Inicio Programas de salud reproductiva, afectados por la crisis

Programas de salud reproductiva, afectados por la crisis

Los programas de planificación familiar y otros relacionados con la salud reproductiva, vitales para las mujeres pobres, están siendo perjudicados, debido a que sus ingresos se reducen, pues están dejando de recibir donaciones de sus países y de las agencias de ayuda internacionales.

Así lo advirtieron esta semana el Banco Mundial y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en el preámbulo de la conmemoración del 20 aniversario del Día de la Población Mundial, que tendrá lugar el próximo 11 de julio.

Los programas citados son vitales para estimular la economía de las mujeres y su estado de bienestar social, especialmente durante esta crisis económica global, sobre todo para reducir la pobreza endémica y el alto número de muertes maternas y de niñas y niños.

La situación económica, dijo Joy Phumaphi, vicepresidente de Desarrollo Humano del Banco Mundial y ministro de Salud de Botswana, “coloca a las mujeres de los países en desarrollo en una situación de emergencia, porque invariablemente son ellas las primeras en sufrir la crisis económica”, señala un informe del Banco Mundial.

“Incluso antes de que la crisis comenzara, la planificación familiar y salud reproductiva ya habían caído en los indicadores de los países de bajos ingresos, ayuda de donantes y agencias de desarrollo, dando como resultado que hemos perdido un valioso tiempo en la ayuda a las mujeres para que tengan acceso a los servicios de salud vitales y ayuda a los países para obtener un rápido acceso a la reducción de la pobreza”, añadió.

En un comunicado, la UNFPA señala que para reducir la mortalidad materna no hacen falta más conocimientos, sino voluntad política para proteger la salud y los derechos de las mujeres.

Thoraya Obaid, directora ejecutiva de ese organismo internacional, expresó su temor de que con la crisis económica y los recortes de presupuesto la situación empeore aún más.

Según el Programa, cada año mueren 500 mil mujeres durante el embarazo y el parto, la mayoría como consecuencia de problemas médicos prevenibles o tratables. Por cada mujer que muere, otras 20 sufren heridas e incapacidades. Resalta el caso de África, donde el índice de mortalidad materna es el más alto, cien veces más que los demás países en vías en desarrollo.

Mientras tanto, según nuevas cifras del Banco Mundial, la asistencia oficial al desarrollo entre 1995 y 2007 aumentó cinco veces, pero apenas se duplicó en materia de salud reproductiva. Por tanto, no parece que vayan a lograrse las metas del milenio.

09/LPB/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content