Inicio Recupera Montevideo su memoria, afirma Eduardo Galeano

Recupera Montevideo su memoria, afirma Eduardo Galeano

Por Isabel Villar


El escritor Eduardo Galeano destacó la afirmación del derecho a la diferencia que en esta ciudad se hizo patente con la reciente inauguración de la Plaza de la Diversidad Sexual.

Ante cientos de uruguayos, Galeano destacó que esta obra es una “recuperación de la memoria de la audacia” por parte de un país que supo ser pionero en eso de vencer el miedo y las hipocresías.

El escritor nacido en esta capital de Uruguay señaló que estos han sido pasos todavía chiquitos pero importantes en dirección a la recuperación de la memoria nacional, al abrir un horizonte nuevo.

“Este país, que supo estar a la vanguardia de todos hace un siglo y que después se fue volviendo, lentamente, cada vez más pacato, cada vez más conservador, cada vez más resistente al cambio, ahora empieza a abrir un horizonte nuevo a partir de esas jornadas de afirmación de la conciencia popular de cambio”, que fueron la elección nacional y el plebiscito por el agua.

Durante su participación en la jornada cultural y artística que se realizó en la inauguración de la Plaza de la Diversidad Sexual en el Pasaje Policía Vieja, en el casco antiguo de Montevideo, Galeano advirtió que se ha retrocedido mucho, pero reconoció que este tipo de obras son el reencuentro con la memoria de Uruguay: una memoria de valentía, audacia, una mejoria ejercida contra el miedo.

El escritor recordó que en las Américas, antes de que Europa nos hiciera el favor de descubrirnos, y con excepción de los imperios teocráticos de México y Perú, “la sexualidad era libre, era un reino donde sin necesidad de papales la gente se juntaba o se separaba al ritmo de lo que sentían sus corazones y donde no había ningún impedimento a que se juntaran el hombre con el hombre o la mujer con la mujer si querían hacerlo, si eso les daba goce, si eso les daba alegría”.

Entonces, añadió, los eran libres y no estaban sometidos a los dictados de ninguna iglesia, fue la justificación de los invasores para determinar que América “era una región que había sido previamente conquistada por el demonio”, y les sirvió de pretexto para arrancar el oro, la plata y todo lo demás, para devolverlo a Dios, encarnado en la figura de los reyes de España y de Portugal. “Yo siempre recomiendo a mis amigos: ¡cuando te hablan de moral, revisate los bolsillos!”, chanceó Galeano.

Los dueños del planeta quieren un arcoiris en blanco y negro –agregó Galeano- se niegan a reconocer la maravilla de la diversidad humana y parecen condenar a la humanidad a elegir libremente entre morirse de hambre o morirse de aburrimiento.

El escritor llamó Santísima Trinidad contra la diversidad sexual, que coincide más allá de sus odios mutuos, la que forman la Santa Alianza entre Bush, monseñor Cotugno y Bin Laden. El fundamentalismo cristiano y el fundamentalismo islámico unidos en la convicción de que lo diferente es anormal y merece ser condenado”, ilustró Galeano.

Recordó los dichos de Cotugno sobre la “anormalidad de la
homosexualidad”, a la que definió como enfermedad y encima
contagiosa.

En ese sentido, Galeano preguntó ¿cómo es que los curas saben tanto de sexo, si lo tienen prohibido? ¿No es que han hecho voto de castidad? ¿Cómo pueden ser expertos en la vida sexual? ¿De dónde sacan esos conocimientos asombrosos que les permiten bendecir el sexo que les parece correcto y maldecir y condenar al que desde el punto de vista de ellos es un sexo anormal?”.

El escritor celebró la memoria de “los innumerables mártires que cayeron, mujeres y hombres, quemadas, apedreadas, mutilados, condenados al suplicio por el delito de ser como eran y saludó el sacrificio de los incontables militantes, mujeres y hombres, que han tenido y tienen el coraje de decir ¡Sí!, ¿y qué? ¡Somos diferentes!”.

Frente al monolito en el que está inscrita la leyenda “Honrar la diversidad es honrar la vida: Montevideo por el respeto a todo género, identidad y orientación sexual”, con canciones de Viglietti y de Arlet Rodríguez continuó la fiesta de la diversidad, que culminó con una emocionada interpretación del tema “Honrar la vida”.

2005/IV/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más