Inicio » Recibirán jefas de familia impacto negativo de la reforma fiscal

Recibirán jefas de familia impacto negativo de la reforma fiscal

Por María de la Luz Tesoro

La reforma fiscal no son más que parches a una política hacendaria que siempre ha tendido una red de protección hacia los patrones, a quienes cuando se les exige cooperar con el país, boicotean y amenazan.

A fin de cuentas, los que vamos a pagar más seremos los cautivos, la parte más castigada de las políticas hacendarias y entre ellos las mujeres, que conforman el 37 por ciento de la población económicamente activa, aseguró la diputada federal Rosario Ortiz Magallón.

La integrante de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados subrayó que de ese 37 por ciento de mujeres, un número importante son jefas de familia y son las que van a sufrir el impacto negativo que va a caer en cascada, a consecuencia de la reforma fiscal.

La CETU (Contribución Empresarial a Tasa Única), sentenció la legisladora perredista, no va a pasar en la Cámara de Diputados, porque hay una oposición -bajo diferentes argumentos- de los sectores sociales que se van a ver involucrados y, que entre más se ha analizado la propuesta, se han descubierto los impactos más negativos para las y los trabajadores, así como para los propios patrones.

Desde la óptica de Ortiz Magallón, las principales afectadas serán las trabajadoras y trabajadores, por lo que el consenso ha ido avanzando en lo referente a retirar la CETU y concentrarse en el ISR; pero, ello implica un mayor riesgo, toda vez que puede derivar en una propuesta de incremento del IVA a medicinas y alimentos.

Lo que está claro, dijo, es que el gobierno quiere incrementar la recuperación impositiva sin exigirles a los patrones, por eso dio resultado la presión y la CETU, que estaba en 19 por ciento, bajó a 12, para complacer a los españoles y a los patrones nacionales, acostumbrados a que en cada reforma hacendaria se les baje la cuota para el pago de la seguridad social, prestaciones y producto del trabajo y cuando se les incrementa, pegan el grito en el cielo.

Hay un problema de cultura en México, los patrones han sido tan protegidos que no están dispuestos a aportar ni un punto más de las ganancias que ya tienen, y por eso las reformas hacendarías nunca han sido equitativas, sostuvo.

La secretaría de la Comisión de Seguridad Social en San Lázaro consideró que lo ideal sería que los patrones que tienen mayores ganancias deben pagar más, para no castigar a la mediana y pequeña industria, a las que se obliga a pagar más, siendo que son las que generan más empleo, pero siempre están ahorcadas con los impuestos.

Y, como ejemplo puso que no es lo mismo que un Carlos Slim, un Larrea, paguen el 12 por ciento de impuestos, que lo pague una empresa que tiene 50 trabajadores y seguramente se va a ver en la necesidad de cerrar la fuente de trabajo.

Ortiz Magallón indicó que las empresas que subsistan, para ahorrarse el pago de prestaciones y seguridad social, contratarán empresas terceras que apenas contratan con el salario mínimo, y no dan ninguna seguridad social, por lo tanto el servicio médico lo van a tener que pagar las y los trabajadores, además de que la educación de sus hijas e hijos se va a ver mermada, y el salario mínimo pulverizado.

La integrante de la bancada perredista manifestó que mientras no haya una visión equitativa y distributiva de la política hacendaria, vamos a seguir con estos problemas y se vendrá en cascada un impacto muy negativo, que generará una caída en el nivel de vida de las mujeres jefas de familia y de su entorno familiar, así como de los trabajadores en general.

SIN RECONOCIMIENTO

Asimismo, aseguró que el lado oscuro de la política económica del país es no reconocer el aporte de las mujeres, tanto del trabajo no renumerado como el del mundo laboral.

Advirtió que esa falta de reconocimiento significa para el gobierno un ahorro en las prestaciones sociales, porque las mujeres no son reconocidas en el aporte que hacen desde el trabajo en casa, del que no se tienen un salario, ni prestaciones sociales, o servicios para la atención de la familia, como guarderías.

Rosario Ortiz manifestó que ese problema no quiere ser visto por los gobiernos, toda vez que le atraería un compromiso de reconocer, pagar y otorgar seguridad social a las mujeres, lo que implica erogar dinero.

Como el gobierno federal está respaldando más las políticas de ganancias rápidas para los patrones, no van a presionar para que estos inviertan en una política social, mucho más amplia de lo que ahora se ha logrado mantener, puntualizó la secretaria de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados, Rosario Ortiz Magallón.

07/MLT/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: