Inicio Proponen no etiquetar carreras para mujeres

Proponen no etiquetar carreras para mujeres

Por Carlos Erandi Rodríguez

La doctora e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Olga Bustos Romero, se pronunció por eliminar las barreras que etiquetan las carreras “femeninas” y “masculinas”, al recordar que las mujeres tienen la capacidad suficiente para sobresalir en áreas como ingeniería.

Recordó que educación y humanidades acaparan al 66 por ciento de alumnas y alumnos, en tanto que ingeniería y tecnología cuenta con un 30 por ciento de estudiantes, en su mayoría varones. Están también las agropecuarias con un 27 por ciento, donde la relación es pareja.

Lo cierto, dijo, es que la participación de las mujeres es más activa y poco a poco se han ido insertando en la vida política, social, económica y cultural de la nación, dejando atrás la falsa idea de que únicamente pueden acceder a carreras como enfermería o la docencia.

En este marco sugirió que las estudiantes de posgrado, no sean dadas de baja en periodos de maternidad y se pronunció por mejorar condiciones las laborales y evitar la discriminación salarial de que aún es objeto esta parte de la población. Un punto ideal es formar una red latinoamericana de mujeres y educación superior, acotó.

Otras de las propuestas dijo Bustos Romero, es indagar dónde trabajan las mujeres y que tipo de preparación académica tienen, así como impulsar la igualdad de esta parte de la población con los varones.

Al dictar la conferencia magistral Género, Democracia y Educación, en el salón principal del Congreso del estado, reconoció que a pesar del acceso de las mujeres a la educación superior, se busca etiquetarlas en ciertas carreras “propias de su sexo”.

Ejemplificó que las mujeres empiezan a romper el techo de cristal (tope simbólico creado para detener su avance profesional), sin embargo aún ocupan porcentajes bajos en cargos de alta dirección.

Dentro de las barreras de género para académicas y mujeres estudiantes, la maternidad social es uno de los roles de género que limita a ambas, pues se carece de infraestructura como estancias infantiles y los horarios no son flexibles. La segunda razón es que muchas estudiantes suspenden o desertan en su carrera o su ejecución disminuye.

La tercera razón de estas barreras, continuó la investigadora de la UNAM, es que diversas académicas “optan” por tiempos parciales y los horarios para programas de actualización resultan incompatibles.

“Los cambios en la pirámide de población, la oferta y la demanda en el mercado laboral también son temas de atención para incidir en las políticas educativas y evitar la sobrepoblación de las carreras”, anotó.

A la conferencia magistral se dieron cita la diputada Juana Torres Ochoa, presidenta de la Comisión de Equidad y Género, junto con la directora del Instituto Michoacano de la Mujer, Rubí de María Gómez Campos.

2004/CE/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más