¿Quién fue Andrea Dworkin?

MUJERES CAUTIVAS
FEMINISMO
¿Quién fue Andrea Dworkin?
imagen retomada de la revista Culturamas.es
Por: Teresa C. Ulloa Ziáurriz*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 07/11/2018

E. Ce Miller publicó un artículo recientemente en “Bust” sobre Andre Dworkin, su activismo y su obra y entre otras cosas dijo: si pones en tu buscador de internet a “Andrea Dworkin”, tú nunca estarás completamente segura de lo que vas a encontrar. En las últimas semanas, han surgido referencias a su activismo e ideología en casi todo, desde un artículo sobre Kylie Jenner y su cultura de maquillaje tóxico, hasta un blog antiaborto publicado sobre las audiencias de Ford/Kavanaugh, y una crítica sobre el guardarropa de Melania Trump inspirado en las culturas africanas.

Una escritora, activista y autoproclamada "militante feminista", Dworkin es sin duda una de las figuras más controvertidas del movimiento feminista moderno. Ha sido acusada de ser la autora de la filosofía que califica todo el sexo como violación (nada más falso); vilipendiada por dividir el movimiento feminista de la segunda ola en dos facciones beligerantes (con cierto grado de verdad), así como otros mitos que se le atribuyeron, algunos ciertos y otros completamente falsos.

La escritora feminista Gloria Steinem dijo en 2000 en una entrevista para la revista BUST, tuvo discrepancias con Kathleen Hanna, sobre ciertos hechos del activismo de Dworkin. Éste no fue un intercambio poco común, especialmente entre feministas. Las reacciones hacia Dworkin corrían entre la galvanización y la polarización. Ha sido señalada como la mayor feminista y como la antítesis del feminismo. Una página entera del sitio web de la biblioteca en línea de Andrea Dworkin está dedicada al mito de romper las mentiras que se han dicho acerca de ella. Aun así, es difícil estar segura, si alguna vez vas poder comprender a la verdadera Dworkin y sus postulados o, como tantas, no lo lograrás.

Ni siquiera estoy segura de entender por completo lo que Andrea Dworkin estaba tratando de hacer, incluso después de sumergirme por completo en sus escritos; lo que hice primero como estudiante y luego de nuevo mucho más urgentemente, durante el movimiento #MeToo o cuando decidí luchar contra la trata y la prostitución. Se ha vuelto casi imposible separar a Andrea Dworkin de opiniones sobre Andrea Dworkin — lo que se ha dicho y escrito sobre ella excede mucho lo que dijo y se escribió. Aun así, bajo las muchas capas de controversia tenemos lo que Dworkin dijo, hizo y escribió. Y creo que las mujeres necesitamos su feminismo militante ahora más que nunca, sobre todo cuando ciertas académicas institucionales y neoliberales, desde el escritorio, se atreven a argumentar que las neoabolicionistas partimos de una postura moral o se atreven a publicar un libro asegurando que el acoso sexual no existe.

En los escritos de Dworkin (13 libros en total) su enojo se pone al descubierto en un momento en que la ira de las mujeres, en público y por escrito, era mucho menos aceptada y celebrada — incluso por compañeros feministas — de lo que es ahora. En lo que se convirtió en su título más reconocido, “El Coito”, publicado en 1987, Dworkin examina el papel del sexo dentro de una sociedad con supremacía masculina, (sexo entre hombres y mujeres del CIS-género, en este caso.) Con agudeza y ferocidad, argumenta que el coito entre hombres y mujeres dentro de cualquier construcción patriarcal requerirá siempre la subyugación y subordinación de las mujeres. Es el libro que deliberadamente mal interpretado inspiró la errónea teoría de que "todo el sexo es violación".

