Inicio Recuento de sociedad mexicana pro derechos de la mujer

Recuento de sociedad mexicana pro derechos de la mujer

Por Miriam Ruiz

La inversión de las mujeres en sus iguales, es la diferencia entre justicia social y el té canasta, aseguró la historiadora y novelista Sara Sefchovich en la presentación del libro “Mujeres Invirtiendo en Mujeres”, que hace un recuento del trabajo de la Sociedad Mexicana pro Derechos de la Mujer “Semillas”.

Sefchovich, autora de La Suerte de la Consorte, celebró que las mismas feministas que cambiaron las mentalidades del siglo XX “están haciendo las revoluciones del siglo XXI” al generar fondos de inversión que llegan a las propias mujeres sin los paternalismos de los gobiernos y agencias internacionales.

Los fondos de la mexicana Red Mujeres Invirtiendo en Mujeres (MIM), al igual que otros semejantes en el planeta no hacen manejos de poder “de manera clientelar y volátil.”

Aunque las mujeres que donan y las que reciben tienen distintos orígenes, juntas demuestran que se puede hacer labor social “sin burocracias, sin especialistas sabelotodo desde el escritorio”, agregó, algo reconfortante después de un siglo de gobiernos populistas.

En su turno, la politóloga Denisse Dresser respondió a la pregunta de la noche en una mesa moderada por Marta Lamas en el auditorio Jaime Torres Bodet del Museo de Antropología: “¿Por qué invertir en mujeres?”

Respondió tras hacer un recorrido por los rostros distintos de la población femenina en México: las indígenas, las madres de las desaparecidas en Ciudad Juárez y las lesbianas, entre otras “las que se levantan al alba a prender la estufa… a planchar el pantalón.”

Para que las mujeres tengan otras alternativas que el silencio y sean personas invaluables “hay que darles crédito, recursos, dinero, para que se organicen y organizar a las demás.”

Desde 1990, Semillas ha financiado 200 proyectos de la frontera norte a la frontera sur, de los municipios autónomos en Chiapas a las trabajadoras de la maquila en el norte del país.

La Red MIM tiende puentes entre empresarias y otras mujeres con recursos económicos para financiar proyectos en todo el país que defiendan los derechos económicos, sexuales y laborales de las mexicanas.

La publicación, con fotografías de Lucero González, fundadora de Semillas, pone a las donantes y becarias frente a frente. Así Laura Cao Romero, fundadora de la organización Ticime de apoyo a la partería, Marta Sánchez Nestor, defensora de mujeres, quedaron frente a Nadine Gassman o Sara Woldenberg que invierten en sus congéneres.

2004/MR/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content