Inicio Programa de Estancias de Calderón: excluyente y no dirigido a mujeres

Programa de Estancias de Calderón: excluyente y no dirigido a mujeres

Por Guadalupe Cruz Jaimes

El Programa de Guarderías y Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras, de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), no está dirigido a las mujeres, sino a los hogares que perciben menos de 6 salarios mínimos, elige de forma desigual a mujeres y hombres y utiliza un lenguaje excluyente, concluyó el Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG) con base en los dos primeros informes trimestrales de 2008 de este Programa.

Según el Reporte “Seguimiento a los Programas y Líneas de Acción para Combatir la Pobreza”, el objetivo del Programa de Guarderías y Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras de la Sedesol del CEAMEG se contradice con el nombre, el cual dice estar dirigido a mujeres trabajadoras, pues en su objetivo general menciona también como beneficiarios a “padres solos”, por lo cual está dirigido a “los hogares” o “familia” que no sobrepasen los seis salarios mínimos.

La Sedesol plantea el objetivo estratégico: “facilitar la integración de la mujer al mercado laboral”; sin embargo, cabe recordar que este programa no está dirigido de manera exclusiva a las mujeres en ninguna de sus modalidades, por lo que las acciones reportadas no son coherentes con el objetivo estratégico de la Secretaría de Desarrollo Social, ni con el objetivo y las líneas estratégicas del Plan Nacional de Desarrollo (PND), menciona el CEAMEG en el reporte.

Por otra parte, es necesario recordar, mencionan las especialistas en políticas públicas del Centro, que la exigencia de servicios destinados al cuidado de las hijas y los hijos, como guarderías, es un derecho de las mujeres y los hombres, y no una concesión para las mujeres.

El programa pretende “disminuir la vulnerabilidad de los hogares” pero el derecho de las mujeres a prestaciones de seguridad social de este tipo o bien a la necesidad de apoyar a las mujeres madres para eliminar las desigualdades y las brechas de género quedan relegadas”.

El CEAMEG concluye que la intención del programa es disminuir la vulnerabilidad “de los hogares en condiciones de pobreza o en riesgo de caer en ésta, de no contar con un segundo ingreso”.

En el Programa de Sedesol, el cual inició en enero de 2007, persiste la idea de que las mujeres requieren ingresar al ámbito laboral para que su ingreso apoye de la economía familiar y así subsanar la situación de pobreza, pero ello no corresponde con una política de generación de empleos en cantidad y calidad en donde las mujeres cuenten con prestaciones laborales, refiere el Reporte.

Además, si bien el cuidado de las hijas e hijos es responsabilidad de madres y padres por igual, las mujeres continúan percibiéndose como responsables del cuidado infantil, “lo que se traduce en una inversión de tiempo que les dificulta desarrollarse en otros ámbitos”, asevera el CEAMEG.

De igual forma, Guarderías y Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras “hace suponer desigualdades de género” cuando establece criterios de elegibilidad, puesto que para que las mujeres puedan beneficiarse de este programa la madre debe estudiar, trabajar o estar en busca de empleo, pero en el caso de los hombres deben mostrar que está solo o es el único responsable del cuidado de las niñas o niños.

De las y los beneficiarios, el 86 por ciento actualmente trabajan, el 5 por ciento trabaja y estudia, 7 por ciento se comprometió a buscar empleo y 2 por ciento son estudiantes y de ellas el 37 por ciento son madres solteras.

La edad promedio de las beneficiarias es de 28 años, mientras que la de las y los niños es de dos años cuatro meses, el 99 por ciento son mujeres y de las y los menores de edad atendidos el 47 por ciento son niñas y el 53 por ciento niños.

Es decir, si el varón solicitante es casado o tiene una persona con quien comparta el cuidado infantil, “no se le dará el apoyo pues el programa asume que la mujer es la facilitadora de dichos cuidados”, menciona el análisis de CEAMEG.

Por ello, afirma el análisis del programa, en las mujeres el derecho a las guarderías no representa un empoderamiento personal para contar con tiempos libres, sino que “tan sólo se justifica en la medida en que la madre quiera trabajar o estudiar”.

CONFUSO Y EXCLUYENTE

Asimismo, el reporte señala que el indicador que se utiliza para medir el avance físico de metas es el número de “niños” con apoyo. El Centro refiere que sobre todo en el primer informe trimestral se puede observar el uso de un lenguaje “confuso y excluyente”.

Para referirse a la población infantil se utiliza la palabra “niños” en donde se incluyen a las niñas que se atienden. Se utiliza la palabra “beneficiarios” cuando se está haciendo referencia específicamente a mujeres beneficiarias.

El CEAMEG indica que en el primer trimestre no se presenta el dato de la población infantil atendida con alguna discapacidad. En el segundo trimestre sí se encuentra información, pero no se presenta disgregada por sexo.

Asimismo, en el segundo informe no se aclara si hubo mujeres u hombres que dejaron de recibir el apoyo y cuánta población es de nuevo ingreso durante el periodo que se reporta.

Los indicadores que se presentan están próximos a cubrir sus metas anuales, habiendo gastado el 48.8 por ciento de su presupuesto anual. Sin embargo, refiere el reporte de CEAMEG, la información es inconsistente en la medida en que no se menciona ningún indicador relacionado con la modalidad tres del programa, que se refiere a la incorporación a la red de estancias infantiles.

Hasta el segundo trimestre de 2008, las estancias infantiles operando eran 7 mil 162, las de nueva creación 6 mil 275 y las afiliadas 887, según los primeros informes trimestrales del programa de Sedesol, sin embargo, advierte el Reporte, no es posible valorar los resultados de Guarderías y Estancias Infantiles porque no señalan las metas anuales.

“Es importante contextualizar los datos que se presentan para saber si realmente están cubriendo la meta de apoyar a las mujeres en condición de pobreza”, refiere el Centro.

Según los datos que se presentan en el Segundo informe, con las 7 mil 162 estancias que operan actualmente se cubren mil 26 municipios en todo el país de los cuales 342 son municipios indígenas y se tiene presencia en tan sólo 31 de los 250 municipios con menor Índice de Desarrollo Humano.

En el segundo trimestre de actividades de este año se han generado 3 mil 861 empleos directos, que tienen que ver con las mujeres responsables de las estancias infantiles y sus asistentes, pero dichos empleos pertenecen al sector informal, pues no cuentan con seguridad social.

De las y los trabajadores de las estancias infantiles el 99 por ciento son mujeres, por lo que aunque el programa de Sedesol no se restringe a beneficiar sólo a las mujeres, esta situación “confirma la idea de que las mujeres ofrecen los cuidados a los infantes tanto en el ámbito privado como en el público en forma de servicio”, menciona el Reporte.

08/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más