Inicio Recomendaciones para la práctica de ejercicio

Recomendaciones para la práctica de ejercicio

Por Carolina Velásquez

La gimnasia o calistenia puede ser una opción para tu “yo soy corporal” si, en términos generales, tienes las siguientes características: autodisciplina, gusto por el ejercicio sola o solo, un horario rígido (puedes hacerla en cualquier lugar) y si te gustan los movimientos mecánicos que no requieren mucho esfuerzo.

Se trata de realizar ejercicios repetitivos durante 30 o 40 minutos que tonifiquen y estiren tus músculos sin uso de equipos o aparatos especiales, sea para sentirte en forma, eliminar el estrés o ganar en flexibilidad, fuerza y resistencia cardiovascular. Son recomendables también para antes de hacer cualquier deporte.

Los expertos recomiendan tomar en cuenta algunos aspectos en diferentes partes de tu “yo soy corporal” para la gimnasia o calistenia (Alix Kirsta, Superar el estrés. Como relajarse y vivir positivamente, 1986).

Los ejercicios para el tórax mejoran respiración y capacidad pulmonar, además de aliviar tensiones de la parte superior de la espalda. Deben realizarse de pie, cuello alineado con la espina dorsal, hombros y cuello relajados.

Tradicionalmente, los abdominales se han usado para fortalecer vientre y estómago; pueden ser muy eficaces para que tu abdomen se vuelva más fuerte, los músculos del vientre firmes, los tejidos menos fláccidos y flojos, y para definir con claridad los músculos abdominales. Debes hacerlos antes de comer y nunca manteniendo las piernas completamente derechas, sobre todo si tienes problemas en la espalda (columna desviada, hernia, contractura) o si te falta condición física.

Para estirar la espalda y los costados es recomendable hacer los ejercicios en el piso, en forma lenta y rítmica para que los músculos se estiren al máximo, “creando una sensación de que el tronco se alarga desde las articulaciones de la cadera”. Si tienes problemas en la parte baja de la espalda coloca una almohada debajo de las ingles.

La pelvis requiere de una atención especial, pues además de “contribuir a mejorar el funcionamiento de los órganos internos de reproducción también previenen los dolores de la parte inferior de la espalda”, reduciendo tensión de la región lumbar. Puedes hacerlos de pie o recostada/o sobre el piso.

Trabajar con pies, tobillos y piernas es importante para tu equilibrio y agilidad, de tal manera que conserves buena postura y condición física. Cualidades que dependen, sobre todo, de la flexibilidad de los dedos de los pies -normalmente apretados y martirizados por los zapatos- los tobillos, las articulaciones de rodilla y cadera, y la fuerza del arco del pie.

Para esta parte de “tu yo soy corporal”, Kirsta recomienda correr, saltar la cuerda o caminar rápido, lo que ayuda a dar tono a los músculos de las piernas; nadar flexibiliza los muslos y las caderas, pero el ejercicio más eficaz de todos consiste en doblar y estirar los pies y las piernas.

El ejercicio y el deporte no te garantizan necesariamente buena coordinación y relajación; para conseguirlo es importante que busques otras posibilidades de trabajo, tales como yoga, artes marciales, meditación o trabajo psicorporal. Acerca de cada uno de ellos te hablaremos en las siguientes entregas.

[email protected]

*Periodista mexicana con especialidad en terapia Gestalt

06/CV/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content