Inicio Recobrar la ética como parte fundamental de la enseñanza

Recobrar la ética como parte fundamental de la enseñanza

Por Soledad Jarquín


El tráfico de personas como la trata de blancas son problemas éticos de la humanidad, sostuvo el director de Cibai-migraciones y filósofo Giovanni Corso.

En entrevista con Cimacnoticias, el sacerdote recordó que ambos ejercicios de poder sobre las mujeres, principalmente, no debe ser permitida nunca y pidió a las universidades a recobrar la ética como parte fundamental de la enseñanza.

La humanidad, dijo, enfrenta crímenes de egoísmo, basados en una explotación que no debemos permitir, de ahí que el Foro de las Migraciones debe encontrar soluciones y no sólo reflexiones, de lo contrario caeríamos en actitudes de cinismo.

Uno de los organizadores de este foro, que se celebró aquí previo al V Foro Social Mundial, subrayó que la convergencia de expertos y expertas debe ser la oportunidad para encontrar soluciones concretas a situaciones deshumanas que existen alrededor del fenómeno migratorio.

El también profesor universitario rechazó la actitud de los Estados, quienes convierten a las y los ciudadanos sin documentos en delincuentes o criminales, sin haber cometido ningún mal, excepto el de buscar un trabajo en un país diferente al suyo.

Considerar a la migración como un asunto de seguridad pública es un error en el que caen de manera permanente los gobiernos, a través del positivismo legislativo que busca resolver criminalmente un problema jurídico y se olvida que la población emigrante tiene derechos y obligaciones, pero sobre todo son personas.

A su vez, la socióloga y maestra en geografía humana, Wandeluce Bison, apuntó que la problemática de las mujeres en el ámbito de las migraciones debe ser tratada de manera específica, porque son ellas la que enfrentan mayores riesgos, amenazas y violencia.

La especialista en políticas públicas y gestión gubernamental recordó que la migración, especialmente de índole internacional, hace vulnerables a las mujeres, quienes enfrentan amenazas, violencia sexual y hasta la explotación sexual, por lo que habría de tratar de manera específica su problemática.

Sin embargo, añadió, no existen programas de gobierno específicos, como tampoco una movilización social que permita poner esta problemática entre las acciones públicas que favorezcan a las mujeres, “la migración de las mujeres es considerado como un problema inexpresivo”.

Al término del Foro Social de las Migraciones, se destacó que el drama de las y los refugiados es sin duda una de las principales señales del desorden mundial, que obliga a las personas a dejar su tierra, abandonar todo lo que las identifica y revela en forma contundente las contradicciones de la globalización neoliberal.

En el mundo se estima que alrededor de 17 millones de personas son refugiados y por tanto los más vulnerables a sufrir la intolerancia, la discriminación o confinados a “campos de refugiados”.

Se recordó también que en 1995, hace 10 años, fueron liberados 13 millones de trabajadores esclavos en Brasil, de los cuales muchos aún carecen de documentos, todo ello pese a las tareas por la promoción de los derechos humanos.

2005/SJ/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content