Inicio Queja contra Estado Mexicano por violar derecho a la salud

Queja contra Estado Mexicano por violar derecho a la salud

Por Cirenia Celestino Ortega

Las organizaciones El poder del Consumidor y la Red por los Derechos de la Infancia, presentaron hoy una queja contra el Estado mexicano por violar el derecho a la salud de las y los niños mexicanos, quienes ocupan el primer lugar de sobrepeso y obesidad a nivel mundial.

El representante legal de El poder del Consumidor, Alejandro Calvillo Unna informó que la queja fue presentada ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por la omisión para prevenir esta problemática de salud.

El activista, dijo que en el caso de las niñas, el sobrepeso aumentó 27 por ciento de 1999- cuando se situaba en 18.6 por ciento- a 2006, y la obesidad que en el mismo periodo se situó en 39.7, se incrementó a 47 por ciento en el mismo lapso.

Juan Martí, de la Red por los Derechos de la Infancia en México, refiere que la epidemia de salud, derivada de la obesidad, se suma a la carga de discriminación cultural, que es más frecuente para las niñas ya que se vuelven objeto de burla por no cumplir con el perfil de belleza.

Mientras a un varón gordito se le dice que “es saludable”, a la niña se le dice que está gorda, ejemplificó.

Desde 1988 la Encuesta Nacional de Nutrición, reveló que existía un 10.2 por ciento en sobrepeso y 14.6 en obesidad de mujeres en edad reproductiva.

De las mujeres en edad fértil, de 12 a 49 años de edad, el promedio de circunferencia de cintura en 1999 era de 81 centímetros, para 2006 aumentó a 91.1, cuando la medida nacional es de 80 centímetros.

El Instituto Nacional de Salud Pública, destaca que el incremento en sobrepeso y obesidad afecta principalmente a niñas de 5 a 11 años. La Encuesta nacional de Salud y Nutrición de 2006, reveló que 26 por ciento de niñas y niños de entre 5 y 11 años presentaba sobrepeso y obesidad, 39 por ciento más respecto a 1999.

AUTORIDADES OMISAS

El problema de sobrepeso y obesidad advertido desde hace 10 años no fue atendido, explicó Calvillo Unna pese a que puede provocar otros problemas de salud como diabetes, enfermedades cardiacas y cerebro vasculares, algunos tipos de cáncer y enfermedades de la vesícula biliar, además del bajo desarrollo social, físico y emocional de las niñas y niños afectados.

Juan Martí aseguró que el sobrepeso y la obesidad no son responsabilidad de las familias o de las instituciones, sino que responden a una violación del derecho a la salud, en el que el Estado tiene la responsabilidad de promover el goce de una vida plena para las niñas y los niños y que ésta es una muestra de las muchas omisiones cometidas hacia la infancia que le obstruyen su posibilidad de construir un proyecto de vida.

Calvillo y Martí señalaron que una persona con diabetes, que además sea obesa, puede ver reducida su esperanza de vida hasta en 8 años.

Ante el ambiente obesigénico que se ha desarrollado a partir de las omisiones de la Secretaría de Salud (SS), Secretaría de Educación Pública (SEP) y Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), organizaciones como el Poder del Consumidor y la Red por los Derechos de la Infancia atienden al desarrollo de la obesidad como una epidemia y exigen al Estado el cumplimiento de sus obligaciones en esta materia.

La queja advierte que en las instituciones donde prevalece la comida chatarra, la casi nula actividad física y el poco acceso al agua potable, permiten el consumo de alimentos como dulces, frituras y refrescos.

Un estudio realizado por El Poder del Consumidor A.C. reveló que una niña o niño que ve dos horas de televisión al día está expuesto a 12 mil 700 anuncios de comida chatarra y ninguno de orientación nutricional.

La Norma Oficial Mexicana NOM 043-SSA2, establece que se deben indicar señales de riesgo de obesidad, alertar sobre las dietas que carecen de fundamento científico e informar sobre la importancia de alimentarse bien y esas medidas no han sido hasta ahora un contrapeso a la publicidad de los medios de comunicación, que altera los hábitos alimenticios.

Calvillo Unna recomendó a las autoridades erradicar los alimentos chatarra de escuelas, vigilar y establecer multas para la publicidad y los productos sin etiquetas claras.

También, dijo, es necesario proveer de una orientación alimentaria y a instalar bebederos de agua potable en todas las escuelas y espacios públicos, además de promover la venta de frutas a precios accesibles que refuercen a productores locales y no a las grandes empresas.

10/CS/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content