Inicio » Recae todavía en las mujeres la carga del trabajo doméstico

Recae todavía en las mujeres la carga del trabajo doméstico

Por CIMAC Redacción

Aun cuando más hombres se han incorporado a las actividades del hogar, la carga del trabajo doméstico todavía recae en las mujeres, ya que casi el 96 por ciento de ellas realiza estas labores, frente al 65 por ciento de hombres, debido principalmente a la prevalencia de los roles tradicionales de hombre-proveedor y mujer-ama de casa, publicó el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

En un comunicado, en ocasión del Día Internacional del Trabajo Doméstico, el instituto urgió a una intervención coordinada de acciones multisectoriales, más que desde un enfoque asistencial, para atender una demanda propia del itinerario de las mujeres en busca de la dignidad, igualdad y equidad de género, como un mecanismo de justicia laboral y social.

Serán mujeres y hombres juntos en defensa de la equidad de género, como logren establecerse medidas viables y concretas para erradicar esta problemática social, añadió.

Las mujeres que se desempeñan en el mercado laboral no escapan a la realización de las tareas domésticas; es decir, 92 por ciento de la población femenina que tiene un trabajo remunerado lleva a cabo también actividades en el hogar, mientras que eso sólo sucede en 58.4 por ciento de los varones.

Asimismo, el tiempo destinado al trabajo doméstico es diferente entre hombres y mujeres, ya que mientras los varones sólo dedican cerca de 9 horas a la semana a estas actividades, la población femenina le destina casi 42 horas.

El trabajo que desarrolla una “ama de casa”, señaló el instituto, ayuda a la economía familiar, debido a que en la mayoría de los casos no se contrata a una persona ajena para realizar tales actividades y el tiempo destinado a las mismas es prolongado, sin tener acceso a días de descanso o vacaciones.

El trabajo doméstico, entendido como el conjunto de labores cotidianas que se concretan en valores de uso consumibles en el hogar, carece de remuneración económica, reproduce la fuerza de trabajo y crea condiciones cotidianas para el desarrollo de la vida.

Además, el trabajo asalariado descansa sobre el doméstico en la producción de bienes sociales, es decir, apoya a la economía nacional.

En lo que se refiere al trabajo doméstico remunerado, 40.7 por ciento de las empleadas domésticas gana menos de un salario mínimo, 44.8 por ciento de uno a dos salarios mínimos y 13.1 por ciento más de dos salarios mínimos.

Además, tres cuartas partes de las trabajadoras domésticas no tienen ningún tipo de prestación y sólo una de cada 100 cuenta con seguridad social.

Es una problemática que durante mucho tiempo ha mantenido en la marginación y explotación socio-laboral a las y los trabajadores domésticos.

A lo anterior, debemos agregar que quienes se dedican a esta actividad son víctimas de discriminación social, cultural, y a menudo de hostigamiento físico y moral, así como agresiones o violencia sexual.

El Inmujeres planteó que las acciones multisectoriales deberán enfocarse a la valoración del trabajo doméstico (dignificar y cuantificar); democratización de las responsabilidades en las tareas del hogar; establecer y dar seguimiento a indicadores específicos de medición del trabajo.

La promoción permanente de una campaña de valoración y retribución del trabajo doméstico, con el apoyo de toda la sociedad; y apoyo de mecanismos interinstitucionales para el análisis y discusión de propuestas legislativas en la materia, deberán ser también parte de la estrategia.

06/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más