Inicio Qué hacemos los ciudadanos después de la marcha del 8 de mayo

Qué hacemos los ciudadanos después de la marcha del 8 de mayo

Por Clara Jusidman*

La manifestación ciudadana del pasado domingo, en torno a la convocatoria de Javier Sicilia, el poeta y periodista, fue sorprendente.

Acudimos personas, familias y organizaciones de una diversidad socioeconómica, generacional, cultural, étnica, de origen territorial y de orientación sexual.

Participaron jóvenes de muy diversos orígenes expresándose de la manera más variada mediante sus vestimentas, mantas, pancartas, máscaras, cuerpos pintados o manchados de sangre; representantes de comunidades indígenas de todo el territorio profundamente lastimadas por una violencia estructural que ha tratado de destruirlas.

Estuvieron trabajadores, campesinos, mujeres que han padecido las violencias personalmente o por la desaparición y muerte de sus hijos, de sus esposos y hermanos. Una gran cantidad de intelectuales con vestimentas iguales o parecidas a las de Sicilia con su particular chaleco multibolsas; maestros y profesionistas universitarios y familias enteras con sus hijos en carriolas.

En fin, las personas, hartas de tanta impunidad, corrupción, avaricia y abusos, salieron a la calle de manera solidaria por que les importa su país, su futuro y el de sus hijos y por que quieren que algo suceda, que algo cambie.

Pero muchos nos preguntamos y ahora qué sigue. Esperamos nuevamente la llegada del mesías o asumimos nuestras responsabilidades en el desastre que entre todos hemos construido por omisión o por acción, y al que el gobierno de Calderón sólo le dio un empujoncito para que se despeñara, declarando una guerra que deploramos.

En este contexto y en un esfuerzo por aportar a un urgente cambio de cultura de la sociedad mexicana hacia relaciones democráticas, de respeto, de tolerancia, de justicia y de paz, varias organizaciones civiles que integramos el Espacio Social de Diálogo Estratégico, empezamos a desarrollar y a difundir una propuesta de Cinco Compromisos para la Acción Ciudadana Responsable que incluye acciones que cada uno podemos ir haciendo en nuestra casa, escuela, lugar de trabajo, o comunidad para aportar a la construcción de una cultura de paz.

Los cinco compromisos se expresan en lo siguiente:

a) Seamos ciudadanos informados. Busquemos y compartamos información de distintas fuentes para no dejarnos llevar por el rumor, por las noticias malintencionadas, o por las que difunden los grandes intereses de las televisoras. Promovamos en nuestras casas el diálogo reflexivo sobre la violencia en los medios y transformémonos en una audiencia crítica.

b) No aceptemos las violencias como destino, reconociendo que todos tenemos derecho a una vida sin violencias; que cada muerte, desaparición o caso de violencia es importante y debe ser esclarecida; exijamos justicia para todos y todas y enviemos información sobre las violaciones que observamos en nuestras comunidades a los organismos de Derechos Humanos y a las organizaciones de la sociedad civil; enviemos protestas a las autoridades municipales, estatales y federales por cada homicidio que ocurre en nuestra comunidad y muros de la ignominia donde vayamos añadiendo los nombres de las víctimas.

c) Construyamos entornos de vida y de paz, resolviendo los conflictos mediante el diálogo respetuoso; escuchando y procurando entender y no vencer a los otros; respetando y cuidando los parques, la escuelas, las plazas, las calles, los camellones como espacios de encuentro y diversión en nuestras comunidades. Saludemos a nuestros vecinos, a los policías, a los trabajadores que mantienen limpias nuestras comunidades, escuelas, cines, hospitales; a nuestros compañeros de escuela y de trabajo.

d) Capacitémonos como constructores de paz estudiando y difundiendo lo que significan los Derechos Humanos, participando en la vida y en las acciones colectivas de nuestra comunidad; promoviendo y construyendo la paz desde los espacios más personales y familiares.

e) Construyamos un mundo mejor y sin miedo promoviendo y participando en eventos culturales, deportivos y recreativos en los espacios públicos de nuestra comunidad; recuperando las calles; apoyando a las organizaciones que dan servicios a los jóvenes, las mujeres, la infancia, los adultos mayores y promoviendo legislación que combata la corrupción y la impunidad así como su cumplimiento.

La idea es construir juntos comunidad, diálogo, justicia y paz.

*Analista del Cambio Social y presidenta de INCIDE Social A.C.

11/CJ/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content