Provocó cambios en hogares la inserción laboral de mujeres

LABORAL
   Aún no se modifica la distribución de las tareas domésticas
Provocó cambios en hogares la inserción laboral de mujeres
Por: Mónica Gameros
Cimac | México, DF.- 19/05/2005

De acuerdo con la última encuesta del Consejo Nacional de Población (Conapo), la inserción de las mujeres al mercado laboral ha propiciado cambios sustanciales en la organización de las familias, incluyendo el origen de nuevas formas de relación familiar, como lo son los hogares monoparentales que, en su mayoría, están dirigidos y sustentados por una mujer.

Lo anterior, provocó una disminución significativa en el número de hijos que cada mujer decide tener, de 5.9 descendientes en 1976 a sólo 2.2 nacimientos por familia en la actualidad. Asimismo, la postergación de la maternidad es significativa, ya que la decisión de las mujeres para vivir en pareja, se toma hoy, hasta pasados los 24 años.

Así –revelan los datos de Conapo- la tradicional familia biparental cambia a otras maneras de organización. De los 2.7 millones de familias monoparentales, las mujeres asumen la responsabilidad de la crianza y la manutención económica de sus descendientes, hasta en 2.4 millones de hogares, lo que las obliga a una doble jornada de trabajo.

Los cambios también se registran en las familias tradicionales, ya que seis de cada 10 hogares biparentales, cuentan con el aporte económico de las mujeres, mientras que siete de cada 10 mujeres, ya toman parte en las decisiones de cómo gastar el ingreso familiar.

No obstante, estos cambios no incluyen la distribución de las tareas domésticas de manera equitativa, ya que aún cuando se ha registrado una mayor participación del varón en la crianza de sus hijos (8 de cada 10), éste no participa de igual forma en las actividades domésticas dejando la responsabilidad a las mujeres.

Entre las mujeres que viven con sus parejas, el 59.1 por ciento se dedica exclusivamente al hogar, mientras que el 38.1 por ciento, además, están insertas en el mercado laboral y se hacen totalmente responsables de las tareas domésticas.

En cambio, entre las mujeres que viven solas o que son jefas de familia, trabaja el 81.6 por ciento y el resto se dedica exclusivamente a las labores del hogar.

La iniciativa sexual entre las parejas heterosexuales aún queda pendiente, pues en el 47.5 por ciento de los matrimonios, los varones son quienes deciden, mientras que, sólo el 2.5 por ciento de las mujeres ejerce su sexualidad sin prejuicios ni presión alguna.

2005/MG/SJ