Inicio Rechazará Cámara de Diputados iniciativa sobre transgénicos

Rechazará Cámara de Diputados iniciativa sobre transgénicos

Por la Redacción

La Cámara de Diputados no aprobará la iniciativa de Ley de Bioseguridad en los términos en que se la envió el Senado de la República, anunció la presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, Jacqueline Argüelles Guzmán.

De acuerdo con un boletín de prensa de la Fundación Alemana Heinrich Böll, en un foro de discusión la legisladora federal señaló que la minuta del Senado enviada a la Cámara de Diputados será rechazada debido a que muestra diversas deficiencias y los legisladores tienen dudas e incertidumbres al respecto.

Dijo que la iniciativa aprobada por el Senado en abril de 2003, que ahora analiza una subcomisión de la Cámara de Diputados, carece de claridad sobre aspectos como el etiquetado de productos que contengan organismos genéticamente modificados, y no define responsabilidades de diversas instancias del gobierno.

Aún no hay acuerdos entre los grupos parlamentarios y no habrá dictamen hasta que todos estén conformes, señaló Argüelles en el debate “Ley para el uso de la tecnología genética en Europa y Alemania: un elemento para el diálogo político en México”, realizado anoche por la Fundación Heinrich Böll.

MAÍZ Y HAMBRE

Barbara Unmüssig, de la junta directiva mundial de la Fundación, señaló que el caso de México “muestra claramente lo engañoso que puede ser la dizque coexistencia pacífica” entre cultivos tradicionales y los modificados, dado que casi una tercera parte de la producción maicera mexicana tiene contaminación transgénica.

Expuso que los lineamientos de la Unión Europea y la ley alemana de biotecnología se basan en la idea de que los organismos modificados deben ser capaces de coexistir pacíficamente con cultivos no modificados, a pesar de que la evidencia del caso mexicano muestra que eso no es así.

Antes, señaló que para combatir el hambre, en lugar de la biotecnología son necesarios cambios estructurales de fondo, como una distribución más equitativa de la tierra, para lo cual se requiere de relaciones comerciales equitativas. “Esto es algo que los gobiernos del norte obstaculizan una y otra vez”, dijo.

“En cooperación con la sociedad civil en todo el mundo, nos interesa en primer lugar que el debate salga de los círculos científicos para ser ventilado en el seno mismo de la sociedad; estamos hablando de cuestiones de vida o muerte, de seguridad alimentaria”, señaló Unmüssig a nombre de la Fundación Böll.

CAMPESINOS MÁS POBRES

Por su parte, el gerente de la Asociación para la Promoción de Agricultura Orgánica de Turingia, Alemania, Frank Augsten, dijo que el uso de semillas transgénicas es completamente lesivo para los campesinos, quienes incluso perderán sus tierras y se verán condenados a una mayor pobreza que la actual.

El empleo de semillas genéticamente modificadas, agregó, genera que los cultivos necesiten cada vez más agroquímicos debido a que las plagas desarrollan nuevas resistencias, a diferencia de lo que plantean los defensores de la biotecnología en el sentido de que los plantíos transgénicos no requieren pesticidas.

Mencionó que, a diferencia con los pesticidas, que son inertes y al dejar de usarse disminuyen con el tiempo su presencia en el medio ambiente, los organismos genéticamente modificados están vivos y se reproducen, y falta investigación para conocer su impacto en la naturaleza.

“La población debe tener el derecho a decidir qué va a comer, a decidir qué va a darle a sus hijos”, expuso el especialista.

Lo anterior fue en respuesta a los planteamientos del diputado federal Fernando Ulises Adame, integrante de la Comisión de Ciencia y Tecnología, quien mostró el panorama por el que considera necesaria la explotación regulada de organismos genéticamente modificados en México.

Excesivo uso de agroquímicos; la extrema pobreza de los campesinos que les implica hambre y una expectativa de vida de 58 años; y la dependencia alimentaria, dado que México importa 50 por ciento del maíz que consume y 95 por ciento de la leche, fueron los aspectos destacados por el diputado.

En el foro, realizado la noche del jueves en la Casa de la Cultura Jesús Reyes Heroles, participó también Alejandro Calvillo, director de Greenpeace México, y la moderación estuvo a cargo de Silke Helfrich, directora de la Oficina para México, Centroamérica y el Caribe de la Fundación Böll.

La Fundación Heinrich Böll, institución política alemana que hoy abre su oficina regional en México, trabaja en educación política en los ámbitos nacional e internacional, orientada a promover la formación de la voluntad democrática, el compromiso sociopolítico y el entendimiento entre los pueblos.

Su trabajo se basa en la ecología, la democracia, la solidaridad y la no violencia como valores políticos fundamentales.

2004/RGR/LRG/SMO

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más