedo a los espacios abiertos.

En ese sentido, la supervisora del equipo de psicólogos del centro, apuntó que la prioridad es recuperarlas psicológicamente a través de una intervención personalizada que haga frente a las secuelas del maltrato, así como los sentimientos de culpabilidad y el importante déficit de autoestima que presentan, informó la Fundación Isonomía.

Éste fue uno de los aspectos que echó en falta el Síndic en el estudio La respuesta institucional a la violencia contra la mujer en as relaciones de pareja en la Comunidad Valenciana.

En la presentación del documento, Bernardo del Rosal, señalaba que en ocasiones, no se prestaba atención a las necesidades de tratamiento psicológico.


Un aspecto que las asociaciones de mujeres denuncian, porque “los programas que se despliegan, cuando se despliegan, van destinados al conocimiento de tareas domésticas, como limpieza o cocina, la creación de hábitos de conducta de higiene personal o el cuidado de los niños pero no a su recuperación psicológica”.

Y aún añadía más “esa carencia es definida como dramática por parte de las entidades”.

Este juicio que comparte Alicia Gil, gerente de la Fundación Isonomía de Castellón, no lo hace suyo Rosa Patro, al menos, en lo que se refiere a los centros que conoce. Y, especialmente, en el que trabaja. “Realizamos una intervención en diversos planos”, comenta la especialista en violencia doméstica.

El primero consiste en un abordaje individualizado en función del perfil que presente la mujer: “Hay que tener en cuenta que el maltratador ha pasado años aislando socialmente a la mujer, muchas veces forzándola a que abandonara su trabajo y provocando que dependiera de él”.

Las intervenciones se dirigen a rebatir las creencias tradicionalmente que asocian papel sexual y de género, se aborda la dinámica de las relaciones violentas o el perfil de los hombres violentos “para que los reconozcan y aprendan a prevenir situaciones similares”, además de las secuelas de la violencia para ellas o sus hijos.

Y es que la profesora de psicología insiste en que no sólo se trata a las mujeres sino también a sus hijos, en contra de lo que plantea el Síndic. “Ponemos este objetivo al mismo nivel que el de las madres”, apunta, “tanto su expresión emocional, como su sentimiento de culpa por no haber podido parar la violencia”.

2005/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content