Inicio ¿Quién gobernará a México?

¿Quién gobernará a México?

Por Sara Lovera

Lo único claro a 9 días de la elección es que la derecha panista/yunquista, como lo planeó hace 6 años, ha hecho lo indecible para mantenerse en el poder y avanzar en su proyecto político. Usó todos los recursos gubernamentales e institucionales para lograrlo, tal como aprendió del PRI y contó con la colaboración, claramente, de los desertores del revolucionario institucional.

La intervención en el proceso del Presidente de la República, sobre cuya denuncia fue laxo y lento el Instituto Federal Electoral (IFE) y los otros órganos relacionados con el proceso electoral, fue un coadyuvante fundamental.

Recursos económicos, como los documentados por el libro de José Reveles, los cambios en la estructura legal de los medios (me refiero al 12.5 por ciento) y sobre todo la violenta y agresiva campaña anticomunista y demoledora, son elementos sustantivos de inmoralidad política, corrupción y violencia.

El PRI-AN se apresta a dirigir al país con mayor fuerza y buscando una legitimidad que será regateada, hasta lo imposible, por las fuerzas progresistas, a las que se han sumado partidos coaligados, ciudadanas y ciudadanos, grupos de izquierda, abstencionistas, jóvenes sin credencial de elector y desposeídos.

Tal vez por ello habrán de contarse voto por voto. Es decir habrá que conseguir confianza y credibilidad. Cosa difícil.

Si esto no es posible, si el Tribunal Federal Electoral y la Suprema Corte de Justicia dicen lo contrario, Felipe Calderón se compró un tigre. El México Profundo, sobre el que advirtió Jesús Reyes Heroles, está aquí y ahora millones de personas vivirán la crisis como fraude y al parecer, no se desmovilizarán.

La derecha formal hará lo imposible por imponerse, sin considerar que muchas mexicanas y mexicanos tienen, buscan, desean otro proyecto de nación. Hasta Diego Fernández de Cevallos le dijo a Lolita de la Vega, que esto es así, que el panorama es “conciliar”.

¿Qué significa eso?, mientras otro líder moral, Cuauhtémoc Cárdenas se reunió ya dos veces con Felipe Calderón, le tendió la mano a Vicente Fox y está en la reserva, en caso, poco probable, de una anulación electoral total.

Si damos crédito, no al IFE, sino a los encuestadores/científicos, que han estado midiendo la opinión de la gente, la división es transversal y partidaria.

Es decir, las preferencias por la derecha y por la coalición por el Bien de Todos no fue clasista, entre ricos y pobres, sino dirigida una a la continuidad neoliberal bárbara y otra a un cambio con maquillaje capaz de redistribuir la riqueza de la nación, levantar nuestras viejas tradiciones liberales y revolucionarias y mitigar con la fuerza del gobierno, una pobreza insultante, con productividad y sin migajas.

Es decir, algunos analistas institucionales, reconocen que el voto fue duro, partidario y pensado. Dos Méxicos se levantan, otra vez enfrentados. Esos son los datos, las estadísticas, los indicadores como dicen los especialistas.

LAS MUJERES PERDIMOS

En este panorama, con la información electoral disponible, las mujeres perdimos, como advirtió la agencia de noticias CIMAC.

Perdimos en dos líneas indiscutibles: en representación formal y en incidencia real. Nuestra agenda se diluyó en la campaña, en las propuestas donde las hubo, en la participación organizada que no se dio y en el futuro inmediato. Nos quedamos sin interlocución.

En la Cámara de Diputados, 41 mujeres de mayoría y aproximadamente 53 en representación proporcional, o sea 94, es decir 18.6 por ciento frente a 23 que existían en la legislatura que está por terminar, arroja una pérdida neta de 5.6 por ciento.

De estas probables 94 diputadas mujeres, tal vez 5 son claramente feministas, interesadas en la condición de las mujeres, probables transgresoras convencidas de un régimen autoritario y patriarcal.

En el Senado de la República se conserva el porcentaje de 18 por ciento, con un equilibrio entre las principales fuerzas políticas, pero lo que importa, porque varias de las iniciativas de avance están atoradas precisamente ahí., es ¿quién podrá defenderlas con el ahínco de senadoras como Leticia Burgos?

El análisis de quienes se consideran analistas profundos, nos colocan claramente en la pregunta. No importa quién sea jefe del gobierno, lo cierto es que las mujeres se quedaron sin voz.

Los pocos datos de las elecciones estatales, ilustran también la caída de la representación femenina: en Sonora donde se eligieron 31 presidencias municipales, sólo en 5 habrá mujeres; de 21 diputaciones locales sólo 4 fueron para mujeres: en Nuevo León de 51 ayuntamientos elegidos, sólo 4 alcaldías serán dirigidas por mujeres.

En el Distrito Federal, solo habrá una mujer delegada, Gabriela Cuevas, procedente del Partido Acción Nacional (PAN) y apenas 16 mujeres llegarán a la Asamblea, se perdieron exactamente 6 curules, 9 por ciento debajo de la composición actual.

Ante ello, las feministas, desde distintos espacios analizan algo fundamental, la resolución de la emisión del voto, la claridad y transparencia de la jornada electoral. Se aprestan a reflexionar sobre el proceso, su actuación frente a las mujeres y sus luchas.

Una situación, reconocida en el espacio feminista, como compleja. ¿Con quien aliarse? ¿Cuándo y cómo? ¿Cómo evitar la complicidad con el sistema patriarcal y autoritario? Y ¿cómo incidir? La agenda por mejorar la condición de las mujeres, reflexionaron, está realmente en peligro, el avance parece diluirse.

La democracia finalmente también esta en peligro. Esa democracia genérica a la que aspira un nutrido grupo de mujeres conscientes.

Ninguna mujer yunquista, de las que podría haber decenas en el gobierno podría ser garantía de nada.

06/CV/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content