Inicio » Proselitista, el programa de guarderías de Calderón

Proselitista, el programa de guarderías de Calderón

El “sueño” de la esposa de Felipe Calderón, Margarita Zavala, de “dotar” de estancias infantiles a las madres trabajadoras, que no dependan de las instituciones de seguridad social, no es una novedad.

Es una iniciativa que existe desde 1995, impulsada por mujeres de las comunidades de colonias populares de la ciudad de México que operan bajo el nombre de Centros de Desarrollo Infantil Comunitarios (CDIC), coordinados por la Coordinadora Popular de Madres Educadoras (Copome).

Surgieron bajo el concepto de guarderías vecinales comunitarias, con el objetivo de cuidar a las y los menores y de brindar servicios de estancias infantiles y educación preescolar a la población de bajos recursos económicos, cubriendo horarios de hasta 12 horas diarias por una cuota de recuperación muy baja.

Desde hace 20 años, en algunas colonias populares del Distrito Federal se emprendieron proyectos de autogestión a cargo de madres de familia preocupadas por brindar atención a niñas y niños en edad preescolar que no tuvieran recursos ni oportunidad de ingresar a las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Hasta 2003 se calculaba que eran atendidos unos 13 mil menores de 10 delegaciones del Distrito Federal y de cuatro municipios del estado de México, en donde arrancaron estos Centros.

Actualmente en la Copome participan 35 centros infantiles comunitarios, localizados en 10 delegaciones del Distrito Federal y cuatro municipios del estado de México.

SAN MIGUEL TEOTONGO, PIONERO

En la comunidad de San Miguel Teotongo, en los límites de la delegación Iztapalapa, se ubica la primera guardería de este tipo inaugurada entre 1984 y 1985, según recuerda Claudia, una de las integrantes de la Unión de Colonos de San Miguel Teotongo, que abrieron este lugar ante la necesidad de las mujeres que salían a trabajar y no tenían un lugar para dejar a sus hijas e hijos.

Actualmente este centro atiende entre 60 y 70 niñas y niños con recursos que ellos mismos generan, no reciben ningún apoyo gubernamental ya que, según Claudia, cuando lo han buscado del gobierno (han acudido a la Secretaría de Desarrollo Social, a la Delegación política y a la Secretaría de Educación Pública) la contestación es la misma: “No nos corresponde porque no pertenecen al sistema público, son privadas”.

O simplemente, dice Claudia, condicionan la ayuda para este centro, es decir, “si me ayudas con apoyo a mi partido, a mi candidato y con votos, te doy”.

Claudia lamentó que las y los niños de las comunidades más marginadas como la Sierra de Santa Catarina y San Miguel Teotongo, permanezcan en el olvido y que las madres no cuenten con alternativas para dejar a sus hijas e hijos mientras ellas trabajan. Por ello valora el trabajo que la comunidad ha hecho en el impulso de estos centros para cuidar a las y los niños.

Se estima que en la Sierra de Santa Catarina hay un millón y medio de habitantes, de los cuales el 60 por ciento son mujeres. De éstas, el 30 por ciento son madres solteras, en tanto que en San Miguel Teotongo, de sus 800 mil habitantes el 60 por ciento son madres que trabajan de 15 a 60 años de edad.

“SOBRE LAS RODILLAS”

Para la presidenta de la Comisión de Equidad y Género, Maricela Contreras, el programa Nacional de Guarderías y Estancias infantiles para apoyar a madres trabajadoras, que puso en marcha el panista Felipe Calderón la semana pasada, “se elaboró sobre las rodillas”, pues a unos días de “inaugurado” la Sedesol, encargada de su operación, hizo ajustes en las edades que manejarán en estas guarderías.

De acuerdo con el proyecto original, publicado en el Diario Oficial de la Federación, la edad de las y los niños fue establecida de uno a seis años de edad; sin embargo, el mismo día en que el programa fue puesto en marcha, la Sedesol difundió una nota aclaratoria en donde precisó que el rango de edad de los niños era de uno a dos años 11 meses.

Datos de la Sedesol señalan que de las 23 millones de mujeres que son madres, más de 10 millones trabajan (18 por ciento). Con el programa de guarderías, se pretende beneficiar a poco más de 50 mil niñas y niños, apenas el 0.08 por ciento de la población en extrema pobreza en nuestro país.

Investigadoras en el tema calculan que el IMSS solamente da cobertura de guarderías al 10 por ciento de las trabajadoras que solicitan el servicio. El instituto cuenta con sólo mil 163 guarderías para atender las necesidades de 350 mil derechohabientes.

07/LG y LGL/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: