Inicio Promueve ONG empleo para uruguayas jefas de familia

Promueve ONG empleo para uruguayas jefas de familia

Por Ángela Castellanos

“Aquí nos dan la oportunidad de aprender lo que una quiere y necesita”, dice Patricia Ferraro, una joven de 18 años y madre de un bebé de 10 meses, quien como otras decenas de uruguayas encontró apoyo en el programa Promover, del Centro de Promoción por la Dignidad Humana (Ceprodih).

Promover obtuvo el puesto 16 en el concurso de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) sobre experiencias innovadoras, entre más de mil que se presentaron de toda América Latina y el Caribe, por su desempeño eficiente para capacitar e insertar laboralmente a las mujeres cabeza de hogar desamparadas, informa SEMlac..

“Me van a dar un curso de computación y luego me ayudan a conseguir trabajo”, explicó Ferraro, quien cursó hasta cuarto de secundaria.

Con su esbelta figura y su rostro adolescente, cuesta creer que esta joven se encuentre afrontando al mundo sola. Pero es así. El padre de su hijo la golpeaba, y a la casa maternal no puede volver porque su madre se volvió a casar y el padrastro no la admite.

“El hecho de atender a la familia monoparental ?la madre y sus hijos- de manera integral, es decir, con alojamiento, alimentación, salud, educación, ciudadanía (documentos y defensa de derechos civiles), autoestima, trabajo e inserción laboral, es una de las características innovadoras por las que nos escogieron entre las finalistas”, explicó Adriana Abraham, directora de Ceprodih.

Promover, uno de los programas de esta organización no gubernamental, busca dar la oportunidad a aquellas personas que están en riesgo de quedar en situación de calle para rehacer su vida con dignidad y autonomía.

“Buscamos fortalecer a la familia ?madre e hijos? para que puedan autogestionar una vida digna. La mayoría llegan remitidas de otras ONG o de organismos del Estado, y los motivos de desamparo son múltiples”, agrega Abraham, una trabajadora social que empezó laborando en un refugio para personas en situación de calle y se convirtió en la gestora de una ONG con seis proyectos diferentes.

“Me di cuenta de que, entre todas las personas marginadas, las más vulnerables eran las madres con hijos y sin pareja, porque además de no tener trabajo, carecían de instrucción. Muchas no poseían documentación y andaban con los pequeños en la calle, porque las guarderías los rechazaban al no disponer de domicilio estable”, recuerda.

EL INICIO

Abraham empezó a trabajar con otros refugios de Montevideo (todos del Estado) y de esa red nació Ceprodih, inicialmente con un centro diurno para atender a las madres y sus hijos.

“Con esta iniciativa influimos en las políticas públicas. Siempre hemos tratado de hacer lo que hace falta, atender a lo que no se le ha dado respuesta. También fuimos los primeros en crear hogares-refugio de 24 horas en Uruguay”, comenta.

Al principio, explica, ubicamos a las mujeres de Promover en empresas de aseo, pero allí las explotaban, no les respetaban sus derechos laborales y eso producía en ellas un rechazo por el trabajo más que una motivación para rehacer sus vidas.

Sin embargo, gracias a una voluntaria, Promover descubrió un nicho laboral con demanda de mano de obra: la limpieza especializada en industrias farmacéuticas.

“Los dos primeros cursos en la materia les fueron dictados por docentes voluntarios. Luego, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, al comprobar que las egresadas eran contratadas, financió los siguientes ocho cursos”, apunta.

Hasta la fecha se han capacitado 149 mujeres y 20 más están terminando sus cursos, los cuales también abarcan panadería, costura, mantenimiento de jardines, atención a público en comercio y porterías.

El programa se encarga de gestionar alianzas con organismos públicos y privados para conseguir puestos de trabajo para las alumnas. Y ahora, las empresas están recurriendo a Promover cuando necesitan mano de obra calificada en esas áreas.

“A diferencia de una empresa de empleo, les damos trabajo a quienes más lo necesitan, a quienes tienen más dificultades para conseguirlo”, precisa Abraham.

VIVIENDA

Ahora Ceprodih está buscando completar las bases de una vida digna: la vivienda. Ya un grupo de 16 mujeres del programa organizaron la primera cooperativa de vivienda.

La eficiencia en la consecución de recursos constituyó otro aspecto relevante para que Promover fuera considerado como experiencia innovadora. Hoy, el Estado tiene convenios con todos los refugios de esta entidad y también la empresa privada, que dona en especies o en capital. Pero, como dice Abraham, el capital más valioso de Ceprodih es la confianza de la comunidad.

07/AC/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más