Inicio Realizan la mayoría del trabajo rural, pero estadísticas invisibilizan a mujeres: Paloma Bonfil

Realizan la mayoría del trabajo rural, pero estadísticas invisibilizan a mujeres: Paloma Bonfil

Por Juan Carlos Uribe Fuentes

Dos terceras partes del trabajo rural es realizado por mujeres, sin embargo, la mayoría no son representadas como parte de la población económicamente activa (PEA), afirmó la doctora Paloma Bonfil Sánchez, durante su participación de la mesa redonda “Las mujeres rurales en México, avances, rezagos y retos”, realizado para conmemorar, como cada 15 de octubre, el Día Internacional de la Mujer Rural.  
 
En México, hay más de 12 millones de mujeres rurales, dijo por su parte Susana Reséndiz Díaz, presidenta nacional de la Asociación de Movimientos Indígenas, Urbanos y Campesinos (AMIUC), y ellas enfrentan limitaciones de uso legal y de usos y costumbres, las cuales que frenan su desarrollo y les niegan el financiamiento en iniciativas de trabajo agrícola u otro tipo de labores.
 
Reséndiz dijo que 80 por ciento del total de trabajo en el campo es realizado por mujeres que reciben salarios de entre 30 y 40 pesos.
 
Bonfil, integrante  del Grupo Interdisciplinario sobre Mujer, Trabajo y Pobreza AC (GIMTRAP), explicó que la pobreza de las mujeres se expresa en tres formas, pobreza alimentaria, pobreza de capacidades y pobreza de patrimonio.
 
Cada vez hay más barreras que recursos en el apoyo a las mujeres rurales, advirtió, y dio como ejemplo que las reglas de operación de programas dirigidos al desarrollo rural se difunden en Internet pese a que en muchas zonas el acceso a esta herramienta es limitado o nulo.
 
En ello coincidió Reséndiz, al decir que las reglas de operación de los programas no les permiten el aprovechamiento de los mismos a las mujeres rurales, por lo que hace falta invertir en su capacitación como productoras para el desarrollo del país.
 
Además, continúo Bonfíl Sánchez, es primordial diferenciar las necesidades de las mujeres en cada zona rural al elaborar dichos programas, ya que se realizan de forma general sin tomar en cuenta las necesidades reales con base en su geografía, forma de vida, sustento y capacidades.
 
Y en materia de educación, únicamente 2 de cada 100 mujeres rurales entra a la universidad, y quienes trabajan, además de laborar en condiciones precarias, no tienen acceso ni conocimiento de sus derechos o prestaciones de ley.
 
JCUF/13/GGQ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content