Inicio Puebla: policía hostiga a periodista Dalia Patiño por pedir información

Puebla: policía hostiga a periodista Dalia Patiño por pedir información

Por Kara Castillo/corresponsal

Dalia Patiño, reportera del diario Puntual, fue hostigada, amedrentada y cuestionada por el comandante Jorge Morgado Nava y 4 hombres más, en una habitación de la Corporación auxiliar de la Policía de Protección Ciudadana, luego de solicitar a la Unidad de Transparencia el número de contratos de servicios de seguridad por parte del Gobierno estatal y los montos de cada uno de ellos durante 2008 que se establecieron en la corporación de la Policía Auxiliar.

Los hechos tuvieron lugar la semana pasada y fueron denunciados ante Guillermina Jaramillo, de la Comisión de Derechos Humanos de Puebla (CEDH Puebla). La periodista había acudido al Módulo de Transparencia a recoger la respuesta a su petición. Lilia Carreón Álvarez, responsable del Departamento de Comunicación, después de hacerle esperar en la antesala, la condujo a una habitación en la que la esperaban el Director de la corporación, así como otros tres hombres más.

Carreón dejó a la periodista sentada frente al capitán Morgado, que dirige la corporación. Uno de los hombres se colocó junto a ella, mientras otro se colocó en la puerta, con el brazo extendido, obstaculizando la entrada. E inició un interrogatorio a la reportera que se prologó por 20 minutos.

“Lilia salió de la habitación luego de indicarme dónde me sentara, cuando me di cuenta estaba rodeada por esos sujetos y enfrente el director de la corporación me preguntó “Ah, ¿eres tú la que pidió la información?”, ¿cómo para qué la quieres?”. No, no, explícame para qué vas a utilizar estos datos”. “No es que no quiera dártelos, es que no veo sentido”, describió la reportera, quien cubre la fuente de política para el diario Puntual.

Luego siguió un intercambio de palabras que subía de tono: “le expliqué que teníamos derecho a conocer esos datos. Intercambiamos ideas y conceptos sobre la transparencia y la obligación por ley a la que están sujetos todos los organismos, pero no había diálogo, el director más molesto volvía a los mismos cuestionamientos”.

En ese momento, Jesús Encinas Sánchez, encargado del área de Unidad de Acceso a la Información Pública (UDAPI),entró a la habitación y dirigiéndose a la reportera le explicó que sus dos peticiones habían sido respondidas parcialmente, ya que una de ellas se encontraba en estatus de Reservada.

Cuando le iba a entregar los documentos, el capitán se los arrebató “a ver, ¿qué le vas a dar?”, preguntó, y luego se los devolvió. Encinas Sánchez pidió a la reportera que lo acompañara a su oficina. Uno de los hombres le indicó al encargado de UDAPI que le pidiera sus datos, dejara su dirección, así como copia de su identificación.

“Me negué a dar mis datos, la nueva disposición legal así lo marca, el encargado de la UDAPI lo confirmó. Cuando me incorporaba para salir, el capitán Morgado en tono terminante dijo “No, ve tú, ella aquí se queda”, denunció la reportera.

El interrogatorio continuó, más severo que antes: “¿Es que no entiendes que no podemos darte esta información?”. “¿De verdad no entiendes?”. ¿Qué pretendes, que te digamos las empresas que no están custodiadas para que sean vulnerables a los ladrones?”, es como si te pidiera que me dijeras tus fuentes”. “¿Acaso yo voy a tu periódico para exigirte información?”. “A ver, dime ¿quién patrocina a tu periódico?”, cuestionaba el capitán Morgado.

Dalia le contestó: “Usted puede formular una petición de información y saberlo”, lo que irritó más al policía.

Cuando la encargada de Prensa entró de nuevo a la habitación, la periodista aprovechó y salió. En la calle, Carreón pidió disculpas, pues “el capitán no sabe tratar a la prensa. La condujo entonces a la UDAPI para que le dieran sus respuestas impresas. Hasta que abandonó el edificio, Patiño estuvo vigilada por los dos hombres que habían estado en su interrogatorio.

“Sé que vulneraron mis derechos, me sentí hostigada en mi trabajo periodístico. Me amedrentaron”, dijo.

LAS RESPUESTAS

Dalia Patiño realizaba una investigación sobre la policía auxiliar que pide cooperación casa por casa. Se entrevistó para ello con el capitán Morgado, pero como no tenía toda la información necesaria, la solicitó a la Comisión de Acceso a la Información Pública. Concretamente, pidió el marco jurídico y legal de la institución, que fue respondida con copias del Diario Oficial de la Federación.

La segunda pregunta fue solicitada bajo el folio 2009-000130: “¿Cuántos contratos de Servicios de Seguridad y los montos de cada uno de ellos, en 2008 se establecieron en la corporación de la policía auxiliar”? El organismo respondió que era información reservada.

La periodista señala que le asombra el criterio para reservar la información, pues había solicitado anteriormente a la Secretaría de Cultura, con el folio, 2009-000129, “¿Cuántos recursos económicos invirtió la Secretaría de Cultura en los servicios de Seguridad para el Festival Internación Puebla 2008?”. Le respondieron: “Fueron 209 mil 500 pesos los que se pagaron a la Corporación Auxiliar de la Policía de Protección Ciudadana”.

Además, en la página electrónica de la Corporación policíaca está la lista de sus proveedores, incluso con su logo comercial, lo que contradice la presunta confidencialidad a que se refería el capitán Morgado, advierte la periodista.

09/KC/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content