Inicio Promete Financiera Rural apoyar a campesinas

Promete Financiera Rural apoyar a campesinas

Por Miriam Ruiz

La Finaciera Rural, antes Banrural, se comprometió este fin de semana con las organizaciones campesinas más importantes de México a apoyar de manera específica las necesidades financieras de las mujeres rurales, el grupo más marginado de la población mexicana.

El campo mexicano se feminiza, concordaron todas las representantes del gobierno y organizaciones presentes en el Seminario de Análisis de la Política Crediticia para el Medio Rural con Equidad de Género, en el que se discutió en esta ciudad durantes tres días el futuro del crédito para las campesinas mexicanas en Financiera Rural, nueva banca de desarrollo.

Con más de 12 horas de viaje en promedio llegaron hasta Aguascalientes más de 200 mujeres en representación de los 12.3 millones de campesinas mexicanas contabilizados en el más reciente censo oficial.

Ellas pertenecían, entre otras organizaciones, a la Confederación Nacional Campesina, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y la mayor en el país, así como aquellas que se sumaron al Movimiento El Campo no Aguanta Más y al Barzón.

Aunque la participación femenina en la producción agrícola es todavía marginal en cuanto a su poder para decidir, en la actualidad hay casi medio millón de mexicanas titulares de alguna tierra (14.3 por ciento de toda la propiedad) de acuerdo con Patricia Espinosa Torres, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), coorganizadora del evento.

Los datos anteriores sentaron la base de la discusión entre las mujeres rurales e indígenas, legisladoras, funcionarias de la Secretaría de la Reforma Agraria, de la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas (Condepi), el Fondo Nacional para las Artesanías (Fonart) y la Financiera Rural.

ALGO MAS QUE DINERO …

En los tres días de discusión todas las partes reconocieron que si bien las campesinas requieren de créditos y otros servicios financieros para hacer producir el devastado campo mexicano, carecen de títulos, avales, información y, en general, recursos para competir aún por los préstamos que se ofrecen.

“José Antonio Meade Kuribeña, director de Financiera Rural tiene el compromiso para que todos los servicios de la institución se adecuen a todas la mujeres del medio rural”, dijo a Cimacnoticias la gerenta de Fomento del organismo, Patricia Aguinaco quien fue impulsora del encuentro.

Tras considerar que en el foro”con mujeres conocedores de los sistemas financieros, de las tasas de interés y de los manejos de créditos” se cumplió con los objetivos tras una discusión “fuerte”, en la que “hubo choque, pero las mujeres sabemos negociar acuerdos que quedaron plasmados en las conclusiones” sostuvo la feminista.

Estas conclusiones, elaboradas en cuatro mesas de trabajo son entre otras: el diseño de productos para distintos niveles de riesgo, mayor flexibilidad para acreditarse, obtener préstamos y pagarlos así como la posibilidad de que la garantía se acredite con la calidad moral y la solidaridad de las comunidades.

“Las mujeres no tienen acceso a las propiedades”, “en el campo las mujeres no heredan la tierra”, “todavía no se escucha la voz de las mujeres”, fueron argumentos que sonaron una y otra vez en el encuentro con sede en el hotel Andrea Alameda.

Concluyeron también en la necesidad de que la Financiera Rural conozca de primera mano la problemática de las campesinas, así como leyes y políticas públicas que permitan una normatividad que beneficie a las mujeres en esta banca de desarrollo.

Patricia Aguinaco destacó que no solamente se cuenta con el apoyo de la directiva de la Financiera, sino que también con recursos: “tenemos el corazón y la cartera”, dijo al anunciar que será el próximo ocho de marzo, Día Internacional de la Mujer, cuando se presente el Programa de Equidad y Género de la Financiera Rural, que incluya las propuestas aquí realizadas.

VOCES RURALES

En los salones de la ex hacienda del Siglo XIX, pequeñas propietarias en traje sastre, ejidatarias con pantalones de mezclilla y chinantecas con sus huipiles manifestaron sus problemas para obtener recursos.

Algunas tienen maestrías en sociología rural de la Universidad Autónoma Metropolitana o de la Universidad Autónoma de Chapingo y otras acabaron segundo año de primaria pero todas admiten estar en desventaja frente a los campesinos varones.

“Sin duda todas somos marginadas, pero no todas somos pobres” dijo en entrevista Lourdes Hernández Hernández, veracruzana perteneciente a la Confederación Nacional de Productores Rurales y pequeña propietaria.

Las campesinas indígenas, que viven en comunidades dispersas, son –como siempre—el lado más flaco. “Ellas carecen de medios de producción, de tiempo o condiciones culturales” para tramitar los créditos dijo aquí Patricia Rosete Xotlanihua, funcionaria de la Condepi. Usualmente, “los recursos se quedan en las cabeceras municipales a causa de la dispersión .”

“Queremos estar bien atendidas” dijo la chinanteca Petra Zúñiga al denunciar que los apoyos de mujeres son usados por algunos líderes varones en su comunidad, en la oaxaqueña Cuenca del río Papaloapan.

Hasta ahora, el microcrédito para mujeres ha pecado de rigidez dijo al público María Esther Terán Velásquez, de la Unidad Femenil del Consejo Nacional de Productores Rurales (CNPR), mientras que Isabel Cruz, representante de la Asociación Mexicana de Mujeres de Organizaciones en Red (AMMOR) e integrante del movimiento El Campo no Aguanta Más pidió “un giro de 180 grados”.

“El microcrédito debe tratarse con cuidado por que no es una solución para todas las necesidades” sostuvo la especialista en el tema “debe ser un proceso de adaptación permanente.” Tras hacer notar que Financiera Rural cuenta con 500 millones exclusivamente para generar servicios financieros que no pertenezcan a la banca comercial evidenció que las campesinas necesitan también fuentes de ahorro seguro, así como cambiar cheques y dólares.

Y Patricia Vidals, representante de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA) pidió a las autoridades de Financiera Rural que den estímulos a las mujeres “por ser las que pagan bien”.

En México “más de 90 por ciento de los créditos regresan cuando se dan a mujeres y cuando se dan a hombres se regresan 30 por ciento”, según datos dados a conocer aquí por la senadora michoacana Luisa María Calderón, del Partido Acción Nacional.

CAMBIOS LEGISLATIVOS

Tanto Luisa María Calderón, presidenta de la Comisión de Asuntos Indígenas del Senado, como la senadora feminista Lucero Saldaña y la presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados, Diva Adamira Gastelum se comprometieron a legislar para apoyar los créditos a las campesinas.

Al respecto Patricia Aguinaco consideró fundamental se modifique la nueva Ley de Crédito y Ahorro Popular, actualmente aprobada y sin enfoque de género, es decir, que establece “condiciones que se alejan de las mujeres.”

Al igual que la ex dirigente de la CNC, Beatriz Paredes –presente en el primer día de actividades–, Aguinaco se pronunció a favor de la creación de fondos de garantía con dinero gubernamental para terminar con la falta de avales para las campesinas.

2003/MR/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más