"Para sus detractoras, ella personificaba el horror de las feministas libertarias”, escribió el periodista Ariel Levy en la preparación de la cópula.  Ese libro fue reconocido por incitar el argumento de que el feminismo de la época se dividió en dos. Fue el libro que Dworkin consideró su "mancha de Rorschach en el que la gente hizo una malinterpretación y caracterizó como fantasías su enojo y su activismo. Su libro fue "vilipendiado", tanto que ella misma escribió que había sido alentada a suavizar el libro con una introducción diseñada para hacerla simpática, o para publicar bajo un seudónimo. Ella no aceptó.

Pero el gran valor en Dworkin, aparte de todo lo que escribió, es cómo lo escribió. Su trabajo es sin eufemismos. No está matizado. Sus relatos de agresión, abuso y violación son hechos detallados y explícitos. Escribe con autoridad inquebrantable. Es esta autoridad, tal vez, más que cualquier otra cosa, la que impulsa a los críticos rabiosos de Dworkin y de dónde las feministas contemporáneas podemos aprender. Ella te dice cómo es. Ella sabe de lo que escribe. Ella no está equivocada. Se podría decir que Dworkin se equivocó, pero ella no lo creería, en ninguno de sus escritos vaciló.

Como dijo E. Ce Miller: “Corazón Roto: La Memoria Política de una Militante Feminista” fue escrito con 30 años de anticipación y es exactamente lo que necesitamos en nuestros días para hacer frente al feminismo institucionalizado y neoliberal.

“El Corazón Roto: la Memoria Política de una Militante Feminista”, de Andrea Dworkin.

“Me han preguntado, cortesmente y no tan cortesmente, por qué soy así. Ésta es una respuesta que se le solicitará a cualquier mujer con su voluntad y su claridad", escribió Dworkin, en el prefacio de sus memorias del 2002, la angustia que describe en momentos específicos de su niñez, de su educación, de su abuso y su activismo. Un recuento, sí; pero una disculpa a la angustia no es. Donde otras mujeres escritoras podrían cuestionar quiénes son, (esto es lo que estamos intentando hacer, después de todo), Dworkin dice quién es. Donde otras escritoras pueden disculparse por que son quienes son, (otra vez, socializadas), Dworkin ofrece respuestas claras.

“Aquí está el ideal como yo lo veo”, Dworkin escribió, considerando sus críticas y aquellas que ella se tuvo que explicar a ella misma. “Yo soy ambiciosa – Dios lo sabe y no por dinero; en muchos aspectos soy honorable, pero no en todos; uso overoles: maten a la perra. Pero la perra todavía no está lista para morir.” 

En un artículo publicado en el “New York Time”s, después de unos días de la muerte de Dworkin en 2005, Catharine A. MacKinnon preguntaba quién le tiene miedo a Andrea Dworkin. Su respuesta fue que aquellos que no la sobrestimaron: acumuladores de poder, los que disfrutaban del estatus quo. “Amenazada por esta chica judía de Camden, Nueva Jersey, los súbditos del status quo se movieron para destruir su credibilidad y enterrar su trabajo vivo ", escribió MacKinnon. Son las mismas personas que están ahora — aunque puede que no parezca que, a veces — le temen a las mujeres como Tamara Burke y el Dr. Christine Blasey Ford, Patrisse Khan-los Sacrificadores, Alicia Garza y Opal Tometi; miedo de cualquiera que marchó el 21 de enero de 2017; miedo de cualquiera que haya usado el hashtag #metoo.

Los escritos de Dworkin — o, como mínimo, la autoridad que ejemplifica — fueron escritos antes de que ella pudiera ver su auto evidencia. Pero creo que ahora los vemos y los necesitamos porque es necesaria una vuelta de tuerca, nos hace falta ese feminismo militante y todo lo que eso significa y nos exige. Usted puede estar en desacuerdo con sus argumentos todo lo que guste — y, en diferentes grados, yo también — pero usted debe conocer e interiorizar sus postulados y afirmaciones.

*Directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, (CATWLAC por sus siglas en inglés).

Twitter: @CATWLACDIR

Facebook:  @CATWLAC

18/TUZ/LGL