Inicio Refrendemos la utopía de la equidad

Refrendemos la utopía de la equidad

Por Cecilia Lavalle

Cuándo, si no hoy, es un buen momento para pensar en nuestros sueños. Para traer a nuestra mente y a nuestro corazón ese pedazo de paraíso al que se aspira. Hoy quiero compartir con usted mi utopía. En una de esas, hoy podemos brindar juntos, juntas, por hacerla realidad.

Mi utopía es vivir en un México que respete a cabalidad los derechos humanos de las mujeres. Un México donde la violencia contra las mujeres no se asuma como algo normal o inevitable. Un México donde ser mujer no signifique, como escribió Arturo Pérez Reverte, sentirse perdida en territorio enemigo. Un México en el que las posibilidades de ser violentada o discriminada sean nulas.

¿Irrealizable?

Muy probablemente, las mujeres que lucharon al lado de Olimpia de Gougues en el siglo xviii, o de las sufragistas británicas y norteamericanas en el siglo xix, o de Eulalia Guzmán en el México de 1906, pensaron que conquistar el voto y ser electas para algún cargo de representación popular era toda una utopía.

Pero aquí estamos hoy, en México, las mujeres votando más que los varones y luchando por transitar a una ciudadanía activa más plena.

Lo esencial del ser humano -escribió la filósofa Hannah Arendt- consiste en su talento para realizar milagros, es decir, en su capacidad de iniciar, de realizar lo improbable.

Y ahí tiene usted, el ser humano ya se traslada por aire a cualquier lugar del mundo. Y alguna vez dijeron que Leonardo Da Vinci estaba loco.

El ser humano ya llegó a la Luna, incluso repara transbordadores espaciales como quien repara un automóvil. Y alguna vez seguramente pensaron que eso era sólo un sueño.

Ya podemos comunicarnos desde nuestro hogar, a través de Internet, a cualquier lugar del mundo en segundos. Y alguna vez, seguro, no faltó quién pensara y dijera que eso era simplemente inalcanzable.

Estoy cierta que los grandes avances de la humanidad, tanto en el terreno humano como en el tecnológico, deben haber empezado con un sueño, con una utopía.

El secreto es, entonces, no claudicar. No rendirse. No desanimarse porque es muy grande el sueño o falta mucho camino por recorrer para llegar a él.

El conformismo es negación de libertad. Ser libre es comprometerse con el mundo, escribió el analista Jesús Silva Herzog-Marquez (Reforma, octubre 16 de 2006).

De manera que una de las grandes tareas que corresponden a hombres y mujeres de nuestra época es trabajar para que se respeten sin restricciones, sin medias tintas, sin concesiones, los derechos de las mujeres.

Ésa es la utopía por la que nos toca luchar. Y esa utopía tiene sus principales talleres en el hogar y en la escuela.

Es vital educar en la no violencia. No hay una sola justificación para avalar la violencia, particularmente contra las mujeres, las niñas y los niños.

Es preciso promover una educación basada en el diálogo, la tolerancia, el respeto.

Es urgente educar para la paz, la equidad y el respeto a los derechos humanos.

Es imperioso educar creyendo en la igualdad entre hombres y mujeres.

Es fundamental educar sin una visión que convierta las diferencias biológicas en desigualdad de oportunidades, en discriminación y en violencia.

Es preciso, urgente, vital, que maestros y maestras recuperen su tarea formadora, y que lo hagan a partir de una visión de equidad entre hombres y mujeres.

Si usted comparte esta utopía, hoy es un buen día para recordarnos que debemos hacer la parte que nos corresponde desde la trinchera que hemos elegido. No hay trinchera menor.

Hagamos, pues, nuestra parte para que la utopía de hoy sea el escalón en el que las nuevas generaciones puedan subirse para aspirar a su propia utopía.

Brindemos por eso. ¡Feliz Navidad y Feliz año 2007!
Nos volveremos a encontrar en este espacio el 7 de enero. A ver qué trajeron los Reyes Magos.

Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com
06/CL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más